lunes, 24 de febrero de 2020

José M. Rodríguez

José Melitón Rodríguez
José Melitón Rodríguez
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 4 de octubre de 1890)

El valeroso teniente de la armada nacional que á ejemplo de sus jefes rindió la vida sobre la proa del Huáscar el 8 de Octubre de 1879, nació en esta capital el 10 de Marzo de 1848 en el legítimo hogar del médico D. Francisco Rodríguez y su esposa la señora Juana Pérez de Rodríguez.

Por incidentes de la política interna emigró el Dr. Rodríguez á Bolivia, acompañado por su hijo Melitón. Allá murió el padre, y regresando huérfano ya el hijo, después de algún tiempo de trabajos comerciales abrazó la carrera de Nelson y fué graduado de guardia marina, ingresando en calidad de tal el 14 de Diciembre de 1869 á la dotación del Huáscar, donde á los diez años justos cumpliría con el supremo de los deberes, muriendo por la patria.

Andrés Muñoz

Andrés S. Muñoz Quevedo
Doctor Andrés S. Muñoz 

Nació en Cochabamba el 29 de noviembre de 1859. Hijo de don Mariano Donato Muñoz y de doña Rosaura Quevedo.

Recibió su instrucción primaria en las escuelas de Cochabamba, Sucre, Oruro y La Paz, y terminó sus estudios secundarios en Tacna, permaneciendo allí desde 1871 hasta 1876.(1)

Desde 1877 estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos. 

En 1879 inicia la guerra del Pacífico , por lo que se interrumpió sus estudios y se alistó en el Cuerpo de Ambulancias de la Cruz Roja, luego sería transferido al Cuerpo de Sanidad del cuerpo de Reserva de Lima, participando en las batallas de Chorrillos y Miraflores (2).

Su participación en la guerra del Pacífico fue reconocida por el gobierno boliviano, que le confirió el título de "Meritorio de la Guerra del Pacífico". 

domingo, 23 de febrero de 2020

Leoncio Prado

Leoncio Prado Gutiérrez
Sección Americana
Leoncio Prado (perfiles peruanos)

Nadie que lea el apellido de este valiente, dejará de recordar cómo alguien, con más ligereza que buena intención, pretendió echar sobre la frente del noble americano la mancha de un crimen horrendo.

Recuérdese el proceso de aquel famoso Prado, asesino de María Aeguetan, y á la mente del lector vendrá sin gran esfuerzo aquella noticia que velozmente rodó por los periódicos de Europa afirmando que el anónimo criminal era nada menos que un hijo del general Mariano Ignacio Prado, ex presidente de la República Peruana.

Cúpome entonces la suerte de desmentirlo con la energía con que las calumnias deben ser atajadas, y hoy, después de dos años, tomo de nuevo la pluma para presentar á la faz de aquellos que tal dijeron la figura gloriosa del calumniado, envuelta entre celajes luminosos, entrando en el templo de la inmortalidad.

Manuel J. Vera

Manuel Jesús Vera
Manuel Jesús Vera

En 1884 se formó un álbum de inválidos (chilenos) de la guerra del Pacífico, allí aparecen los siguientes datos:

Cabo 2° del regimiento Atacama, herido por arma de fuego en la cara posterior e interna de la articulación del codo izquierdo, en la batalla del Alto de la Alianza (Tacna).

Amputado en el tercio medio del brazo. De 25 años de edad, natural de Copiapó, de oficio escribiente, estado civil casado, lee y escribe, necesita un brazo artificial con mano y el dedo pulgar articulado.

Si revisamos en familysearch encontramos a Manuel Jesús Vera, de Copiapó, que se casó el 21 de agosto de 1882 en Tocopilla, con la señorita argentina Trinidad Arce.

***************
Saludos
Jonatan Saona

miércoles, 19 de febrero de 2020

Miguel Grau

Miguel Grau Seminario
Sección Americana
Miguel Grau (perfiles peruanos)

Ante el nombre glorioso que encabeza estas líneas, los marinos de todo el mundo se descubren y América entera se postra de rodillas. He dicho que los marinos de todo el mundo, exagerando un tanto; contados serán los españoles que lo conozcan: cuando Miguel Grau conquistó un puesto resplandeciente al lado de los héroes, cuando después de su gloriosa campaña voló á los Campos Elíseos, en donde Churruca debió esperarle con los brazos abiertos, España no tenía representación naval en el Pacífico, como la tenían, y lucidísima, Francia, Inglaterra, Alemania, Italia y los Estados Unidos.

¿Qué extraño debe, pues, parecemos que sólo un reducidísimo número de nuestros marinos sepa quién fué Miguel Grau ni las hazañas sorprendentes por él realizadas?

lunes, 17 de febrero de 2020

Clodomiro Montes

Clodomiro Montes
Montes D. Clodomiro

Nacido en La Paz, desciende del general Montes y Mirones. Concluida su instrucción se incorporó en el ejército como cadete, ascendido a subteniente el 10 de abril de 1855. Continuando con la carrera de las armas ascendió a coronel. 

Cuando los pueblos se levantaron contra la tiranía de Melgarejo, Montes tomó parte en la revolución de 1870. Como jefe del Escuadrón de Honor, le cupo pelear y, vencer al enemigo en la victoria del 15 de enero de 1871. 

En la campaña de la guerra del Pacífico, a la cabeza del Regimiento “Murillo” combatió en la batalla del Alto de la Alianza, donde fue gravemente herido. Cuando el General Campero dejó el mando se retiró del servicio. 

domingo, 16 de febrero de 2020

Cartas de Paz Soldán

Mariano Felipe Paz Soldán
Tres cartas de Mariano Felipe Paz Soldán a Cleómedes Blanco Ferrufino
(Texto publicado en el diario La Patria, 3 diciembre de 2017)

Las tres cartas enviadas por el historiador peruano Paz Soldán al médico boliviano Cleómedes Blanco Ferrufino, denotan patriotismo y sufrimiento frente a la invasión chilena a Lima. Su elocuencia en el relato revela realismo y tormento existencial. Los juicios de valor histórico en medio de las dificultades de vida y la labor desempeñada en los años de guerra, muestran también que la contienda vejó a la soldadesca chilena pero sobre todo la dignidad del pueblo peruano y del boliviano. Entre tanto, los medios de prensa en Bolivia, sobre todo en Cochabamba, El Heraldo y El Comercio, publicaron impresos de gran valor. Los envíos de Cléomedes Blanco al escritor Paz Soldán se convirtieron en instrumentos útiles que aportaron -gracias a la genuina amistad de ambos- documentación veraz en favor de Bolivia y del Perú.

viernes, 14 de febrero de 2020

George Hicks

George Hicks
George Hicks

Nació en Newquay (Cornwall - Inglaterra) el 26 de julio de 1833, hijo de don Richard Hicks y su esposa Elizabeth. Estudió en Drakes Academy (St Austell).

En 1850 viaja para trabajar en los campos mineros de EE.UU. A mediados de 1860 viaja al norte del Perú para trabajar en la industria del algodón, al no tener éxito (1), se traslada a Iquique donde trabajaría (para la Casa Gibbs) en la Compañía de Salitres de Tarapacá. Luego la Compañía lo envía a Antofagasta para hacer un trabajo de reconocimiento y es encargado de supervisar la construcción de la refinería Salar del Carmen de la Compañía Melbourne Clark, así llega por primera vez a Antofagasta el 13 de abril de 1868. Hicks fue el contador y segundo de George Paddison (Administrador de la oficina en Antofagasta, 1868) pero éste enfermo y tuvo que ir a Valparaíso donde falleció. Hicks, ocuparía entonces el cargo de Administrador (2).

martes, 11 de febrero de 2020

Pedro Gárezon

Pedro Gárezon
Capitán de Fragata don Pedro Gárezon 
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 4 de octubre de 1890)

—¿Qué corazón peruano no se siente conmovido cuando recuerda la gloriosa fecha del 8 de Octubre, y quién al evocarla no recuerda las hazañas de los nuestros que en Punta Angamos perecieron? Nosotros nos sentimos poseídos de esa santa unción que la capital ha de experimentar en este aniversario en que, por la primera vez podremos ir al cementerio á depositar las flores de nuestra gratitud junto al sepulcro de nuestros héroes, porque con Grau, duermen en el suelo patrio los que entregaron su alma á Dios en cruento sacrificio al pié del pabellón blanco y rojo.

En la equidad de los repartos humanos, es preciso que al cumplir con los muertos no olvidemos á los vivos que sin arriar el pabellón cayeron como buenos. Saludamos á Carbajal y á los otros sobrevivientes del “Huáscar”, y engalanamos nuestras páginas con dos de los que quedaron sobre la cubierta del glorioso monitor, uno muerto, Melitón Rodríguez, otro aún luchando, Pedro Gárezon.

Manuel Orella

Manuel Joaquin Orella
Don Manuel J. Orella.

Quien tiene grabadas sus glorias en dos rocas del Océano i quien tiene a las olas como mensajeras do su fama, no necesita, señores, del bronce que eternice su memoria ni de los escritos que publiquen sus hazañas; tales cosas deben mirarse mas bien como un pequeño tributo conque la patria recompensa los sacrificios ofrecidos en sus aras. Hablo aquí del por mas de un título ilustre capitán de corbeta, don Manuel J. Orella, digno de figurar entre los primeros en la pléyade de valientes defensores del pabellón chileno.

Desde 1862 principia su carrera de marino en la Escuela Naval de Valparaíso, de donde salió cuatro años mas tarde en el vapor Maipú en servicio de la pequeña escuadra que tenía a raya a los españoles, mil veces mejor equipados.

jueves, 6 de febrero de 2020

Enrique Oppenheimer

Enrique Oppenheimer
Enrique Oppenheimer.
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 27 de setiembre de 1890)

Este valeroso joven pertenece á esa pléyade de héroes adolescentes que el Perú ofreció ante el mundo en la última guerra.

Nació en Lima en el seno de una familia distinguida cuyas esperanzas estaban encerradas en el futuro reservado á Enrique- Tenían razón de abrigar tanta esperanza porque Enrique era inteligente, estudioso, trabajador y caballerito como todo un limeño aristócrata. Pero, la suerte deparaba otra gloria diferente al festivo y jovial Enrique Oppenheimer. 

Sonó el clarín de la guerra cuando contaba solo 19 años, y voló al cuartel impulsado por esos generosos sentimientos que hacen al niño hombre y al decrépito, poderoso para defender su patria ultrajada, y tomó el rifle como soldado raso del batallón Zuavos, de donde pasó al Guardia Peruana y peleó en San Juan y Miraflores.

Emilio Sotomayor

Emilio Sotomayor Baeza
El Jeneral de Brigada Don Emilio Sotomayor

Cuando en el memorable día 11 de marzo del presente año hacia nuestro ejército glorioso del norte su entrada triunfal en la capital; cuando solo se oía el inmenso clamor de un pueblo agradecido, que saludaba entusiasta i delirante de alegría a los que tan heróicamente habían sabido defender nuestra ban­dera i el honor de la República, entre tantos i distinguidos jefes que recibían ovación tan merecida, sobresalía la noble i simpática figura del ilustro jeneral don Emilio Sotomayor. A su presencia se redoblan les aplau­sos. Parecía que so habían reservado para él, solo para él, coronas tejidas con las mismas bellas llores que adornaban ya la frente del glorioso jeneral en jefe que le precedía. 

lunes, 3 de febrero de 2020

Antonio Arenas

Antonio Arenas
Antonio Arenas
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 27 de setiembre de 1890)

Los puntos de nuestra pluma encuentran naturales resistencias para correr sobre el papel siempre que se trata de biografiar á un personaje que aún vive. Tememos insitar odios, y hasta provocar gratitudes, que no las solicitamos por que al ocuparnos de tal ó cual personaje, llenamos el programa del semanario y solo cumplimos con un deber.

Hoy tenemos el honor de hablar de un magistrado que por diversas faces de su vida pública merece el respeto de sus contemporáneos y tiene su página en la historia. Nos referimos al Dr. D. Antonio Arenas, cuya foja de servicios insertamos como el más valioso documento que en su honor podemos reproducir.

El doctor Arenas es hijo de Lima, y nació el 13 de Junio de 1809. Se educó en los claustros del afamado Consistorio carolino donde no tardó en ser profesor durante muchos años.

Domingo Amunátegui

J. Domingo Amunátegui
Don Domingo Amunátegui, Jefe Político i Militar del Callao.

Desde el año de 1851 figura en la ca­rrera de la milicia el distinguido jefe cuyo retrato presentamos hoi.

Hijo de militar, abrazó desde mui jó­ven la carrera de su padre en la cual ha prestado servicios importantes i que son ya conocidos de la nación. Es este cabal­mente un motivo suficiente para que, no pretendiendo adornar nuestro escrito con lucidas formas literarias, hagamos una sencilla relación de los méritos que le adornan.

En las rudas campañas de Arauco mostró mas de una vez sus brillantes dotes de militar valeroso e intelijente. Bien conocidos son de los que han seguido las relaciones de esas arriesgadas expedi­ciones el paso del río Quepe en 1869 i la campaña que bajo sus órdenes se llevó a cabo en 1870.

Cornelio Durán

Cornelio Durán de Castro
Cornelio Durán de Castro

Nació el 25 de septiembre de 1840 en Cochabamba, hijo de don Manuel Durán de Castro y de Gerónima Miende.

En 1865 tuvo una hija con Petrona Calvimontes.

El teniente coronel Cornelio Durán de Castro fue el tercer comandante de los Colorados en la batalla del Alto de la Alianza (26 de mayo de 1880).

El coronel Ildefonso Murguía escribiría en su parte oficial: "Bien, es cierto que, apoyado en mi espada, (herido) anduve cerca de dos cuadras, y que el comandante Cornelio Durán de Castro se negó a facilitarme su caballo o a llevarme consigo, no estando él herido, aunque durante la refriega estuvo siempre en su puesto de honor."

domingo, 2 de febrero de 2020

Francisco Ramos

Francisco Ramos Pacheco
Francisco Ramos Pacheco
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 20 de setiembre de 1890)

Continuamos nuestra galería de colaboradores y colocamos en ella el retrato del doctor don Francisco Ramos Pacheco á quien debe nuestro Semanario valiosas referencias é informaciones en activa colaboración con nuestros agentes, agregándose á este mérito contraido ante nosotros la circunstancia de ser hoy, el doctor Ramos Pacheco una de las figuras parlamentarias que atraen la atención general por su actitud resuelta en las Cámaras y ser respetable el número de abona dos que nos solicita la inserción del retrató del Honorable representante por Camaná.

El Dr. Ramos Pacheco es hijo del honorable caballero D. Mariano Ramos y la digna matrona doña Carmen Pacheco de Ramos. Nació en Arequipa el 11 de Setiembre de 1850.

Cornelio Saavedra

Cornelio Saavedra
Cornelio Saavedra 

Nuestros favorecedores encontrarán nuevo motivo para el justo elojio en el retrato del jeneral don  Cornelio Saavedra que publicamos al frente del pre­sente número.

Alto de cuerpo, talla erguida, sere­na mirada, bondadoso de facciones, afa­ble trato; tal es el jeneral Saavedra a los 60 años de su laboriosa existencia.

La hoja de servicios del benemérito jeneral, que ha poco ha sido elevado al supremo rango de la  milicia, es una de las mas brillantes que rejistra el escala­fón.  Durante su juventud, se adiestró en los ejercicios guerreros, tan propios de su carácter recto i altivo; podría decir como un héroe del  Romanero antiguo:

"Mis arreos son las armas.
Mi descanso el pelear.»

Carta de Iglesias


Carta de Miguel Iglesias a Nicolás de Piérola (1895)

Cajamarca H. "Udima"
Julio 28 de 1895.

viernes, 31 de enero de 2020

Sobre Bolognesi


Sobre las charreteras y presillas de Bolognesi.

Por la noticia del decreto chileno que desafecta condición de monumento histórico de las charreteras pertenecientes al coronel  peruano Francisco Bolognesi, en redes sociales se comenta si las llevaba durante la batalla de Arica.

jueves, 30 de enero de 2020

Decreto sobre devolución


Texto completo del decreto sobre las charreteras de Bolognesi

"DIARIO OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE CHILE
Miércoles 29 de Enero de 2020 

miércoles, 29 de enero de 2020

Vitaliano Becerra

Vitaliano Becerra
Vitaliano Becerra
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 6 de setiembre de 1890)

Vitaliano Becerra perteneció á la falange gloriosa de la juventud peruana que en la guerra del Pacífico rindió la vida en holocausto de la Patria.

Nació en Moquegua, el año 1856, del matrimonio del Dr. Lucas Becerra y la señora Evelina Herrera, y allá hizo su educación con notabilísima rapidez, optando á los 21 años el grado de doctor en Letras.

Lanzado el grito de guerra, Vitaliano fué de los primeros en tomar el rifle defensor. alistándose en el batallón Granaderos de Tacna, y marchó al memorable puerto de Arica donde inspirado por la grandeza moral del héroe Bolognesi, fué digno émulo de Ricaurte, pues Vitaliano Becerra recibió orden de incendiar la Santa Bárbara y, sereno como un espartano de los tiempos fabulosos, marchó á entregar su vida por la adorada Patria; prendió la mecha del polvorín y voló junto con centenares de enemigos.

Alberto Gormaz

Alberto Gormaz Araos
Don Alberto Gormaz Araos.
(Texto publicado en "El Hijo de la Patria", 16 de julio de 1881)

Al tender nuestra mirada sobre la plé­yade de jóvenes e improvisados guerreros que, sordos a los placeres con que su edad i posición les brindaran, se lanzaron a la arena del combate para defender el honor de la Patria, excita singularmente nuestra atención el distinguido joven don Alberto Gormaz Araoz, sarjento mayor de artillería.

Hijo de una respetable familia, ha lle­gado a ser el ídolo de su hogar; conquis­tando el aprecio de sus amigos por su bello carácter, la estimación de la sociedad por su educación, i un porvenir li­sonjero por su trabajo.

Apenas iniciada la guerra, cuando el personal de nuestro ejercito era mui reducido, el joven Gormaz, que se encontraba en Antofagasta por asuntos comer­ciales, impulsado por un santo entusiasmo, acompañó a nuestras huestes que se dirijian a tomar a Calama, donde, como sim­ple paisano, despreciando el peligro, prestó sus servicios como ayudante de Sotomayor, mereciendo por su patriótica acción ser recomendado en el parte ofi­cial.

martes, 28 de enero de 2020

caricatura chilena

Director de la Escuadra: -Dígame compañero, la popa de mi buque es la que está a barlovento?
Secretario de la id: -Todo lo que sé en marina es que nosotros dirijimos las naves sin saber cómo, i triunfamos siempre.

Caricatura chilena
Crítica de El Barbero a la intervención de los cucalones en la conducción de la guerra.

Manuel Moncloa

Manuel Moncloa y Covarrubias
Manuel Moncloa
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 30 de agosto de 1890)

Manuel Moncloa y Covarrubias es uno de los jóvenes de la presente generación más queridos por su carácter y que ha sobresalido por su dedicación á las letras. Moncloa nació en esta capital el 24 de Abril de 1859.
Cursaba Derecho cuando estalló la guerra nacional, y como todos sus compañeros, dejó el libro para tomar el rifle en defensa de la Patria.

Alistado como teniente del batallón N.° 2 de la Reserva, se batió en la batalla de Miraflores, y después de nuestros desastres tuvo que abandonar el claustro doctoral para dedicarse al trabajo.

Patricio Lynch

Patricio Lynch
El Contra-Almirante don Patricio Lynch
(Texto publicado en "El Hijo de la Patria", 9 de julio de 1881)

Como un homenaje rendido al mérito, como un tributo de admiración a la gloria, damos al público en nuestro primer número el retrato de una de las figuras mas culminantes de nuestra querida Patria: la del Contra-Almirante, don Patricio Lynch, digno jefe de nuestro glorioso Ejército i acreedor a la gratitud nacional por mas de cuarenta i cuatro años de provechosos servicios.

Nacido en Santiago, el 3 de diciembre de 1825, fué destinado por su padre a la carrera de las armas, i cuando solo contaba once años, cambiando la cartilla por el florete, lo vemos en la Escuela Militar, aprendiendo a servir a su Patria i adiestrándose a derramar su sangre por defenderla.

sábado, 25 de enero de 2020

Ernesto García Irigoyen

Ernesto García Irigoyen
Ernesto García Irigoyen
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 23 de agosto de 1890)

—Hoy honramos nuestras columnas con el retrato del distinguido diarista.

Los datos que consignamos en seguida los debemos á uno de nuestros estimables colaboradores: 
"Ernesto García Irigoyen nació en el seno de un hogar distinguido, siendo sus padres el recto y probo Dr. D. Pedro Mariano García y García, y la respetable señora Manuela Irigoyen. Su primera educación la recibió en el Colegió que dirijía el notable pedagogo D. Agustín de la Rosa Toro, y la completó en el Seminario Conciliar de Santo Toribio.

Cuando sobrevino la guerra con Chile, García Irigoyen, que acababa de salir de las aulas, entusiasta como todos, por el triunfo de nuestras armas, ofreció sus servicios al Gobierno y éste, aceptándolos, le nombró Capitán ayudante de la Comandancia General de los fuertes y baterías de Lima.

José María Madariaga

José María Madariaga
Frai José María Madariaga
Capellán del ejército de Tarapacá

I.
No hace muchos años, i en medio de esta ciudad ya antigua, pero que se transforma i se desnuda bajo la azada de la demolición i la brocha de los afeites, fatigaban los venerables claustros de San Francisco (una de las pocas cosas viejas que van quedando en Santiago bajo el yeso de los estucadores) dos novicios, recorriendo sus anchos corredores en contorno, con los ojos enclavados en el libro de los primeros rezos i de los primeros cánticos.

Tenían los dos aprendices de monjes la tez morena, la figura mediana, el rostro ardiente i enjuto, como el de los antiguos penitentes; i al verlos sucesivamente, en corto trascurso de años, sentados al pie del álamo fundador, que al convento trajera hace hoi 80 años cabales (1804) el padre Guzmán, o arrodillados en el coro, en que con voz ronca e inquieta cantaran las letanías en la penumbra de la noche i de la lámpara, el visitante del templo o de sus, anchos patios habría detenido sobre sus expresivas figuras una curiosa mirada.

viernes, 24 de enero de 2020

Abraham Fernández Dávila

Fernando Abraham Fernández Dávila De los Ríos
F. Abraham Fernández Dávila

Nació en Moquegua en 1857. Hijo de don José Antonio Fernández Dávila Escudero y doña Ana María de los Ríos Montalvo.

Desde 1872 tuvo el grado de subteniente.

En 1879, como Teniente de infantería participó en la guerra del Pacífico.

Después de la guerra continuó con su carrera militar.

Casó con Zoila Victoria Revoredo, teniendo descendencia.

***************
Fotografía propiedad de sus descendientes, publicada por Ysabel Fernández Dávila en Fuentes Fotográficas Peruanas.

Saludos
Jonatan Saona

jueves, 23 de enero de 2020

Belisario Suárez

Belisario Suárez Vargas
Belisario Suárez
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 23 de agosto de 1890)

El Coronel D. Pedro Suárez, veterano de la independencia de Colombia, cuya espada defendió también la causa libertadora del Perú, desde la batalla de Pichincha al sitio del Callao, la invasión de Arequipa el año 23, la batalla de Junín, la de la Quebrada de Matará, la de Huanta del año 24 y la de Áyacucho, en que cayó herido en el campo de batalla, donde se selló la emancipación de la Patria; mereció las mayores distinciones de Bolívar y continuó sirviendo al país al lado de la buena causa. Como jefe distinguido, asistió á las batallas, acciones de armas de Intuco, en Tacna, el 22 de Setiembre contra la dictadura Vivanco, de Chacalluta contra la invasión boliviana el 24 de Enero de 1842, San Agustín de Pachía, Moquegua, Carmen Alto y Alto del Conde, 1854, donde murió heroicamente. 

Elías Cruz Cañas

Elías Cruz Cañas
Don Elías Cruz Cañas
Capitán Movilizado del Estado Mayor Jeneral

II.
El capitán movilizado del batallón Valdivia i en seguida del Estado Mayor del ejército de ocupación del Perú, don Elías Cruz Cañas era talquino pero hijo de la prosapia del Maulé i del Mapocho, porque tenía los apellidos feudales de los dos pueblos más aristócratas de Chile: Cruz, Cañas, Aldunate, etc.

Nacido en 1858, cuando la opulencia hereditaria de su familia comenzaba a decaer, debió abrirse camino por sí mismo, que para ello habíale dado Dios robustos brazos i ancho pecho de hombre i de batallador. Elias Cruz pasó la mayor parte de su infancia en la hacienda montañosa del "Fuerte", que sus padres poseen todavía al oriente de Talca, i donde, según justificada tradición histórica, Lautaro se hizo fuerte i derrotó al castellano, en su marcha victoriosa del Bío-Bío al Mataquito.

martes, 21 de enero de 2020

Samuel del Alcázar

Samuel del Alcázar Valdivia
El sargento mayor Samuel del Alcázar
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 23 de agosto de 1890)

Tacna, la hermosa y esforzada, la provincia cautiva, cuna de Vijil, Zela, Arias, Aragüez y otras personas ilustres; fué la cuna también de Samuel del Alcázar que, con mil valientes más rindió su vida en holocausto á la Patria, el 26 de Mayo de 1880, en el memorable Campo de la Alianza. Fruto legítimo de virtuoso y respetable hogar formado por D. Pablo del Alcázar y Doña Narcisa Valdivia, nació en 1832.

Hizo sus primeros estudios y superiores en su ciudad natal.—Dotado de una alma vigorosa y de vocación á la carrera de las armas, desatendiendo las ideas de sus padres que tenían el propósito de que concluidos sus estudios les administrara sus bienes,sentó plaza en 1860, de sargento 1.° en el Regimiento “Cazadores á caballo de Tacna", comandado por el Sr. Coronel don Manuel Lloza.—Dos años después, obtenía los galones de alférez por despacho conferido por el Gran Mariscal San Román, Presidente Constitucional de la República en esa época.—Con motivo del desacuerdo con España é iniciada la campaña de la Restauración, separóse del servicio abandonando la capital junto con muchos entusiastas jóvenes, afiliándose en las filas revolucionarias dirijida por el entonces Coronel Prado.—El 6 de Noviembre de 1865 asistió á la toma de Lima, obteniendo por esta acción de armas la clase de capitán.

Domingo Castillo

Domingo Castillo
Don Domingo Castillo 
Teniente Coronel 2.° Jefe del Rejimiento Santiago

VII.
El capitán de la compañía guerrillera del primer batallón del Santiago, ascendido más tarde a teniente coronel movilizado, pertenece a la cría de los soldados cuya composición física i moral hemos bosquejado, i por esto el presente libro, dedicado como un museo a las glorias del ejército, acoje con especial simpatía su franca, resuelta i nacional imajen.

VIII.
El comandante Castillo era hijo de Santiago, o más propiamente de Peñaflor, donde pasó en humilde albergue su niñez. Nacido en 1839, era soldado del Buin en 1854, i cabo 1.° en 1859. Lucía todavía fresca su jineta cuando en el asedio que experimentó Talca en aquel año, recibió la primera confirmación del plomo, sin lo cu al el soldado, como el cristiano que no ha recibido la imposición de las manos, no es enteramente cristiano. Una bala recibida en la batalla es como un sacramento en la milicia.

domingo, 12 de enero de 2020

Muertos por Lima


Homenaje a los muertos por Lima
Homenaje gráfico de "El Perú Ilustrado" publicado el 12 de enero de 1889, en su edición n° 88.

jueves, 9 de enero de 2020

Brenton sobre Rinconada

Detalle de mapa de Lima 1889, destacando la hacienda Melgarejo.
Informe del Teniente Carey Brenton, como observador en el Cuartel General del Ejército Peruano.
Los siguientes párrafos son parte del informe remitido por Carey Brenton a su gobierno. Transcribo lo relacionado con el combate de Rinconada (09 de enero de 1881).

martes, 7 de enero de 2020

Mariano N. Valcárcel

Mariano Nicolás Valcárcel
Mariano Nicolás Valcárcel
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 23 de agosto de 1890)

Ocupa nuestra primera página el retrato del doctor don Mariano Nicolás Valcárcel, Presidente del Consejo de Ministros de Estado, encargado de la cartera de Gobierno.

Nació el doctor Valcárcel en la ciudad de Arequipa, el año 1852, y después de hacer su primera educación en su tierra natal se trasladó á ésta donde terminó con brillo su carrera profesional, recibiéndose de abogado en 1872 después de dejar en la Universidad las más distinguidas notas por su clara inteligencia'. su contracción y su acrisolado comportamiento, pues el señor Valcárcel posee el raro don de un carácter esencialmente estudioso, serio y modesto, con la modestia, del verdadero mérito. Desde joven supo allegarse á maestros de la talla de los Ureta, los García Calderón, los Riveyro y toda esa pléyade de personajes que han dado renombre al Perú.

José Ramón Santelices

José Ramón Santelices
José Ramón Santelices
Subteniente del 3.° de línea.

I.
Tuvo en su jeneroso sacrificio el intrépido cuanto infantil subteniente del rejimiento Chacabuco, Enrique Prenafeta, cuya vida acabamos de contar, un compañero si no de trinchera i de sepulcro, de dolor i de renombre en otro niño como él, alumno de un colejio de Valparaíso i apenas de edad de 19 años. Esta edad al menos contaba cuando fuera conducido, de regreso a la patria, al hospital de Copiapó en donde falleció el 3 de febrero de 1881, tres semanas después de haber caído mortalmente herido al pie del Morro Solar i a la cabeza de su compañía en el rejimiento 3.° de línea. Llamábase aquel mozo José Ramón Santelices, i sus padres Juan Ramón Santelices i Encarnación Fernández, acomodados propietarios de tierras en Vichuquén.

II.

lunes, 6 de enero de 2020

Carlos Llosa

Carlos Llosa Llosa
Carlos Llosa 
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 16 de agosto de 1890)

"CARLOS LLOSA fué una esperanza para Arequipa, y hoy su nombre constituye una realidad gloriosa para el Perú.

Vió la luz de la existencia en la ciudad del Misti, el 4 de Noviembre de 1849, siendo fruto legítimo del matrimonio del Coronel don Toribio Llosa con la señora Viviana Llosa de Llosa.

La primera educación la terminó con brillo en el "Colegio de la Independencia",  y cursó dos años en  la Universidad de San Agustín; pero la carrera de su padre era la elegida por su afición, así es que en 1867 obtuvo permiso de sus padres para abrazar la profesión militar y sentó plaza de Teniente en el batallón Arequipa núm. 7 siendo uno de los fundadores de ese cuerpo.

Enrique Prenafeta

Enrique Prenafeta
Don Enrique Prenafeta
Subteniente del Rejimiento Chacabuco

I.
De en medio de las grandes almas en ciernes que el plomo sordo ¡ brutal de las modernas guerras tronchó temprano en su raudal, a la manera del vendabal furioso que postra los tiernos retoños de la espesa selva, toma su vuelo hacia lo desconocido por entre el fragor de fieros combates, la existencia de un niño que aún no asomaba a los dinteles de la juventud viril i era ya por sus actos, sus creencias, su denuedo i su fe en el porvenir una verdadera esperanza para las armas de la República.

El nombre de ese niño era Enrique Prenafeta.
Su ciudad natal, Santiago; su edad, 20 años.

II.

jueves, 2 de enero de 2020

Remigio Morales Bermúdez

Remigio Morales Bermúdez
Remigio Morales Bermúdez
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 09 de agosto de 1890)

Para la realización de grandes problemas en la vida de las Naciones, la Providencia hace surgir en el momento preciso, hombres predestinados en quienes el mandato de Dios constituye una fuerza de voluntad que todo lo avasalla, y que les indica á través de las mismas dificultades, el aliciente para llegar al punto donde brilla lo grande y lo bueno.

En nuestro país, convertido en cenizas por la tea incendiaria del enemigo, los sobrevivientes vieron, aún batallando, un grupo de indomables guerreros, con su valor nunca desmentido en todos los encuentros que las armas peruanas tuvieron con el enemigo de ayer. Ese grupo no tenía mas divisa, que el pabellón bicolor, y no supo arredrarse ni ante el hambre y la desnudez, ni ante el acíbar que le escanciaban sus propios hermanos en el cáliz de sus íntimas libaciones, en el territorio dividido.

Natal E. Vega

Natal Eduardo Vega Ossa
Natal Eduardo Vega
Subteniente del Caupolicán(1)

Natal Eduardo Vega (Ossa por la cuna de su madre), como Torreblanca, como Vallejos, como Blanco i otras tempranas víctimas del patriotismo, fué atacameño.

Educado en su ciudad natal de Copiapó hasta ¡a edad de 14 años, su madre, que había pasado a segundas nupcias, llevólo a Lima en la época precisa en que Torreblanca i Vallejos buscaban allí, con la frente erguida del trabajo, camino a su existencia.

Por su parte, el joven Vega, colocado en el colejio departamental de Guadalupe, mediante los esfuerzos de su padre político, consiguió notables aprovechamientos, señalados por los premios que obtenía en sus clases escolares. Su segundo padre era el caballero don Tristán López, que fué más tarde capitán del Curicó i defendió bizarramente a Lurín al día siguiente de la batalla de Miraflores contra un asalto de montoneras.

Enero de 1881

Pedro Manuel Rodríguez
Diario de Pedro Manuel Rodríguez, desde el Reducto 2 de Miraflores 

Primera semana de Enero de 1881

Sábado 1 de enero de 1881 
A las 7.00 A.m. vino Piérola acompañado de Aurelio  G y García y de Orbegoso y de otro ayudante a visitar el campamento, su vista fue indiferente para todos, la guardia que la montaba la 3 Compañía, un grupo de 8 formados lo vivo con mucho desgano. 
Después fuimos al trabajo del reducto, todos con entusiasmo se consagraron a la labor. A las 9 ½ A.m.  se suspendió el trabajo por el calor. 
En la tarde nada de notable. A las 5 entré de guardia me tocó la del centro del reducto como en la vez anterior de 2 a 3 A.m., y de 3 ½ a 4 ½ me tocó hacer centinela; dormí envuelto en mi frazada sobre las piedras. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...