jueves, 8 de octubre de 2020

NYT sobre Angamos

Recorte del New York Times


The New York Times informa sobre Angamos

"LOS VALIENTES HOMBRES DEL HUÁSCAR
LA LUCHA DESESPERADA Y SANGRIENTA POR SALVAR SU BANDERA.

DETALLES DE LA BATALLA CONTADA POR LOS SUPERVIVIENTES — LA TERRIBLE MUERTE DEL ALMIRANTE GRAU — ESCENAS TERRIBLES EN LA CUBIERTA DEL HUASCAR — ADMIRACIÓN CHILENA DE SUS ENEMIGOS.
Antofagasta, Chile, 16 de octubre. Los esbozos de la gran batalla naval frente a la bahía de Mejillones, el 8 de octubre, por supuesto, tienen mucho que llegó al mundo exterior, pero los detalles de esta más dramática de la contiendas modernas en el mar aún no se han contado. El Huáscar era casi la única esperanza marítima del gobierno peruano en su guerra con Chile. Estaba admirablemente adaptado para interceptar y capturar mercantes y transportes chilenos, y así asestar un golpe efectivo al comercio chileno, y fue precisamente para este propósito que fue utilizada por los peruanos. El registro de sus actos en esta línea era largo. En el mismo lugar donde fue capturada había hundido en un solo día 14 embarcaciones chilenas cargadas de carbón; ella sola había bombardeado Antofagasta y silenciado sus baterías; en un solo día había capturado y quemado tres bergantines chilenos; y, de hecho, se había convertido en tal fastidio, por no decir terror, para el gobierno chileno, que estaba decidido a capturarla a toda costa. 

Se conoció que el Huáscar y la Unión habían zarpado de Iquique el 1° de octubre, para continuar con sus depredaciones sobre el comercio chileno, y se envió una flota de ocho embarcaciones para interceptarlos y capturarlos. El Huáscar era un monitor de 1.250 toneladas y llevaba dos cañones Armstrong de 300 libras en su torreta y dos de 40 libras en cubierta. En el terrible combate por el que pasó, sin embargo, estos últimos fueron de poca utilidad a causa de la altura de los barcos chilenos. Estaba tripulada por 170 hombres y comandada por el orgullo de la Armada del Perú, el Contralmirante Don Miguel Grau.

Cuatro de la flota chilena fueron descubiertos por el almirante Grau, alrededor de las 3:30 A. M. del 8 de octubre, al sur de él, y en persecución de cerca. Haber intentado dar batalla a esta fuerza superior habría sido simplemente una imprudencia criminal, por lo que, confiando en la velocidad de sus dos naves, el almirante Grau intentó escapar yendo hacia el norte. La Unión es un buque notablemente rápido y rápidamente aumentó la brecha entre ella y sus enemigos. El Huáscar no iba tan rápido, pero también avanzaba bien, y en buena forma de escapar, cuando de repente, justo después de pasar este puerto, como a las 8:30 de la mañana, y al salir de la pequeña franja de territorio boliviano que se encuentra entre Chile y Perú, se encontró confrontada por la fragata blindada chilena Cochrane, la corbeta O'Higgins y el transporte Loa. Estaban hacia el noroeste y avanzaban constante y rápidamente hacia él. Mientras tanto, el férreo Blanco Encalada había dejado los tres barcos de madera de la Primera División de la flota chilena para perseguir a la Unión, y había tomado rumbo directo hacia el Huáscar. El almirante Grau se encontró así con un enemigo formidable, tanto en el frente como en la retaguardia. Sabía que enfrentarse a ellos significaba una derrota total, y siguió su rumbo norte, abrazando la costa de cerca. La Unión, mientras tanto, dejó el Huáscar a su suerte, se apresuró a subir por la costa y escapó a Arica, los O'Higgins y los Loa, que habían sido enviados en su persecución, demostrando ser demasiado lentos para alcanzarla.

En la bahía de Mejillones, el almirante Grau vio que escapar era imposible, y que debía luchar con una esperanza desesperada o rendirse sin dar un golpe en la defensa. Esta última alternativa fue imposible para un hombre de su valentía y patriotismo considerar seriamente por un momento, y el Huáscar se puso listo para la acción. Lo que sucedió a bordo después de que se llegó a la determinación de luchar, solo se conoce por las declaraciones de los sobrevivientes. A las 9:15 el monitor condenado se encontró entre los dos acorazados, y un disparo de su torre fue a la vez su desafío al enemigo y la señal que comenzaba la batalla. Al mismo tiempo, el Huáscar intentó usar su ariete en el Cochrane, que era el más cercano de los barcos chilenos, pero con una hábil maniobra el Cochrane giró y el ariete no la golpeó. Ambas embarcaciones chilenas están construidas de tal manera que pueden girar repentinamente, mediante sus dobles hélices, y este hecho les dio una gran ventaja en la batalla. Al Huáscar le resultó imposible utilizar su ariete, debido a la facilidad de su enemigo para acortar la distancia. El Cochrane respondió al primer (disparo) del Huáscar con una andanada de sus 300 libras, que hizo un daño terrible al monitor. El Blanco Encalada aún no estaba al alcance de los cañonazos y durante una hora se libró la contienda entre el Cochrane y el Huáscar solo. Durante ese tiempo el chileno disparó 30 tiros mientras que el peruano 25. Este último estaba bastante hecho añicos, pero aún así su bandera ondeaba, y aunque sus cubiertas estaban sembradas de cadáveres y miembros destrozados de su valiente tripulación, no había señales de disposición a bajarla. Comenzó a parecer, como dijo un oficial de Cochrane, como si todos los hombres a bordo estuvieran decididos a morir en su puesto. 

El almirante Grau, al comienzo de la desigual batalla, había tomado su posición en la torre de vigilancia del Comandante, que está justo detrás de la torreta. Esta torre de vigilancia está construida de tal manera que, si bien está destinada a proteger al comandante, es realmente el lugar más peligroso a bordo. Es de forma hexagonal y está formado por placas de hierro de tres pulgadas de espesor en el exterior. Dentro hay una carcasa de madera de teca de veinte centímetros de grosor, y dentro de ella hay una capa de hierro de media pulgada. El tercer disparo alcanzó esta torre, atravesó el hierro exterior y partió la madera en fragmentos. El almirante Grau murió de inmediato. Las astillas de la madera después de tal conmoción hubieran sido suficientes para matarlo. La única parte del cuerpo del valiente; que se encontró después de la rendición del monitor fue un pie y una pequeña parte de la pierna. Estos fueron identificados por la bota. El Almirante fue literalmente volado en pedazos. Poco después de la destrucción de la torre, el señor Aguirre, que había tomado el mando, fue golpeado en la cabeza por una de los balas de tres libras, llevándose toda la parte superior, dejando solo una parte de la mandíbula inferior, con la barba colgando de ella. Su brazo y costado derechos, cuando los encontraron, estaban completamente aplastados, y en su pierna derecha había cuatro heridas abiertas, supuestamente causadas por la explosión de un proyectil.

Aproximadamente una hora después de iniciada la acción, el Blanco Encalada llegó a escena; y abrió sus baterías sobre el Huáscar, que ahora era un simple ataúd flotante. Sin embargo, pasaron 35 minutos más antes de que se bajara la bandera y la lluvia de disparos dejara de caer sobre el monitor. Luego fue abordada por un oficial del Blanco Encalada, y los prisioneros y heridos fueron capturados.

La escena presentada fue espantosa.

La cabina había sido literalmente disparada, y los cadáveres y las extremidades mutiladas estaban esparcidas por todos lados. El Huáscar, por encima de la línea de flotación, estaba bastante destrozado. Los motores no sufrieron daños materiales, ya que estaban por debajo de la línea de flotación, pero casi todo lo demás a bordo estaba destrozado, retorcido y hecho pedazos. Del cabrestante, solo quedó una pequeña pieza. El pequeño cañón en el lado de babor fue cortado en dos por un proyectil, mientras que el de la izquierda había sido golpeado y desactivado. La parte del arco que contenía el mascarón de proa fue sacada y cinco disparos habían atravesado completamente su armadura. En las cruces del palo mayor, que era de hierro, se construyó un nido (nest?), y en este se apostaron cuatro hombres con una ametralladora.

Los hombres fueron disparados por una de las primeras balas, y el propio mástil está perforado con varios agujeros. Es realmente asombroso cómo una embarcación tan completamente desmantelada pudo haber flotado tanto tiempo como lo hizo. Pronto se izó la bandera chilena donde los colores peruanos habían flotado tan orgullosos por tanto tiempo, y el monitor fue traído a este puerto. Se tomaron 83 prisioneros y se encontraron 27 cadáveres, los cuales fueron enterrados por los chilenos con honores navales. Aún se desconoce el paradero de sesenta de las personas a bordo, fueron arrojados por la borda y ahogados o, como el almirante Grau, completamente aniquilados. El teniente Enrique Palacios, el último que tomó el mando en la acción, después que todos sus oficiales superiores habían caído, fue puesto en libertad por el capitán del Cochrane, con la condición de que a su llegada a Lima se efectuara el canje por uno de los oficiales capturados del Esmeralda, pero antes de que pudiera salir de este puerto murió a causa de las muchas heridas recibidas en la lucha.

El entierro de los muertos, estuvo bajo la supervisión del Gobierno chileno, y se hizo tanto honor a los valientes como si hubieran sido amigos en lugar de enemigos. A los ritos fúnebres asistieron el Ministro de Guerra, el Comandante en Jefe, el Jefe de Estado Mayor y muchos otros oficiales y ciudadanos, quienes formaron una procesión larga y solemne hasta el lugar elegido para el entierro. El Huáscar será reparado a fondo y agregado a la Armada de Chile, conservando su antiguo nombre."


**********************
Texto original en inglés publicado en "The New York Times", edición 23 de noviembre de 1879.

Saludos
Jonatan Saona

1 comentario:

  1. La oficialidad del "Cochrane" creyó identificar a Palacios como el oficial que recuperó y volvió a izar el pabellón peruano, derribado por un proyectil en cubierta, con desprecio de su vida. De hecho, el médico Rodolfo Serrano, quien lo atendió cuando fue trasladado malherido al "Cochrane", hace constar 19 heridas, de las cuales 16 muy graves en el prisionero. Sucumbió a ellas un par de días mas tarde, y el pesar de los marinos chilenos fue muy sincero. Reconocían en el a un adversario digno de la mayor admiración.
    No he visto publicación posterior alguna que contradiga el relato de ese acto heroico de recuperación y vuelta a izar de su bandera.

    ResponderBorrar