miércoles, 1 de diciembre de 2021

Ernesto Casanave

Ernesto Casanave
Ernesto Casanave

En Tumbes ha dejado de existir ejerciendo la prefectura de ese departamento el distinguido caballero, señor Ernesto Casanave. 

Hombre de cultivada inteligencia, de nobles sentimientos i grandes ideas, su vida la consagró íntegra al trabajo, con empeño i energía; i cuando la patria necesitó de sus servicios siempre lo hizo con abnegación i patriotismo, ofrendando su sangre en el "2 de Mayo" i en los campos de San Juan i Miraflores. 

Batallador sincero i resuelto de las buenas causas no detuvo su paso ni ante las dificultades ni los peligros; siguió adelante i si alguna vez cayó fué con dignidad. 

Luis Santibáñez

Luis Santibáñez
Luis Santibáñez

En 1884 se formó un álbum de inválidos (chilenos) de la guerra del Pacífico, allí aparecen los siguientes datos:

Soldado del "Lautaro", herido por aplastamiento de una cureña de un cañón en Tocopilla trabajando en un fuerte en la pierna derecha, amputado en el tercio medio del muslo derecho. 
 
De 25 años de edad, natural de Copiapó, de ocupación aguador, de estado civil soltero, lee.

***************
Saludos
Jonatan Saona 
 

lunes, 29 de noviembre de 2021

El caballo de Suárez

El caballo blanco de Belisario Suárez junto a su asistente Alonso Abarca

El caballo blanco de Suárez

En 1890, aún vivía el caballo blanco que montara Suárez en la batalla de Tarapacá y que le acompañó durante toda la guerra con Chile. Regó también con su sangre, los campos de batalla donde su jinete peleó. A su muerte ostentaba ocho heridas de bala.

Elías Monje

Elías Monje
General de brigada Elías Monje
(1858 — 1924)
"El que ha amado la libertad y la justicia, posee, siempre la gloria eterna"

I
El austero y modesto general don Elías Monje, fué uno de los jefes de la última generación centenaria del Ejército. Dió prestigio a la carrera militar por su espíritu elevado y recto y por su honradez y moralidad sin tacha en el desempeño de sus deberes. Su fina educación, su patriotismo ascendrado y su porte caballeresco, hacían de él un militar querido por sus subordinados a quienes supo educar bajo el espíritu del trabajo y de la disciplina más severa.

Físicamente era de constitución alta, blanco, de cabellos y barba castaños, ojos azules y de mirada penetrante; de carácter serio, poseía un lenguaje reposado y suave; era culto en sus maneras y tenía sentimientos nobles.

domingo, 28 de noviembre de 2021

Ramón Miguel

Ramón Miguel
Sargento mayor Ramón Miguel

Ingresó al Ejército el 24 de marzo de 1868, como Cadete de la Escuela Militar.

Participa en la I y II Campaña en contra del Perú y Bolivia, hallándose presente en las siguientes acciones: bombardeo de Antofagasta, batalla de Tacna, batalla de Chorrillos y batalla de Miraflores.

El 16 de marzo de 1881 es agregado al Servicio del Parque y Maestranza de Artillería.

 Medallas: I y II Campaña

*********************
García Vidal, Hernán "Historia Ilustrada de la Guerra del Pacífico". Santiago, 1979.

Saludos
Jonatan Saona

La tragedia de Quequeña

"La Bolsa", Arequipa, 1910.
La tragedia de Quequeña

Es el 22 de Noviembre de 1883. El sol caldea la quebrada de Yarabamba y Quequeña. Ella es alegre, de campiña fecunda, pródiga en rubias mieses, rebozantes del grano bendecido. Está cortada por un río de frescas aguas cuyas líneas caprichosas semejan una "franja de plata bruñida". Al costado, allá en el fondo del cerro, existe una casucha de vulgar arquitectura y, á la puerta y en las tardes, sombreándose los labriegos, apagando la sed con el clásico licor de nuestra tierra, bajo una rústica ramada, sostenida por torcidos maderos. Tal vivienda es la picantería de "El Mollecito" y su propietaria Da. Juana Rivera. 

jueves, 25 de noviembre de 2021

Los mártires de Quequeña

Diario La Bolsa de Arequipa
Los mártires de Quequeña. 

El 24 de Noviembre último fué el 2° aniversario de la horrible y salvaje hecatombe realizada por los chilenos en el desgraciado pueblo de Quequeña. 

Como hasta el presente ese gran crimen no ha sido conocido en sus detalles, vamos á narrar éstos someramente, como testigos presenciales que fuimos de esa carnicería humana, á fin de que la historia de Arequipa los recoja y las generaciones venideras lancen su justo anatema contra el ejército que avergonzó á la humanidad y la civilización del siglo con sus crímenes sin nombre.
 
Episodio sangriento de la ocupación chilena.