viernes, 31 de octubre de 2008

Los Olmedo III

JUAN MATEO OLMEDO ESPINOSA.

n. 1863. Mi abuelo. Cumplió 16 años el 14 de marzo 1879, y al declararse la guerra en abril siguiente, buscó darse de alta en la Armada, aunque sin éxito inicial. Carecía de profesión, y de hecho, debió haber iniciado el 6° y último curso de Humanidades en el Liceo de Curicó ese año. (Dos cursos mas abajo, en el mismo liceo, estudiaba el joven Luis C. Martínez, destinado a inmolarse en Concepción en 1882). Las limitaciones del decreto de Conscripción de la Armada (abril) lo dejó fuera (*) de la primera lista de Aspirantes enrolados. Recurrió entonces a los buenos oficios de su tía Rosario, para lo cual debió viajar a Valparaíso y alojarse en casa de esta. Rosario Chacón vda. de Prat había pasado, a contar del 21 de mayo de ese año, de ser la simple madre viuda de un oficial jefe de la Armada, a la categoría superior de Madre del Héroe y de Todo Chile, o algo parecido. Su pedido por la incorporación a la marina de sus sobrinos Olmedo-Espinosa fue atendido muy expeditamente, y Juan Mateo se dio de alta en octubre como Aspirante a Oficial en la “Chacabuco”.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Los Olmedo II

ANDRÉS A. OLMEDO ESPINOSA.

N. 1858. Estudiaba medicina en marzo de 1879, pero le faltaban dos años para recibirse (había terminado 3° en 1878). No obstante, fue incorporado como Cirujano 2° del “Amazonas” en la Armada, y así lo registra Machuca en el convoy que condujo las tropas para el asalto de Pisagua. Poco mas tarde fue trasferido con igual grado al “Cochrane”, reemplazando en su cargo al médico Rodolfo Serrano Montaner (hermano del teniente I Serrano caído en Iquique, quien optó por transferirse al Ejército y formó con el grado de capitán, y luego sargento mayor, en calidad de ayudante de P. Lagos en la Campaña de Lima.)

Andrés Olmedo fue herido ligeramente en un brazo y rostro, a bordo del “Cochrane” durante la batalla del 15.01.81, mientras el blindado hacía fuego sobre el fuerte Alfonso Ugarte y la línea de Miraflores.

lunes, 27 de octubre de 2008

Los Olmedo (Chile) I

Los Olmedo
por Raúl Olmedo D.

Debo iniciar el relato citando al bisabuelo, aunque este ya había fallecido al estallar la guerra en 1879. No obstante, su posición en la sociedad facilitó mucho la vida de sus hijos, y por cierto, su incorporación a las filas al declararse el conflicto.

Ese bisabuelo se llamó José Mateo Olmedo, y junto a sus hermanos Manuel y Baltazar, aparece recurrentemente citado en las historias escritas por los dos grandes historiadores curicanos que han abordado la crónica local: Tomás Guevara y René León Echaiz.

El caso es que José Mateo, luego de una juventud agitada en su natal Curicó y de estudiar derecho en Santiago, pasó a actuar en política siguiendo incondicionalmente a Manuel Montt . Fue, pues, un “nacional”, o “monttvarista”, y por ello, además de sus méritos profesionales, fue designado primeramente en distintos cargos públicos en Curicó, luego Juez de Rancagua, y hacia el final de su carrera, en el muy importante cargo de Juez de Concepción. Allí lo sorprendió la muerte en 1873, en forma violenta.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Manuel Elias Bonnemaison

Manuel Elias Bonnemaison  Torres

Nació en Lima el 27 de marzo de 1862. Hijo de don Juan Elías Bonnemaison y de doña Gumercinda Torres. Era alumno de la Escuela Preparatoria naval cuando estalló la Guerra del Pacífico.

Embarcado en el Huáscar, como aspirante  de marina, asistió a todas las acciones de dicho buque hasta ser tomado prisionero en el Combate naval de Angamos.

Luego de ser canjeado regresó al Perú y fue destacado al cerro "El Pino" participando en la defensa de Lima. Estuvo presente en la batalla de Miraflores como oficial.

Años después de la guerra, estudió ingeniería en Suiza y sirvió en la Legación del Perú en Londres. Fue cónsul general en Argentina (1904-21) y ministro plenipotenciario en China y Japón. Representó al Perú en diversos certámenes y conferencias internacionales.

martes, 21 de octubre de 2008

Federico A. Garretón

Federico A. Garretón

Al iniciarse la guerra de Pacífico se movilizó a Antofagasta

Participó en el combate de Antofagasta, el 28 de agosto de 1879, bajo las ordenes del General Erasmo Escala.

Luchó en la toma de Pisagua, 02 de noviembre 1879.

Junto a sus hermanos, estuvo en la batalla de Tarapacá, 27 noviembre 1879.

Participó además en el combate de Los Angeles, 22 de marzo de 1880, mereciendo por esta acción una recomendación especial del Jefe de su cuerpo.

El 26 de mayo de 1880, se encontró en la batalla de Tacna.

domingo, 19 de octubre de 2008

Isaac Recavarren

Isaac Recavarren Flores

Nació en Arequipa el 24 de agosto de 1839.  Hijo de don José María Recavarren Heredia y de doña María Josefa Flores Gómez

Estudió en el colegio San Agustín, los que interrumpió en 1854 para enrolarse al ejército, durante la guerra civil entre el mariscal Ramón Castilla contra José Rufino Echenique. 

En 1856 fue Alférez de Artillería, estuvo en el sitio de Arequipa de 1857-58 y presente en el combate de Yumina, en el ejército de Vivanco.

Sargento mayor de la Guardia Nacional en 1865.

Participó activamente en el conflicto contra España, en el combate del 02 de Mayo de 1866, en el Callao como segundo jefe de la Batería Maipú.

En la guerra del Pacífico, en 1879 es nombrado Jefe de Estado Mayor de la Segunda División.

jueves, 16 de octubre de 2008

Martiniano Urriola

Fotografía del militar chileno Martiniano Urriola, tomada luego de la batalla de San Juan (Chorrillos) el 13 de enero de 1881

***************

Saludos
Jonatan Saona

martes, 14 de octubre de 2008

Juan Musso

Juan Musso

Fotografía original que se encuentra en el Centro de Estudios Histórico Militares del Perú (CEHMP)
remitida por el amigo Carlos Buitrón

La descripción de la foto dice:

"Cadete de Infantería peruano Juan Musso, combatiente en Miraflores el 15 de enero de 1881"
Uniforme, polaca y pantalón de paño azul, saco rojo-negro, fusil"

***************

Saludos
Jonatan Saona

sábado, 11 de octubre de 2008

Marcos Maturana

General chileno Marcos 2º Maturana, la fotografía es posterior a la batalla de San Juan (13 enero de 1881), se le aprecia vistiendo un poncho y un cubrenuca

***************

Saludos
Jonatan Saona

jueves, 9 de octubre de 2008

M. Elías Bonnemaison

Manuel Elías Bonnemaison
Testimonio de Manuel Elías Bonnemaison
(publicado por Juan Carlos Flórez Granda en su blog Rastros de Guerra)

Mucho se ha escrito sobre Miguel Grau y su heroica hazaña de mantener en jaque a toda la escuadra chilena durante 6 meses utilizando solo un pequeño blindado fabricado en los artilleros de la casa  Laird & Brothers, en el año 1864.  La historia legendaria del "Huáscar" y su recordación se le debe a dos de sus comandantes: Luís Germán Astete quien el 29 de mayo 1877 se enfrentó a los navíos ingleses "Shah" y "Amethyst", en el denominado "Combate de Pacocha", sacando a relucir la gran maniobrabilidad del buque, y Miguel Grau Seminario durante la campaña naval de 1879 hasta el combate de Angamos, contra la escuadra chilena.

El "Huáscar", ya en manos chilenas careció de un comandante con suficiente brío para emular la pericia de estos dos grandes marinos peruanos, sobre todo con Miguel Grau. Una vez muerto, la tripulación actuó a la medida de las circunstancias con comprobado heroísmo hasta que ya no pudieron hacer nada para evitar la toma de este blindado sin ser rendido. Me atrevo a decir que el "Huáscar" murió con Grau, quedando solo el recuerdo y su legendaria fama.

Juan José Latorre

Juan José Latorre
Leamos el siguiente relato escrito por Galvarino Riveros

"LOS DOS PARTES DEL COMANDANTE LATORRE.

El mismo día del combate redacté mi parte oficial, i al siguiente pedí al comandante Latorre que me remitiese el suyo a la brevedad que le fuese posible, a fin de enviarlo conjuntamente con el de los demás jefes de la Escuadra al Supremo Gobierno.

Contestóme el comandante Latorre que siendo aquel el primer combate naval empeñado entre blindados de tipo moderno, i estando por esto destinado a fijar la atención i el interés de las jentes de la profesión, deseaba pensarlo con detenimiento i quería disponer de algún tiempo más para redactarlo.

Ofreció enviármelo en todo caso a Antofagasta al día siguiente. La observación del comandante Latorre era mui justa, sus deseos mui naturales, i no tuve objeción alguna que poner al plazo que deseaba darse.

miércoles, 8 de octubre de 2008

M. Melitón Carvajal

Melitón Carvajal
Parte de M. Melitón Carvajal sobre Angamos

San Bernardo, Octubre 16 de 1879.

Señor Contralmirante Comandante General de las baterías y fuerzas de la Plaza de Arica.

El 30 del mes pasado a las 4.40 a.m. zarpó de ese puerto el monitor “Huáscar” convoyando hasta el de Iquique al transporte Rímac, que conducía la División mandada por el señor general Bustamante. Encontramos durante el trayecto el vapor de la carrera frente al puerto de Mejillones y fondeamos en Iquique a las 4.20 p.m.

Inmediatamente se procedió al desembarque de la División, y terminado éste, zarpamos a las 4 a.m. del 1º del corriente en compañía del “Rímac” y de la “Unión” que había entrado al puerto en la tarde del día anterior.

Pedro Gárezon

Pedro Gárezon
Parte de Pedro Gárezon sobre el combate de Angamos

“Comandancia Accidental del Monitor “Huáscar”
Antofagasta, Octubre, 10 de 1879
A bordo del “Copiapó”

Señor Capitán de Fragata
Manuel Melitón Carvajal.
S.C.:

Tengo el honor de poner en conocimiento de V.S. los hechos ocurridos a bordo del monitor “Huáscar”, durante el combate que sostuvo con los blindados chilenos “Blanco Encalada” y “Cochrane” y goleta “Covadonga” el 8 del actual, frente a Punta Angamos, y después de la lamentable pérdida del señor Contralmirante don Miguel Grau, de haber Ud. caído herido y muerto el Segundo Comandante, Capitán de Corbeta Elías Aguirre, el Teniente 1º don Diego Ferré y el de igual clase don Melitón Rodríguez.

En este momento el “Huáscar” se encontraba sin gobierno por tercera vez, pues las bombas enemigas, penetrando por la bobadilla, habían roto los aparejos y cáncamos de la caña, lo mismo que los guardines de combate y varones de cadena del timón.

Galvarino Riveros

Galvarino Riveros
Telegrama sobre los restos de Grau

"Santiago, octubre 8 de 1879.
Al Jefe de la Escuadra don Galvarino Riveros:

Según la relación de Ud., el almirante Grau ha muerto valientemente en el combate.
Cuide Ud. que su cadáver sea dignamente sepultado de manera que jamás se dude de su autenticidad.

Será devuelto al Perú cuando lo reclame.

El pueblo, obedeciendo a sus tradiciones, se hace un deber en prestar homenaje al valor y a la honradez.

Preste Ud. cuidadosa atenciones a los heridos y prisioneros enemigos.

Domingo Santa María. M.L. Amunátegui. Augusto Matte. J. A. Gandarillas.”
______

Oficiales del Huáscar


Fotografía Original del estudio Courret,
donde nos muestra una composición de los oficiales peruanos que estuvieron en el Huáscar aquel 08 de octubre de 1879, en el combate de Angamos.
***************

Saludos
Jonatan Saona

sábado, 4 de octubre de 2008

Miguel Grau

Miguel Grau

Este mes es dedicado al comandante Miguel Grau Seminario, quien luego de una destacada labor en la campaña naval, fallece en el combate de Angamos a bordo del monitor Huáscar, un 08 de octubre de 1879.

Les dejo el capitulo de Angamos de la serie NUESTROS HEROES
Parte 1

viernes, 3 de octubre de 2008

Veteranos2

Veteranos del Huáscar


Otra foto de Veteranos peruanos que pelearon a bordo del Huáscar, que participaron en la campaña naval, y que defendieron la Patria aquel 8 de octubre de 1879 en el combate de Angamos.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Veteranos del Huáscar

Otra carta del sobreviviente Francisco Retes
"San Bernardo, Octubre 22 de 1879.
Querida mamá:

Francisco Retes

Una carta del sobreviviente de Angamos Francisco Retes

"San Bernardo, Octubre 15 de 1879.
Querida mamá:

Anoche llegamos á esta pequeña población cituada á mui corta distancia de Santiago, en donde estamos perfectamente alojados en una casa huerta tomada espero por el gobierno y recibiendo las mayores atenciones de parte de los encargados de cuidarnos así como de multitud de personas que vienen á visitarnos. El señor intendente ó gobernador de este lugar nos ha dado la libertad de poder salir a donde querramos, sin embargo no hacemos uso de ella porque nuestro espíritu no esta para paseos.

Nuestro mayor sufrimiento es considerar que después de haber defendido el buque hasta el último momento, sea hoy presa del enemigo.