miércoles, 26 de junio de 2019

Manuel Vento

Manuel de la Encarnación Vento Garrido

Nació en Canta en 1847, hijo del hacendado Norberto Vento Patiño y doña Juana Garrido.

Militar de profesión, en 1881 tenía el grado de Coronel del Ejército peruano. El 26 de junio al mando del batallón Canta y varios guerrilleros de la zona, se enfrentan a una compañía del Buín, mandado por el capitán José Luis Araneda.

Durante el enfrentamiento, para desalojar a los chilenos que habían ocupado la hacienda Sángrar, propiedad de su padre, tuvo que incendiar dicha hacienda. Actualmente se pueden ver las ruinas.

En el combate de Sángrar, tanto las tropas peruanas como chilenas se atribuyen la victoria.

Roberto Souper

El Teniente Coronel
Don Roberto Souper

I.
De todos los hombres de guerra que liemos tratado en ya no breve vida, con excepción tal vez de José Silvestre Galleguillos, el sarjento-héroe i comandante del sitio de la Serena en 1851, no hemos conocido una naturaleza más jenuinamente militar que la de Roberto Souper. Cuando se le divisaba de lejos, en cualquier traje, en la calle, de camino, en el paseo, en el baile, en el teatro, cada cual se decía, quizá sin darse cuenta: "¡Hé ahí un soldado!"

Cuando se le estrechaba la mano i sacudía él con su inimitable, abierta, candorosa i varonil cordialidad su brazo largo i membrudo, parecía tocarse la guarnición de una espada, porque todo su organismo vibraba como el acero. Su acento mismo, confuso i rápido, parecía una continuada detonación, i el azul de su mirada, dulce i apacible en horas de paz i de intimidad, en la víspera del combate teñíase de fuego como los lampos del cielo en los días de borrasca.

domingo, 23 de junio de 2019

Guillermo Seoane

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 8 de marzo de 1890)

Guillermo Seoane

El doctor Guillermo A. Seoane cuyos méritos intelectuales, y versación diplomática le han traído la distinción de ser el primer Ministro que envía el Perú á la nueva República del Brasil, donde era conocido de ante-mano, es uno de los adalides de la causa liberal entre nosotros. 

Nació en esta capital el 25 de Junio de 1843.  Niño aún fue enviado á Europa con el objeto de educarse, é hizo sus estudios preparatorios en París, completando después los profesionales en la Universidad de San Marcos, donde obtó sucesivamente los grados de Bachiller, Licencia­do y Doctor  en las Facultades de Letras y Jurisprudencia; y en 1872 fue inscrito entre los abogados del Foro peruano.

Rafael Sotomayor

Don Rafael Sotomayor
Ministro de la Guerra en Campaña

Nació don Rafael Sotomayor i Baeza, ilustre servidor del país, en mérito de su abnegación glorificada por su muerte i por su patriotismo probado en el crisol del sacrificio, en el departamento de Melipilla, donde, antes que él, había nacido el jeneral don José Santiago Aldunate, prez de nuestras armas, i después de él, el comandante Santa Cruz i el teniente Ignacio Serrano, muertos ambos heroicamente por la patria.

Su padre, don Justo Sotomayor, hijo de un maestre de campo de Concepción, arrendaba, como agricultor esforzado desde la época de la Independencia, la vasta hacienda de Huechún, que había sido propiedad de la familia Toro i Aldunate, cuando el 13 de noviembre de 1822 vino al mundo, el cuarto entre nueve hijos varones, todos de índole levantada, el hombre patriota i desinteresado cuya memoria recordamos.

sábado, 22 de junio de 2019

Manuel Suárez

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 22 de febrero de 1890)


Manuel Suárez 

El coronel Manuel Suárez muerto gloriosamente en la batalla de Tarapacá, el 27 de noviembre del año 1879, nació en la ciudad del Cuzco, el 18 de Octubre de 1839, del matrimonio del General don Manuel Suárez y la señora Paula del Mar.

A los 20 años de edad, esto es en 1859, sentó plaza de Alférez de caballería en el 4.° Regimiento Provisional mandado por el Coronel don Aniceto Robles con el cual hizo la campaña al Ecuador.

Ascendido a Teniente en 1860, pasó al Escuadrón de artillería volante, mandado por el coronel don Francisco Bolognesi, y permanecieron bajo un mismo techo, por mucho tiempo estos dos buenos peruanos que, después y en una misma guerra, debían rendir su existencia en holocausto de la patria, aunque en puestos distintos, pero con igual denuedo.

Rafael Torreblanca

El Capitán
Don Rafael Torreblanca

I.
Mayores i más altos nombres de guerra ha contado en sus anales el país; pero ninguno mas enérjicamente caracterizado con los ínclitos atributos del heroísmo, que el capitán don Rafael Torreblanca, campeón lejendario del por tantos títulos famoso rejimiento Atacama, i que mereció ser denominado, no obstante su escasa graduación, “el Stonewal" de la guerra del Pacífico.

Fué aquel bizarro oficial atacameño, como su cuerpo i su bandera; i su breve, austera, bajo muchos conceptos sublime vida es un compendio enérjico pero completo del poderoso individualismo, que en el hombre, como la autonomía en el pueblo i la comarca, enjendra los prodijios.

II.

viernes, 21 de junio de 2019

Juan Francisco Pazos

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 1° de febrero de 1890)

Juan Francisco Pazos

El Dr D Juan Francisco Pazos, hombre público de vasta ilustración, de doctrina, orador notable, publicista de clara inteligencia, ciudadano de costumbres austeras, creyente, de los llamados de escuela y de maduro juicio, que ha brillado como periodista en la prensa local; nació, el 22 de Julio de 1836, del matrimonio de don Juan José Pazos y Solano con la señora Francisca Monasi, y niño aún fué enviado á Paris donde hizo sus primeros estudios Regresó á su país por causas inesperadas, é ingresó á San Carlos donde coronó su educación profesional con brillo obtando las insignias doctorales y de abogado, el año 62 en Arequipa, donde fué como secretario particular del general San Román.

Ramón Dardignac

El Sarjento Mayor
Don Ramón Dardignac
Segundo Jefe del Batallón Caupolicán

I.
Rompía el alba del 2 de febrero de 1881 i densa niebla, túnica de la perezosa mañana despertada lánguidamente a los tibios ósculos del sol de otoño, cubría como una mortaja los horizontes.

Era una mañana a propósito para visitar muertos, i especialmente muertos heroicos. El día había amanecido amortajado.

En la noche previa, un amigo nos había escrito que el sarjento mayor Dardignac estaba agonizando en el Hospital de la Providencia; del vecino puerto, i en el acto nos dispusimos para estar, si no a su lado, porque no lo conocíamos de trato, cerca de él, en el último supremo trance.

Queríamos ver morir o saber cómo morían los soldados mártires, ya que sabíamos de sobra cómo morían los soldados héroes.

miércoles, 19 de junio de 2019

Juan White

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 28 de diciembre de 1889)

Juan H. White

No es simplemente el deseo de rendir homenaje á quien impulsó en vasta escala la industria mecánica en nuestro país con elementos traídos en beneficio nuestro lo que nos hace colocar el retrato de don Juan H. White en nuestra galería; es el pago de una deuda de gratitud nacional, pues, esa gran ‘‘Factoría de Piedra Liza” que ocupa los linderos de la Alameda de Acho, fué en 1866 puesta á disposición del Ministerio de la Guerra para procurarnos elementos de defensa y de ahí salieron los que tuvo el Callao para el glorioso 2 de Mayo.

Después, en 1880 retado nuestro país á la guerra también halló en White el amigo leal y franco que sin remuneración ofreció á nuestro gobierno los talleres de la factoría de donde, á la par que artículos de defensa, han salido también los primeros molinos de trigo, maquinarias de pilar arroz, trapiches para fincas azucareras é infinidad de elementos que han dado vigor ála agricultura y las industrias peruanas.

Manuel Thomson

El Capitán de Fragata
Don Manuel Thomson

I.
El capitán de fragata don Manuel Thomson, primer jefe de guerra del monitor Huáscar, cuando este barco pasó, mediante trance glorioso de nuestras armas, al servicio de la república, i que por sus calidades de marino mereció entre sus compañeros de armas el nombre de "tritón del mar," era hijo de Valparaíso, es decir, era hijo del mar.

Nacido en esa ciudad, en 1839, año de señaladas glorias militares para la nación, el orijen de su cuna fluctuaba entre la selva escandinava i la pampa arjentina, porque su padre, don Juan Joaquín Thomson, fué un capitán sueco, i su madre, la señora Manuela Porto Mariño, era hija de uno de los capitanes de Granaderos a caballo que en Mendoza se incorporaron al ejército de San Martín en 1817.

II.

martes, 18 de junio de 2019

Julio Jiménez

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 28 de diciembre de 1889)

Julio Jiménez

Al pié del legendario morro de Arica, el 13 de Marzo de 1850 nació Julio Jiménez, y sin duda por haber visto desde su infancia el grandioso mar azotando la callada roca, sintió la inspiración del atrevido marino y determinó seguir la profesión de las armas, alcanzando de sus padres, don José Jiménez y la señora María Abal de Jiménez, el apoyo de su voluntad, para ingresar al «Colegio Nacional» con el título de Guardia marina, extendido por el Ministro de Guerra, que por aquel año lo era el General Pezet. Estudió con notable aprovechamiento hasta 1865, año en que lo destinaron á bordo del Tumbes que servía la causa de la Restauración, llamada con fundado motivo la segunda guerra de la independencia.

Juan J. San Martín

Don Juan José San Martín 
Comandante del Rejimiento 4° de línea  

I.

Como capitán de cazadores del batallón 4.° de línea, durante doce años, i como su jefe, cuando elevado aquél a rejimiento tomó por asalto las fortalezas de Arica en el espacio de 4 unos pocos minutos, el memorable 7 de junio de 1880, el teniente coronel don Juan José San Martín, era propiamente lo que los soldados franceses llaman un enfant de troupe, es decir un hijo de los cuarteles, un centinela de los campamentos, un héroe verdadero de los campos de batalla; i todo esto a virtud de una fuerza irresistible que, en el árbol como en el hombre, es la simiente de la vida.

lunes, 17 de junio de 2019

Ramón Freire

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 23 de noviembre de 1889)

Ramón Freire
Don Ramón Freire, actual Prefecto de Huánuco pertenece por su familia á lo más distinguido de la sociedad de Lima y por su profesión á la marina peruana; á esa legión simpática que en la última guerra dejó por doquiera la huella de su valor, su intrepidez y patriotismo.

En Julio de 1861 fue hecho guardiamarina y después de terminar sus estudios permaneció como profesor de la Escuela Naval. Luego se embarcó en diferentes naves dejando nombre y recomendaciones como cumplidor del deber y conocedor de su profesión. Hizo la primera campaña de Chiloé contra la escuadra española en 1866 en la fragata "Apurimac" y la segunda á las costas de Chile en el monitor querido cuyo nombre lo pronunciamos con lágrimas descubriéndonos al mencionar á los mártires que glorificaron su cubierta.

Juan Martínez

Don Juan Martínez
Comandante del Rejimiento Atacama

I.
Don Juan Martínez, coronel del Rejimiento Atacama, era hijo de Chillán, como San Martín, como Marchant, como Vargas-Pinochet, como Jiménez-Vargas, como la mitad de nuestro ejército; i, como esos bravos que nombramos al acaso, porque murieron como él, Martínez fue soldado raso.

Nacido en 1827, tenía solo 27 años cuando sentó plaza en su ciudad natal, i fué durante algunos años asistente de un jefe, hoi bien conocido en el ejército, que le enseñó a leer.

En junio de 1844, Martínez era cabo; en abril de 1849, era sarjento; i fué preciso que la guerra civil hiciera brillar su rencorosa segur en los campos i ciudades de Chile, para que el que es hoi llamado caudillo de todo un ejército, cambiase la jineta por la espada.

sábado, 15 de junio de 2019

Manuel Velarde

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 16 de noviembre de 1889)

General don Manuel Velarde

Pocos ciudadanos han librado en el revuelto mar de la política, un nombre tan honorable y tan puro, como el General D. Manuel Velarde.

En ese vaivén de los acontecimientos funestos para el país, se han hundido, y con justicia, muchas reputaciones, salvándose apenas del naufragio, unas cuantas cabezas encanecidas como la de Velarde.

Hay almas que no pueden ser nunca viejas.

Hay caracteres que se pronuncian en todas las fases de la vida, con los rectos, brillantes perfiles de la mocedad.

Eleuterio Ramírez

El Teniente Coronel
Don Eleuterio Ramírez

I.
El soldado de la República que fue el primero en llevar a las montañas del Perú i al pecho de nuestros jóvenes soldados la chispa de la inmortalidad, encendida en lo alto de sus mástiles por el capitán Prat en las arenas de Iquique, i que, como éste, sucumbió dando al ejército de tierra el ejemplo de una resolución sublime simbolizada en su bandera, el teniente coronel don Eleuterio Ramírez, nació en la ciudad de Osorno el 18 de abril de 1837, año de graves acontecimientos militares en la República.

II.

viernes, 14 de junio de 2019

Andrés Aramburú

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 09 de noviembre de 1889)

El Dr. D. Andrés Avelino Aramburú

Director de «La Opinión Nacional,» pertenece al número de los escritores que con pluma de oro y sobre papel perfumado, vierten el pensamiento robusto o frase cautivadora y elegante.

Es de los que, como Goethe, va al escritorio y sin descalzar el guante blanco, toma el porta-pluma de marfil delicado para derramar con profusión doctrinas y principios tendentes á un fin único, la moral social y el deber del ciudadano.

Sin que nuestra palabra importe esclusivismo, tenemos al doctor Aramburú como al primer diarista de escuela y de profesión, que en el Perú merezca darle tal nombre. Se sobre entiende, que nos referimos á nuestra época.

Pedro Videla

Pedro Videla

IX.
Obra de justicia sería encontrar todavía espacio suficiente en esta colección de memorias póstumas para recordar la del jeneroso cirujano don Pedro Regalado Videla, natural de Coquimbo, e inmolado a bordo de la Covadonga en el combate de Iquique por una bala de cañón que desangró en pocas horas su robusto cuerpo, no así su alma heroica; i otro tanto habríamos de hacer respecto del guardia-marina don Juan Fierro Beytía, sacrificado en la celada peruana del Loa ocurrida en la rada del Callao en la tarde del 3 de julio de 1880.

Pero el primero no pertenecía sinó accidentalmente a la marina, i el último era un niño que comenzaba apenas su carrera, como Contreras, como Izaza i como Goycolea.  

**********************
Texto e imagen tomado de "El Álbum de la gloria de Chile", Tomo II, por Benjamín Vicuña Mackenna.

Saludos
Jonatan Saona

jueves, 13 de junio de 2019

Manuel Villar

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 02 de noviembre de 1889)

Manuel Villar

Don Manuel Villar capitán de navío de la armada nacional, fallecido el 17 de Octubre último, y cuyo retrato debido al lápiz de Galvez, ostenta hoy nuestro semanario, fué uno de los restos gloriosos de nuestra extinguida marina. Sentó plaza el 24 de Noviembre de 1827 en calidad de Guardia marina, y comenzó entonces á trazarse una hoja de servicios cuyas anotaciones serían suficientes para honrar á cualquier hombre público, ascendiendo grado á grado hasta el 7 de Febrero de 1866. en que el Congreso le dió la efectividad de Capitán de Navío, clase en que ha fallecido.

Casi en ninguna de las acciones de armas ocurridas en el Perú, falta el nombre del señor Villar, comenzando desde 1828 en la campaña. librada al norte contra Colombia, al mando del Vice-Almirante Guisse, contra los fuertes de Guayaquil, donde falleció este digno Jefe. (Hablamos de Guisse.) 

Manuel Orella

Manuel Orella 

El capitán de fragata don Manuel J. Orella, jefe de tan alta graduación a los 30 años, había sido marino desde niño. Podría aún afirmarse que había nacido en el mar, porque su padre el capitán de fragata don Hipólito Orella, uno de los raros sobrevivientes de la captura de la primera Esmeralda, metióle en la Escuela Naval cuando tenía apenas ocho o diez años, el 31 de marzo de 1862. Su madre fué doña Avelina Echanes, bellísima mujer, al paso que su esposo tuvo tan apuesta figura de marino, que cuando el jeneral Blanco Encalada subió por tres meses a la presidencia de la república en 1826, nombróle su ayudante de campo, por lucirlo.

Heredó el guardia-marina Orella las condiciones físicas de aquellos esposos, i al comenzar la guerra, después de haber hecho su aprendizaje en diez buques diferentes, era teniente 1°. Cuando pocos días más tarde los capitanes Prat i Condell quedaron en las aguas de Iquique, para eternizar sus nombres, nombróle el almirante Williams segundo del último.

miércoles, 12 de junio de 2019

Abelardo Gamarra

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 05 de octubre de 1889)

Abelardo Gamarra

Abelardo M. Gamarra, conocido más generalmente por El Tunante, seudónimo que él se buscó en sus buenos tiempos, es entre nuestros jóvenes escritores el más popular, el más criollo y salado.

Su cuna se meció en Huamachuco, ese lugar que para nosotros representa el baluarte de nuestra defensa desesperada, en la historia de una guerra cuyos episodios aún hacen sangrar el corazón peruano con luctuoso recuerdo.

Gamarra vino adolescente á Lima, pero trajo impresa en su alma la poesía triste de la antigua raza peruana, y en su mente el designio de ser eterno personero y defensor de los derechos de los pueblos de la sierra peruana.  Por eso, para sus cantos se dió el bautizo de El último Harabicu, y por eso se dedicó á la literatura nacional, en la verdadera acepción de la palabra, y narró los usos y las costumbres del país con la galana pluma de El Tunante, cuyos escritos son leídos, no como generalmente sucede en el silencio de los retretes y de los escritorios, sino en alegres corrillos, donde el chiste de la fra­se y la propiedad del símil se celebra con risas y chacota.

Luis León C.

Luis León Caballero

VI.
En cuanto al teniente Luis León Caballero, muerto, como el capitán Flores, por una bala en la frente en Miraflores, sábese sólo que había nacido en Santiago el 25 de julio de 1859 i que después de haber recibido mediana educación en diversos colejios particulares i en el escritorio del comerciante don Victorino Salinas, marchó a la guerra en compañía de sus hermanos Carlos i Julio que sirvieron en la infantería.


**********************
Texto e imagen tomado de "El Álbum de la gloria de Chile", Tomo II, por Benjamín Vicuña Mackenna.

Saludos
Jonatan Saona

martes, 11 de junio de 2019

Pedro Toscano

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 19 de octubre de 1889)

Gustosos cumplimos hoy una deuda de cariño y de gratitud con don Pedro Toscano, dándole lugar en nuestra galería de notabilidades peruanas; y nos es grato ceder nuestras columnas á la galana pluma de nuestro colaborador y amigo Carlos G. Amézaga, para ocuparse de las referencias al valeroso argentino en cuya patria también anduvo proscrito Amézaga, después de los desastres del Perú.
Dice así nuestro colaborador:

Pedro Toscano. Las deudas de la honra son aquellas que se pagan con mayor gusto. Ayer se engalanó «El Perú Ilustrado», con el retrato del coronel don Roque Saenz Peña, caballero argentino que por simpatías á nuestra causa, luchó y fué tomado prisionero en Arica, combatiendo al lado de Bolognesi. Hoy exibe el retrato y apuntes biográficos de don Pedro Toscano, argentino también, que llevó en nuestros infortunios la parte de gloria que corresponde á un valiente defensor de la patria peruana; y al darle á la estampa, creemos que este semanario interpreta los sentimientos de gratitud de nuestro pueblo por todos los que como Toscano, abandonaron las comodidades de su país para servir al Perú con el desinterés más noble, que cabe en un pecho generoso y altivo.

Roberto Wood

Roberto Wood

Era el sarjento mayor Roberto Wood hijo de un bravo soldado i hábil paisajista inglés, el teniente coronel don Carlos Wood, que fué en su tanto un verdadero jenio, i tuvo por hijos al coronel de artillería don Carlos Wood, al de todas armas don Jorje Wood i al noble artillero cuyo perfil trazamos.

III.
Venido al mundo por los años de 1849-50 entró Roberto Wood a los 15 de su edad a la Academia Militar para salir en 1865 de porta-estandarte de su rejimiento.

Arrostró siempre el joven artillero una salud en extremo frájil i puede decirse, sin metáfora, que vivió moribundo. En San Francisco mandaba una batería i tuvo, con motivo de la tisis que le devoraba, una palabra heroica en ese hecho de armas. Aludiendo a los cortos días que la naturaleza le tenía a esas horas visiblemente reservados, exclamó alegremente delante de su tropa:—"¡Buen chasco se llevan los peruanos si me matan!... " i continuó batiéndose.

lunes, 10 de junio de 2019

Manuel Bedoya

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 12 de octubre de 1889)

Manuel Bedoya

Manuel Bedoya, nacido en la ciudad de Tarma el 13 de Diciembre de 1857, de los esposos Coronel don José Agustín Bedoya y Valle y la señora María Ignacia Suárez, fué alumno del Colegio “Peruano” rejentado por el doctor don Melchor García, y más tarde de los claustros de Guadalupe, ese bello plantel de nombradía de cuyo seno han salido los ciudadanos conspicuos que hoy figuran en el país.

Con honrosos antecedentes que le prepararon el campo, las puertas del convictorio Carolino se abrieron para el estudioso joven, y allí, donde la juventud aristócrata y liberal del Perú bebe la ciencia universitaria bajo la égida de San Marcos, comenzaron los estudios de Letras y Jurisprudencia para éste jóven cuyas aficiones literarias se manifestaron desde temprano, alentadas por felices disposiciones de las que dió prueba convincente una vez que formó parte de la redacción de “El Comercio,” “La Cartilla Popular,” “La Patria”, “El Comercio Español” y “El Banquillo” trabajando en estos dos últimos en unión de Eva Canél, Eleuterio Blancas, J. Μ. Erquiaga y otros jóvenes contemporáneos bajo la hábil dirección del acreditado literato Eloy P. Buxó. También colaboró Bedoya en el celebrado “Correo del Perú.”

Juan R. Silva

Don Juan Ramón Silva
Teniente del Atacama

Fué también hijo de Valparaíso, donde naciera el 12 de abril de 1850, el teniente del Atacama don Juan Ramón Silva, que tuvo la gloria de ser segundo de Rafael Torreblanca en la cima de Tacna, i como su jefe de compañía, fué hombre de trabajo, fué minero, fué soldado, buscando honrosa vida en todos los senderos que la constancia señala al hombre contra el hado adverso. 

Empleado de comercio en  Iquique  hasta la catástrofe física de 1868, oficial de la policía en Copiapó, minero en Caracoles, incorporado después a la policía de su ciudad natal, partió entre los primeros en el batallón Valparaíso a Antofagasta. I en esa ciudad pasó al Atacama a petición de su jefe el coronel Martínez, que de antiguo lo conocía. 

martes, 4 de junio de 2019

Entierro de Ugarte


Partida de defunción de Alfonso Ugarte

Aunque algunos relatos afirman que el cadáver de Alfonso Ugarte nunca fue encontrado (a pesar de la recompensa que había ofrecido su familia) o que no fue identificado sino enterrado en una fosa común. Hasta se ha afirmado que pudo escapar de la batalla y viajar a Francia donde se encuentra su tumba.

lunes, 3 de junio de 2019

Muerte gloriosa de Ugarte


El conocido escritor Ismael Portal (quien había publicado un libro sobre el héroe de Arica, titulado "Bolognesi y sus hijos"), responde con el siguiente artículo al militar Abel Bedoya y Seijas, quien criticaba un cuadro de Juan Lepiani, donde aparece Alfonso Ugarte lanzándose del Morro de Arica. Portal hace una transcripción de las noticias de la época, para probar que no es un invento del pintor peruano.

sábado, 1 de junio de 2019

Guillermo Cilley

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 14 de setiembre de 1889)

Una existencia vigorosa acaba de desaparecer dejando brillante huella en su tránsito por la tierra.

Tal puede decirse, del malogrado compatriota Guillermo H. Cilley, obrero infatigable del progreso, cuyo espíritu superior lo condujo á dar cima á obras importantísimas en la América del Sur.

Fué en esta tierra querida, que ambos elejimos por segunda patria el heraldo avanzado del génio norte-americano, que hizo brotar, la luz de la civilización en regiones abruptas en las cuales jamás había sonado el silbato de la locomotora.

Alma grande y generosa, abierta á todos los sentimientos nobles é ideas levantadas, cuando la hora fatal sonó para el Perú, él fué uno de sus mejores amigos.

Carlos Díaz Gana

Don Carlos Díaz Gana
Subteniente del Regimiento Valparaíso 

Representa la imajen franca, abierta, altamente simpática que contiene una de las últimas láminas de este libro, al malogrado joven que vivió apenas 20 años con el nombre de Carlos Díaz Gana i dejó imperecederas memorias en medio de la jeneración a que perteneció. 

Hijo de Valparaiso, descendiente de patricios de la independencia, hermano del bizarro mayor del rejimiento Lautaro don Ignacio Diaz Gana i del opulento minero que fué descubridor de Caracoles, el joven Díaz Gana educóse en el colejio Linacre i en el liceo de Valparaíso i partió feliz a la guerra. 
GDP1879 Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...