viernes, 26 de abril de 2019

José M. Jiménez


(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 30 de marzo de 1889)

El Dr. D. José M. Jiménez

El Dr. D. José Mariano Jiménez nacido en Arica el 30 de Enero de 1843, hijo lejítimo del señor don José Jiménez, antiguo empleado de hacienda y de la señora María A. de Jiménez, fué enviado á esta capital como alumno interno de Guadalupe donde completó la instrucción media, pasando al Convictorio de San Carlos para cursar Derecho, distinguiéndose siempre por su clara inteligencia y consagración á los estudios; obtando progresivamente los grados de Bachiller y Doctor en Jurisprudencia recibiéndose después, previo un brillante y notable examen, de Abogado de los Tribunales de la República.

Ricardo Jordán

Ricardo Jordán

Del subteniente Ricardo Jordán sólo se sabe que fué un mozo alegre, valiente, de jenio un tanto altivo, por cuya causa no pudo avenirse a servir en los Granaderos a caballo en que le colocó su padre don Manuel Jordán. Era Ricardo natural de Santiago i de la misma guerrera familia que en la independencia ilustraron encierra i en el mar los dos hermanos Manuel i Servando Jordán. Cayó entre los primeros en la batalla que acabamos de nombrar, i no lejos del sitio en que combatía el subteniente Froilán Guerrero, muerto también en aquel aciago día.

**********************
Texto e imagen tomado de "El Álbum de la gloria de Chile", Tomo II, por Benjamín Vicuña Mackenna

Saludos
Jonatan Saona

jueves, 25 de abril de 2019

Celso Bambarén

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 09 de marzo de 1889)

Ocupa la primera página del presente número el retrato del doctor don Celso Bambarén, Presidente de la Academia Libre de Medicina de Lima, respetable é ilustrada corporación que acaba de merecer del Soberano Congreso ser erijida en Academia Nacional.

Reunidas como se hallan en este centro científico, todas las eminencias médicas del Perú, hoy que tiene carácter oficial y que por lo mismo, debe contar con el apoyo gubernativo, esperamos que emprenderá el estudio de aquellas enfermedades que como el tifus, la verruga, la uta, y otras de su genero, aún no están perfectamente conocidas, originando cada año buen número de víctimas y haciendo riesgosa la permanencia en algunas de las más opulentas montañas del Perú.

Francisco Álvarez

Francisco Álvarez

El subteniente don Francisco Álvarez, natural de Arauco, donde naciera en medio del estruendo de las armas el 4 de octubre de 1851, era un mozo entusiasta i patriota que desde la edad de 14 años entró a servir en el antiguo 7.° de línea con motivo de la guerra con España. Sus padres, que aún viven llamánse Justo Álvarez i Carmen Riveros, i a solicitud de ellos hubieron sus jefes de rebajar, durante su primer aprendizaje, el peso reglamentario de su fusil para no agobiar sus bríos ni su corta, endeble edad.

Convertido el 7.° en Zapadores bajo el ministerio Prats (1878), siguió el joven Álvarez a su cuerpo i en todas partes mostróse valeroso, arrogante i patriota. Desde el campamento de Antofagasta escribía con frecuencia a su madre anunciándole el próximo asalto de Lima a mediados de 1879; i cuando esta tardía operación de guerra comenzó por el asalto de Pisagua, el subteniente Álvarez, seguido de ocho soldados, tuvo la gloria de tomar una bandera boliviana en la empinada cima.

miércoles, 24 de abril de 2019

Manuel Villavisencio

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 16 de febrero de 1889)

Engalana este numero el retrato del pundonoroso comandante de la “Unión”, que tan brillante papel  hiciera en la Guerra del Pacífico, manteniendo incólumes las glorias de Grau.

Puede ser tardía la manifestación que hoy hacemos á este distinguido marino, pero es sincera y jamás dejará de ser oportuna. 

Faltándonos espacio para historias las expediciones en que tomara parte el Comandante Villavicencio(*), nos limitamos á consignar algunos apuntes biográficos, que hallarán nuestros lectores mas adelante.

 El Comandante de la “Unión”.

Amadeo Mendoza

Amadeo Mendoza

El subteniente Amadeo Mendoza era natural de la Florida i casi niño había comenzado la carrera de las armas como sarjento 2.° de artillería bajo la dirección i consejo de su valiente capitán de esa arma i deudo suyo, el hoi comandante Salvo. Señalóse por su bravura en la arena de Pisagua, donde los soldados le aclamaron por su juvenil arrojo i los condujo a la victoria. Tres semanas más tarde caía en el campo de Tarapacá a la temprana edad de veinte i dos años.

**********************
Texto e imagen tomado de "El Álbum de la gloria de Chile", Tomo II, por Benjamín Vicuña Mackenna

Saludos
Jonatan Saona

lunes, 22 de abril de 2019

N. Ruiz de Somorcurcio

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, Lima, 9 de febrero de 1889)

Nicanor Ruiz de Somorcurcio

El señor Coronel D. Nicanor Ruiz de Somorcurcio, natural de Arequipa, pertenece á una de las más distinguidas familias de la histórica y viril metrópoli del Sur del Perú.

El Coronel Somocurcio comenzó su carrera en 1857, durante la administración del Gran Mariscal D. Ramón Castilla, quien le dió la clase de Sub-teniente, ascendiendo, dentro de ese mismo periodo á Teniente y luego á Capitán, con cuya clase hizo la campaña de la Restauración en 1865.

El General Prado le dió el grado de Sargento Mayor, nombrándolo Sub-prefecto de algunas provincias.

En 1868 ingresó nuevamente al Ejército activo, por llamamiento del Coronel Balta y cuando la revolución del 72, fué uno de los Jefes que defendieron la Constitución.

Francisco Yuseff

Don Francisco Yuseff

I.
Hemos dicho en más de una ocasión en el curso de estos recuerdos póstumos, que el continjente de la lejión extranjera que, no congregada bajo una sola bandera como cuerpo mercenario, sino repartida bajo todas las banderas libres de los rejimientos que Chile envió a la guerra, ayudáronnos en la consecución de tantas i señaladas victorias, procedía de los variados oríjenes de la Europa moderna i aun de más lejanos continentes.

I en la significación evidentemente árabe del nombre que precede a esta última memoria de tantos desinteresados servidores, el lector habrá comprendido toda la verdad i toda la extensión de aquella evolución de razas, que el metal de las batallas fundió en una sola.

II

domingo, 21 de abril de 2019

Teobaldo Corpancho

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 26 de enero de 1889)
Teobaldo Elías Corpancho

Con el nombre de su malogrado padre, esa eminencia de las letras americanas, heredó Teobaldo Elías Corpancho la inspiración, sin la que no hay poeta, como no hay día alegre cuando el sol niega sus rayos á la madre tierra.

Teobaldo Elías, aunque nacido algunos años antes que nosotros, pertenece á nuestras filas y es uno de los bohemios de fuste.

Cultiva de preferencia el género lírico y en sus versos se desborda la ternura de su alma.

Por eso cuando canta al amor, hace oír notas de inefable dulzura, sin caer jamás en ese amaneramiento de que regularmente adolecen las poesías eróticas, frutos, más de la voluntad y de la paciencia que del corazón.

Federico Sullivan

Don Federico Sullivan

I.
No quedó agotada en la sangre de Enrique Ewer la pródiga ofrenda que la más fuerte i la más rica raza del norte, dominadora del mundo moderno en ambos lados del Océano Atlántico, ha ofrecido a Chile desde la primera era de su libertad. Es un hecho digno de ser señalado, que, en el primer encuentro de guerra de la independencia, un anglo-sajón, el norte-americano Enrique Ross, recibió once heridas batiéndose por los chilenos en Yerbas Buenas (1813) i que en la última batalla de aquella gran edad, en Pudeto (1826) cubrióse de gloria otro sajón, el noble coronel De Vic Tupper, hijo de Jersey.

Ahora bien: aquel intrépido espíritu de pasados tiempos volvió a renacer en los presentes, i a los meritorios nombres que llevamos apuntados debemos agregar ahora el de un buen soldado i jentil caballero, natural de Nueva York, que sacrificó alegremente su vida por la causa de Chile.

sábado, 20 de abril de 2019

Carlos Amézaga

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 26 de enero de 1889)

Carlos Germán Amézaga

Para quien, como nosotros lo conozca tan de cerca, desde que vivíamos los placenteros días de la infancia, Carlos Germán Amézaga es una justificación de aquel viejo principio literario el estilo es el hombre. Y en verdad que Carlos, lo mismo cuando hace vibrar las cuerdas de su bien templada lira para cantar las glorias ó los reveses de la patria, que cuando, presa de una pasión que no puede dominar, exclama:

«Es incendiaria antorcha la luz de sus pupilas 
«que fuego al alma lleva, densísimo, voraz,
«pues no quererla quiero en tormentosa lucha, 
«y siento cada día quererla mucho más »

manifiesta tanta originalidad como delicadeza.

Enrique Ewer

Don Enrique Ewer

I.
Sin hacer mención de los capitanes Stewart, Castelton i Hart, ya nombrados; de un repórter del HERALD de Nueva York, que se constituyó en guía i oficial chileno en la última campaña; ni del injeniero danés Olger Birkedale, que arriesgando su vida habíase hecho espía en Lima; ni del teniente Auckland de la Triumph, que llenó noblemente su imparcial papel de historiógrafo militar, junto con el teniente De León, por parte de los franceses, militó también en las filas del ejército de Chile acampado delante de los baluartes exteriores de Lima, un joven de orijen anglo-sajón, hijo de americano del norte que aún existe, i el cual, aunque niño todavía de ternísima edad, supo comprender una misión sublime i cumplirla.

II.

viernes, 19 de abril de 2019

Carlos Higginson

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 19 de enero de 1889)

Carlos Higginson

En la página 828 publicamos otro retrato: el de don Carlos B. Higginson, estimable caballero bien conocido en los círculos sociales de la capital, muerto de resultas de las graves lesiones que recibió en las carreras del 25 del presente (diciembre), de las cuales ya nos hemos ocupado.

El señor Higginson, cuyo prematuro fallecimiento, ha sido doblemente sensible, así por las circunstancias que lo originaron, como por haber dejado sin apoyo á su digna esposa y á sus i tiernos niños, nació en el Callao en 1853, y fué hijo del honorable y respetado comerciante don Enrique Higginson.

Don Carlos, se dedicó al comercio y como la generalidad de los buenos peruanos, prestó su contingente, cuando la patria se vió amenazada, concurriendo á la batalla de Miraflores. 

Pedro Mc Kann

Don Pedro Mc Kann

Hemos dicho que el teniente Bleakeley era hijo de irlandés, i ahora entra de turno en la facción de los muertos el hijo de un escocés, el subteniente del Lautaro don Pedro Mc Kann, nacido en 1855 en la hacienda de San Pedro de Quillota, que por esto diéronle el nombre de pila que llevó. Su padre, llamado Miguel Mc. Kann, era carpintero de profesión i cuando hubo enseñado su oficio a su hijo, marchóse con sus herramientas al otro mundo, sin que sepamos decir, por velar un misterio de alcoba, si fue al antiguo o al eterno.

Comenzó el subteniente Mc Kann su breve carrera en la milicia, como soldado de la brigada cívica de Limache, i cuando en los primeros meses de la guerra, aquella tropa pasó a formar voluntariamente parte del Lautaro, incorporóse Mc Kann con su jineta en la 3.a compañía, que a la sazón mandaba el capitán don Juan B. Cortés. a quien debemos estos rasgos.

jueves, 18 de abril de 2019

J.A. Torres Paz


José Andrés Torres Paz

José Andrés Torres Paz, "niño legendario que había paseado la bandera de su claustro por entre el humo de San Francisco,y de Tarapacá, de Tacna y de Arica"(1) vio la luz en esa privilegiada región del norte del Perú que fué cuna de Elías Aguirre, de Diego Ferré, de Fanning y de tantos otros buenos patriotas.

Torres Paz nació más ó ménos en 1857. Cursaba jurisprudencia en 1879, cuando la declaratoria de guerra y obedeciendo á los dictados de su ardiente patriotismo, abandonó los claustros de la Universidad para ir á tomar parte activa en la gran campaña.

Torres Paz brilló en los campos de batalla, como había brillado en los bancos del colegio y en la prensa, de la que comenzaba á ser valeroso é inteligente soldado.

Francisco Wormald

Don Francisco Wormald

I.
No ha sido mayor la fortuna de nuestra cansada, aunque talvez causadora investigación, respecto del joven subteniente del batallón Talca, don Francisco Wormald, nieto del negociante inglés don Jorje Wormald, natural de Londres i socio de la antigua casa comercial de Price i C.°, tan antigua en Chile como en Inglaterra. Mr. Wormald habíase radicado en Santiago desde la época de la independencia.

II.
Nacido en Santiago en 1860, educado bajo el cuidado de su padre, el conocido doctor don Rafael Wormald, i de la señora Natalia Martínez, arrojó el joven Wormald sus libros, como tantos niños de su edad, para ir a pagar en lejana tierra la parte de tributo que a él le cupo en la grandiosa ofrenda de la juventud fugaz como la luz i la batalla.

martes, 16 de abril de 2019

Enrique Barrón

Enrique L. Barrón.

Natural de esta ciudad, por su esfuerzo propio había alcanzado en el comercio una posición verdaderamente envidiable, viéndose dueño á los 44 años de una fortuna y jefe de un hogar digno de todo respeto.

Desde el comienzo de la guerra, puso al servicio de su patria todo el contingente de su patriotismo y generosidad, contribuyendo con crecidas sumas de dinero para el sostenimiento de los ingentes gastos de la campaña. 

Organizada la Reserva, Barrón, como todos los buenos ciudadanos, corrió á alistarse en sus filas y vistió el humilde uniforme de soldado, con el cual sucumbió gloriosamente en el reducto número 1.

************************
Texto e imagen tomados de "El Perú Ilustrado" núm 88, Lima, 12 de enero de 1889.

Saludos
Jonatan Saona

Juan Gillman

Don Juan Gillman

El subteniente don Juan Gillman, que rindió también la vida bajo la bandera de los Navales en la batalla de Tacna, era mucho más joven que su recientemente nombrado camarada. Nacido en el mismo año que Jullián, que Ewer i otros adolescentes porteños, cumplió sus dieziocho años en las filas, i en edad, como el paje de Francisca de Rimini, no pasó más adelante...

Una bala que le atravesó las sienes "le hizo caer de bruces, —dice uno de sus compañeros que lo vió morir;— ajitó convulsivamente la mano derecha (la mano de la espada) i en seguida espiró."

El joven Gillman había sido dependiente de la casa de Brownell i C.° de Valparaíso, i este escaso dato, junto con su meritorio fin, es toda la noticia que de él hemos obtenido.

lunes, 15 de abril de 2019

Felipe Valle Riestra

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 01 de diciembre de 1888)

Felipe Valle-Riestra.

Nació el 23 de Agosto de 1858 en el seno de una de las mas distinguidas familias de esta capital.

De inteligencia clara, brilló desde muy joven no solo en las aulas sino también en la prensa, siendo dignos de especial nota los artículos patrióticos que insertó en ‘‘La Opinión Nacional” en 1880.

En 1865 acompañó á Europa á su señor padre, D. Domingo Valle-Riestra, nombrado Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario en Madrid, y fué matriculado en el Colegio de Santa María de París, del cual pasó al que los PP. Jesuitas rejentaban en Burdeos.

Santiago Bleakeley

Don Santiago Roberto Bleakeley (o Bleakley)

De los militares de roja sangre sajona que formaron parte de la lejión extranjera que personalmente o por estirpes representaron durante la guerra la alianza de la hospitalidad i de la gloria bajo una sola i querida bandera, un afán perseverante i antiguo, no siempre coronado de éxito, ha consentido en agrupar apenas nombres, fechas i sacrificios. Vamos, en consecuencia, a recordar el nombre de esos servidores de la república i a inscribirlos sobre sus prematuros sepulcros.

El teniente del batallón Naval, don Santiago Roberto Bleakeley, herido mortalmente en Miraflores el 15 de enero i muerto en el hospital de Guadalupe el 9 de febrero de 1881, fué hijo del cirujano de la armada nacional, don Roberto Bleakeley, natural de Irlanda, i de la señora Anjela Dunne.

domingo, 14 de abril de 2019

Ladislao Espinar

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 29 de diciembre de 1888) 

Ladislao Espinar
Apuntes para su biografía.

Entre la pléyade de peruanos que inmortalizaron su nombre en la guerra con que Chile nos sorprendiera, la figura de Ladislao Espinar descuella radiante de gloria al igual de las de Grau, Bolognesi, Prado, etc.....

Grau en el «Huáscar;» Bolognesi en Arica; Prado en Huamachuco, ganaron la inmortalidad y sellaron sus nombres con caracteres indelebles en las pájinas brillantes de la historia...

Del mismo modo, Espinar en «San Francisco,» cayendo al pié de los cañones que su valor había arrancado al enemigo, nos legó una de las más puras glorias que llenan nuestro pecho de orgullo y esperanza....

Ricardo Walker M.

Don Ricardo Walker Martínez

I.
Hemos ya recordado entre los infantes a los Délano, a los Heaton, a los Henry, i entre los jinetes a Cox, a Carson, a Luco Lynch, a Carlos Souper, i hoi toca su turno a Ricardo Walker Martínez, que sin pertenecer a cuerpo determinado, fue uno de los más incansables jinetes de las tres campañas del Perú, en calidad de ayudante de campo i oficial de Estado Mayor.

II.
Había nacido este enérjico i brillante soldado en Vallenar por el año 1845, siendo su padre el industrial i opulento caballero inglés don Roberto Walker, natural de Whitely, en el norte de Inglaterra. Su madre fué la bella señora doña Custodia Martínez, rival en gracia i en donaire de dos hermanas, que se hicieron a la par esposas de otros Walker. Como las tres gracias de la antigüedad, las tres señoritas Martínez, del Huasco, orlaron la ruda frente de Albión con guirnaldas de llores cojidas en su ameno río.

viernes, 12 de abril de 2019

Ricardo Rossel

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 01 de diciembre de 1888)

Don Ricardo Rossel

El año de 1825 vino al Perú M. Eugenio Rossel, francés de nacionalidad, ilustrado y de buena familia; hombre honorable y laborioso, que estableció la primera casa de comercio francesa de importación en Lima. Visitando las iglesias en los días de Semana Santa, oyó en los oficios del convento de la Trinidad, la voz de una joven que cantaba admirablemente; averiguó por ella y supo que se llamaba. doña Carmen Sirot, que estaba asilada en el convento, desde los disturbios de la guerra de independencia; la conoció, la amó, y seis meses después obtuvo su mano.

De ese matrimonio nació.en 12 de Mayo de 1841, nuestro amigo Ricardo Rossel, que heredó de sus padres, como sus demás hermanos, admirables disposiciones artísticas. No hay ningún miembro de su familia que no haya sabido cantar y tocar algún instrumento; y que no haya tenido fanatismo por las artes.

Reinaldo Boltz

Don Reinaldo Boltz
Teniente de Artillería 

I.
Los que residen en la ciudad de Valparaíso o visitan en la estación veraniega sus amenas aceras, ríos humanos que como el océano tienen mareas, no habrán olvidado probablemente el rostro de un joven del más puro tipo alemán, que a través de las vidrieras del elegante almacén de música i de arte llamado de Kirsinger, por su fundador, sonreía bondadosamente a su clientela, en el desempeño de un puesto en que la sonrisa es venta i la galanura plata.

I bien, tras aquella mirada dulce i pacífica, que iluminaba un rostro tranquilo i sin líneas acentuadas, ocultábase un espíritu guerrero, ardiente i jeneroso, más semejante al que se necesita en las tiendas de lona de los campamentos que al que es necesario gastar en las tiendas de cristal de nuestras populosas ciudades.

martes, 9 de abril de 2019

Mariacha


Poema sobre una rabona

En  el semanario ilustrado "El Perú Ilustrado" publicado en Lima el 17 de noviembre de 1888, encontramos una composición escrita por Elías Alzamora, sobre la historia de una rabona conocida como Mariacha.

Este poema está dedicado a Abelardo Gamarra "El Tunante". Trata sobre la historia de María, una muchacha que vive en la sierra junto a su abuelo, que se enamora de un campesino y que al estallar la guerra se convierte en una rabona.

Acompañamos el texto con una imagen de una rabona y un soldado peruano, obra del artista Hugo Alegre.


"Mariacha
(A Abelardo M. Gamarra.) 

Augusto Nordenflycht

Don Augusto Nordenflycht
Capitán Ayudante del Rejimiento Aconcagua

I.
Fué Augusto Nordenflycht el oficial demayor graduación i de mayor edad en el ejército expedicionario del Perú entre los nobles voluntarios que encarnaron el innato espíritu de las estirpes jermánicas i afianzaron con su espada o su yatagán la alianza ya antigua de los dos pueblos, junto con el heroico Otto von Moltke.

Era nieto el primero de aquel barón de Nordenflycht, sabio i metalurjista que el rei de España sacó, a fines del último siglo, de las minas i de las universidades de Sajonia para propagar en esta parte de América los progresos de la ciencia.

Casado aquel personaje en Lima con una chilena (la señora María Juana Cortés), naciéronle dos hijos: Pedro, que fué fusilado por los españoles en el Alto Perú, i Dionisio, que vivió i murió en Chile como hacendado de la Palma i Purutún en el valle de Quillota.

jueves, 4 de abril de 2019

Guillermo Romero

Julián Guillermo Romero Carreño

Nació en Lima en 1861, hijo de don Gregorio Romero y doña Matilde Carreño.

El 26 de noviembre de 1898 se casó con la señorita Domitila Aramburú Sarrio.

Guillermo Romero se destacó como jurista y docente de Derecho en la Universidad de San Marcos, falleció en diciembre de 1925.

"El Comercio" publicó al día siguiente de su muerte: "Concluida su instrucción media, que casi en su totalidad hizo en Roma, ingresó a la Universidad de Lima en 1877 y se recibió de abogado ante la Corte Superior de Lima después de haber concluido todos los años de estudio en las facultades de Letras, Jurisprudencia y Ciencias Políticas y Administrativas.

miércoles, 3 de abril de 2019

Luis Wargny

Don Luis Wargny
Abanderado del Rejimiento Valparaíso

II.

Fue el más joven i no por esto el menos interesante de aquellas familias, o, como es más propio decir, de aquellos almácigos de varoniles existencias, que constituirían una especie de resurrección de la vieja edad homérica de la república, un niño de orijen flamenco cuyo punto de partida en la existencia se toca casi con el de su fin prematuro i glorioso.

En consecuencia, como una preferencia debida a los albores del denuedo, vamos sencillamente a contarla.

Después del niño sublime que se llamó Juan Jullián, hubo otro niño heroico en cuyo pecho la llama de la vida extinguióse junto con nacer, al pie del altar del patriotismo.

lunes, 1 de abril de 2019

Teodoro del Valle


(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 10 de noviembre de 1888)

Deber de estricta justicia es el que llenamos hoy, cediendo la primera página de nuestro presente número para exhibir en ella el retrato del que fué ilustrado orador y venerable sacerdote, Ilustrísimo y Reverendísimo doctor don Manuel Teodoro del Valle.

En la vida de esta eminencia del clero peruano ha habido rasgos de alta valía, i que han agregado á los méritos del eclesiástico digno de sus sagradas insignias, los del ciudadano que supo valorizar y cumplir los deberes que impone el patriotismo. Por eso, pues, repetimos que al agregar este retrato á la galería que estamos formando, tenemos la satisfacción de dejar cumplido nuestro programa.

El Ilustrísimo y Reverindísimo Doctor Don Manuel Teodoro del Valle.

Carlos Bon

Don Carlos Filiberto Bon
Subteniente

Cuando en lo más serio del asalto del Morro Solar en la madrugada del 13 de enero de 1881, la bandera del 4.° Tejimiento de línea (que marchaba a la vanguardia) iba amortajando uno en pos de otro los cadáveres de sus valientes conductores, llamó su bizarro comandante don Luis Solo Saldívar a un joven subteniente que a su lado estaba i le ordenó levantase del polvo el sagrado trapo.

Hízolo sin vacilar el mancebo, i apenas había dado unos cuantos pasos, un tiro de metralla arrollólo en el suelo como a sus predecesores.

Llamábase aquel valeroso pero infortunado oficial Carlos Filiberto Bon, probablemente hijo de extranjero i natural de Valparaíso, a cuyos hospitales de sangre vino a morir antes de cumplir 19 años, i esto es todo lo que se ha lograrlo descubrir de su corta existencia. Hai en la guerra juventudes que se asemejan a la luz de la pólvora: un lampo.... i nada más.
GDP1879 Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...