jueves, 21 de mayo de 2020

Combate de Iquique


El Combate de Iquique según Le Monde Illustré
Compartimos la traducción del relato del combate de Iquique, publicada en la revista francesa "Le Monde Illustré".

"Combate de Iquique
El 21 de mayo último, la corbeta chilena Esmeralda y la Covadonga se encontraban en la rada de Iquique para bloquear este puerto.

El acorazado chileno Almirante-Cochrane, que había estado allí unos días antes, se había ido en misión de servicios; la escuadra peruana se dio cuenta de esta circunstancia, e inmediatamente los dos barcos más fuertes en Perú, los acorazados Independencia y Huáscar, se dirigieron a Iquique, donde sorprendieron a los buques chilenos.

Un enfrentamiento tuvo lugar, a su llegada, entre estas cuatro naves. Las fuerzas de ambos grupos fueron las siguientes:

Del lado chileno:
La Esmeralda, una corbeta de madera, construida en Inglaterra en 1854, con una fuerza de propulsión de 200 caballos, un ejército de 12 cañones de 68, montado por una tripulación de 180 hombres y comandado por el joven oficial nacido en Chile, el Sr. Manuel Thompson.
La Covadonga, un pequeño transporte de calibre 412 toneladas, tomado por la corbeta Esmeralda a los españoles en la guerra de 1865, con una fuerza de propulsión de 80 caballos de fuerza y ​​armados de 2 cañones de 150.

Del lado peruano:
La Independencia, una fragata acorazada, con un blindaje de 4 1/2 pulgadas, construida en Londres en 1865, en los arsenales del Sr. Samuda, corriendo 13 nudos por hora con una fuerza de propulsión de 550 caballos de fuerza, mide 2,100 toneladas y armado de 22 cañones Armstrong, incluidos 2 de 300, 12 de 70, 4 de 32 y 4 de 9. Estaba comandado por el oficial de nacionalidad, norteamericano, Sr. Juan M. Moore. dividido en tres compartimentos estancos, y sus calderas  se cambiaron hace un mes. Tiene un espolón de 12 pies de largo.

El Huáscar, monitor blindado, que llevaba una torre blindada; está protegido con tablones de hierro de 1/2 pulgada de grosor de 4 pulgadas, aplicado a una carcasa de madera de teca de 10 pulgadas. La torre es giratoria, compuesta de tablones de hierro de 5 pulgadas y 1/2 de grosor, recubierto de planchas de madera de teca  de 14 pulgadas. Su fuerza de propulsión es de 300 caballos. Corre de 10 a 11 nudos por hora, mide 1,130 toneladas y está armado de 2 cañones Armstrong de 300 en la torre, de 2 cañones de 40 sobre el puente, y de 1 pequeño cañón de 12 en la parte posterior. Para la pelea, deja caer su tablaje y no se presenta a los cañones enemigos una altura de 6 pies, la torre solamente queda visible expuesto a los fuegos del adversario. Fue construida en Liverpool en los arsenales de los hermanos Laird, en 1865. Su caldera fue cambiada en 1877. Tiene un espolón como la Independencia

Es fácil ver que los pequeños barcos de madera de Chile no pudieron soportar el impacto de los dos grandes acorazados peruanos. Resolvieron, sin embargo, no rendirse y vender cara sus vidas.

El combate comenzó a las 8 de la mañana, el 21 de mayo. El Huáscar abrió fuego contra la Esmeralda, mientras que la Independencia se midió con la Covadonga. El enfrentamiento entre las dos primeras naves duró 3 horas y 45 minutos, a distancia de pistola. El Huáscar espoloneó al barco chileno tres veces: popa, medio y hacia adelante. ¡Dos minutos después del último choque, la Esmeralda se hundió, soltando su último tiro, con su bandera clavada en el mástil principal y a los gritos de Viva Chile! hecho por la tripulación chilena.

Su comandante, el heroico Prat, y otros cinco, abordaron el Huáscar, armados con hachas de abordaje. Este valiente capitán fue asesinado de un golpe en la cabeza, al igual que García, un oficial de Esmeralda.

Las dos naves estaban tan juntas que podían usarse rifles e incluso granadas de mano.

Mientras tanto, el comandante de la Covadonga, mediante una hábil maniobra, atrajo a los bajos fondos a la fragata Independencia, que quedó varada allí, hundida en el agua, luego de pedir ayuda al barco chileno, que, maltratado durante la batalla, tuvo que huir delante del Huáscar, que se acercaba y rescató a la tripulación de la independencia.

El Huáscar, incapaz de mantener la posición, debido a la proximidad probable de los acorazados de Chile, Blanco-Encalada y Almirante-Cochrane, se retiró de Iquique para refugiarse en el Callao.

Los oficiales de la fragata inglesa Turquoise, estacionados en Iquique, y testigos del enfrentamiento, sostienen que este combate es una acción brillante que alcanza los límites más altos del heroísmo." 

****************
Texto original en francés tomado de "Le Monde Illustré", 26 de julio de 1879.

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...