jueves, 22 de agosto de 2019

Juan P. Ayllón

Teniente Coronel Juan P. Ayllón.
(Colaboración.)

El Teniente Coronel, D. Juan Pa­blo Ayllón, nació en Lima y fué educado en el Convictorio de San Cárlos, de allí pasó al Colegio Mili­tar en la condición de cadete profe­sor, regentó varias clases y se de­dicó con empeño al arma de Arti­llería, donde prestó importantes servicios hasta conquistarse entre los de su arma, un nombre respe­tado. Su carrera la hizo grado por grado, hasta ser Jefe del Regimiento de Artillería. Su foja de servi­cios está certificada por Jefes que como el inmortal  Bolognesi, lo tenían siempre á su lado, siendo Jefe de las Baterías del Norte en Arica, hasta el memorable 7 de Junio de 1880, donde fué hecho prisionero y conducido á Chile, después de ha­ber defendido hasta el último mo­mento el honor  nacional, y haber contribuido con su voto, en la reu­nión de Jefes que hizo Bolognesi, á que la plaza resistiera hasta quemar el último cartucho, como se hizo con asombro del mundo entero.

Ernesto Riquelme

Don Ernesto Riquelme
Guardia-Marina de la “Esmeralda"

I.
La memoria del jeneroso mancebo que llevando sobre el hombro, frájil todavía, los entorchados del guardia-marina de nuestra escuadra, se hundió con su nave entonando himnos de victoria para su patria, en día de imperecedero recuerdo, no puede separarse de la de sus dos sublimes compañeros que le precedieron en el sublime holocausto.

Por esto su recuerdo se asimila en uno solo en esta pájina de póstuma glorificación, i por esto, puede decirse que en la muerte inusitada i grande del joven guardia-marina Ernesto Riquelme, perdióla República una alma pura i una de esas existencias que para todos son queridas porque son el símbolo de todo bien.

II.

martes, 20 de agosto de 2019

Vencedor de Tarapacá

Periódico alemán confirma que el Kaiser llamó "Vencedor de Tarapacá" a Cáceres

Esta noticia, publicada en el diario "Leipziger Illustrierte Zeitung" n° 3548, de fecha 29 de junio de 1911, informa que el general peruano Andrés Cáceres ha sido nombrado como embajador del Perú en Alemania. 

También se confirma lo que Cáceres mencionaría en una entrevista en 1921 para el diario "La Crónica", que el Kaiser alemán lo llamó "Vencedor de Tarapacá" al saludarlo en su primera reunión.

Es así que la fama del militar peruano había traspasado fronteras y llegado hasta Europa.

Trascribo la noticia, en su traducción al castellano:

Máximo Tafur

Máximo Tafur 

Nació el 29 de Mayo de 1849, hijo lejítimo del Coronel Manuel Tafur y de la señora Dominga Ovalle. 

Principió la carrera de las armas el 28 de Setiembre de 1865 de Guardia Marina de la Armada Racional; alférez de fragata, 30 de Marzo del 68; teniente segundo graduado, 7 de Febrero del 72. Sirvió en los buques "Amazonas", "Chalaco", "Huás­car" "Victoria", "Independencia” . 

Fué nombrado al Departamento flu­vial de Loreto, concurrió al comba­te del 2 de Mayo de 66 en el Monitor "Victoria". 

Fué Sub-prefecto de la provincia de Jauja en 1878, formó el primer batallón "Jauja" que fué refundi­do en el batallón del mismo nom­bre comandado por el señor San Martin, fué nombrado Sub-prefecto de Tarma en 79, formó el segundo batallón "Jauja” en el mismo año, el cual fué refundido en distintos cuerpos á principios del 80, en el mismo año fué nombrado Sub-pre­fecto del Cerro de Pasco, fué Jefe de “Estado Mayor de las fuerzas del Coronel Aduvire, cuando se retiraron al Norte. 

Ignacio Serrano

Don Ignacio Serrano
Teniente 1° de la corbeta "Esmeralda"

I.
No alcanzarán jamás los ecos de la prensa a encomiar lo suficiente los vivos, ni la historia legará a la posteridad lauros ni aplausos sobrados para el capitán ilustre que en la flor de sus años perdió Chile, al pié de la torre del monitor Huáscar, en las aguas de Iquique.

Pero al lado del bravo de los bravos e imitando su sublime ejemplo encontraron el temprano fin de sus días, entre ciento i treinta heroicos chilenos, dos jóvenes dignos de acompañar a su jefe en su inmolación mil veces gloriosa.

En medio de innumerables héroes desconocidos, de esos para quienes la gloria es casi siempre anónima i por tanto más alta i meritoria, descuellan hasta hoi el teniente 1.° Ignacio Serrano i el guardia-marina Ernesto Riquelme, ambos hijos de la provincia de Santiago, como Prat; ambos alumnos del Instituto Nacional, también como Prat.

sábado, 17 de agosto de 2019

Belisario Cáceres

Capitán de artillería Belisario Cáceres y Osma.

Ha llegado el turno para hablar del distinguido jóven cuyos antecedentes le apartaban tanto de la vida de cuartel como de la muerte trágica que le supo en manos de los chilenos.

Belisario Cáceres fué hijo de una de las mujeres más hermosas que tuvo la ciudad del Cuzco, Juana Osma, casada con un caballero Mariano Cáceres natural de Bolivia.

Belisario vió la primera luz en el Cuzco hacía el año 1857, y su niñez tuvo los mimos de los hijos predilectos, pero pronto le faltó la biénechora sombra paterna apareciéndo otra sombra siniestra en el hogar comenzando un cúmulo de desgracias.

Belisario fué reflexivo y cabiloso desde pequeño. Su educación primaria la hizo en el Colegio de la "Unión" pero luego quiso dedicarse al trabajo y fué la casa comercial del señor don José Turner donde ingresó como dependiente vendedor del almacén de ventas por menor.

Jorge Cotton

Don Jorje Cotton Williams
Teniente del Rejimiento 2° de línea.

I.
Quién era Jorje Cotton Williams? ¿Quién ha oído hablar siquiera de él? ¿En qué memoria ha quedado retenido su nombre? en cuál corazón su recuerdo? en qué boletín sus hechos?

¿Fué soldado?

¿Salió a campaña por su patria? ¿Ofrecióle ántes la vida? ¿Cumplió su voto en medio de carnicero encuentro?

¿De dónde había venido a Chile i qué significaba en las listas que se pasaban cada día al pié del asta de bandera en el campamento su nombre tres veces extranjero?

Hé aquí lo que se habrá ocurrido a muchos al leer el nombre de Jorje Cotton Williams, al frente de este póstumo rasgo biográfico, humilde tributo de la gratitud de la posteridad a su humilde i ya casi olvidada memoria.

jueves, 15 de agosto de 2019

Néstor Bermúdez

Sargento Mayor Néstor Bermudez.

Este jefe nació en la ciudad de Tarma el 20 de Marzo de 1858, sien­do sus padres legítimos la señora Sebastiana Aveitua de Bermudez y el Coronel D. Bernardo Bermudez.

Desde sus primeros años manifestó sobresalientes dotes de inteligencia y voluntad; y así después de completar sus estudios de instrucción preparatoria con singular éxito, ingresó en 1870 á la Facultad de Jurisprudencia, confirmando en los claustros de San Carlos, esa reputación de talento con  que se presentó en ellos antes de cumplir sus diez y ocho años.

La guerra lo sorprendió preparando sus trabajos para recibirse de Bachiller en Jurisprudencia.  El joven de brillante porvenir, sus­pendió entonces sus estudios, y dando pábulo á los impulsos de su noble corazón, ingresó al ejército de la defensa nacional en Mayo de 1880, sentando plaza de Capitán en el batallón Tarma organizado en su ciudad natal.

Federico Stuven


Don Federico Stuven
Mecánico i Teniente Coronel

I.
Hace no menos de medio siglo vino de Hamburgo, su patria, a Valparaíso, su escuela, un joven de buen ánimo i mejor talante, en calidad de humilde dependiente de comercio, como los que todavía llegan a las "casas fuertes" de esa plaza mercantil: i en corto tiempo alcanzó por su honradez i por su industria, alto puesto de riqueza i de respeto. Cuando el benemérito don Juan Stuven, que es la persona a que hacemos referencia, tuvo en el vecino puerto la posición de gran capitalista, fué, durante muchos años, no sólo administrador gratuito sinó protector jeneroso del hospital de Valparaíso: i aunque su fortuna se menoscabó considerablemente por actos de hidalguía i de condescendencia, raros en la prosa del comercio, el hospital no padeció decadencia, sinó, al contrario, mantúvose en brillante pié hasta el último día de su filantrópico réjimen.

martes, 13 de agosto de 2019

Justo Arias

Crl. D. José Justo Arias de Aragüez.

Este notable Jefe nació en Tacna, hijo legítimo del Coronel D. José Remigio de Arias, prócer de la Independencia, y de la señora doña Francisca de Paula Aragüez, hija de una de las más notables familias del Cuzco.  En Tacna recibió esmerada educación en el Instituto, que regenteaba el Dr. D. Sebastián Sore, ilustrado y dignísimo sacerdote español, quien, años después, falleció de Cura propio de la Doctrina de Tacna.  Esta ciudad le debe al Dr. Sore imperecederos recuerdos de gratitud por  sus importantes esfuerzos para educar  la juventud de Tacna; y como fundador de su Hospital único que aún subsiste allí. 

Derrotado nuestro ejército en la desastrosa batalla de Ingavi; inva­dida Tacna por las tropas victoriosas del General Ballivian, la juven­tud de Tacna se vió perseguida y obligada á emigrar á los valles libres de las tropas  invasoras.  En el valle de Locumba el entonces Coronel Manuel de Mendiburu organizaba algunas fuerzas: varios jóvenes tacneños, entre ellos D. José Justo Arias y su hermano D. Julián, el mismo que en  Enero de 1881 falleció heroicamente en los campos de Miraflores, se le  unieron, y se les dió de alta en el batallón Legión Peruana, después á órdenes del Co­ronel Salgado.

Diego Argomedo

Don Diego Aurelio Argomedo
Ayudante de Artillería

I.
Entre la sangre jenerosa vertida por balas peruanas en la empinada colina de Dolores, no fué ciertamente la menos noble la del valiente i pundonoroso oficial, cuyo nombre léese al frente de esta pájina.

Por lo mismo, deber es del patriotismo, consagrar unas pocas palabras a su digna memoria.

II.
Diego Aurelio Argomedo nació en San Fernando en diciembre de 1842. Ha muerto por consiguiente, a la temprana edad de 37 años, en el primor de la vida i con la misma cuenta exacta de años que su valiente jefe en aquel día, el mayor Salvo.

Argomedo llevaba el nombre de su abuelo, el doctor don Diego Argomedo, hermano del ilustre prócer i tribuno de la independencia, don José Gregorio Argomedo, procurador de ciudad de Santiago en 1810. Fué su madre la señora Isidora Mardones, que falleció dejando tres tiernos hijos en la cuna.

Eduardo L. de Romaña

Eduardo López de Romaña

"El hombre que defendió el valle de Tambo

Eduardo López de Romaña y la defensa del valle de Tambo en la guerra con Chile

Eduardo López de Romaña y Alvizuri (1847-1912) fue presidente de la República, ingeniero de profesión. Nació en Arequipa el 19 de marzo de 1847, en el seno de una antigua y prominente familia. Sus padres fueron Juan Manuel López de Romaña y Josefina Alvizuri Bustamante, quienes fueron los primeros de la familia en adquirir la hacienda Chucarapi.

Siguió la carrera de ciencias aplicadas en el King’s College de Londres, donde obtuvo el grado de bachiller (1868). Al recibirse de ingeniero civil se especializó en diseño y tendido de puentes metálicos para el paso de vías férreas y realizó prácticas profesionales con Lee Smith.

domingo, 11 de agosto de 2019

Adolfo King

Capitán Adolfo M. King

Algunos de los datos que van en seguida, debemos á la inteligente señora María Vidal, viuda del malogrado capitán King, con quien se enlazó el 30 de Diciembre de 1871.

Adolfo Martín King, nació el 30 de Enero de 1842: fué hijo legítimo de don Carlos King y de doña Tomasa Suane. Sus primeros estudios los hizo en el Colegio Nacional dirijido por don Roque Unzueta, y después pasó al colegio particular dirigido por don Jacobo López Castilla, distinguiéndose por su conducta y aprovechamiento. Terminada su educación se dedicó al Comercio.

En el año de 1866 sirvió por primera vez á su Patria, habiendo servido en la Guardia Nacional antes de salir á Chile al mando del Comandante Grau, y libró combate en Abtao adonde fué premiado con una medalla. Sirvió en la Guardia Nacional de Pardo, y últimamente, lo ocupó su patria y fué llamado á Arica donde con gente voluntaria de la Aduana y playa del Callao, salió en nuestra malograda Escuadra, y se puso á las ordenes del Contra-almirante Montero.

José Ignacio Silva

Don José Ignacio Silva
Capitán del 2° de línea

III.
El capitán del rejimiento que ha merecido justamente entre nosotros desde el primer año de la guerra el titulo de inmortal, don José Ignacio Silva, era natural de Santiago, i al ser entregado (hace ya de esto tres años) por el anheloso amor de sus deudos al marmóreo claustro que sirve de punto de cita a todos los dolores inmortales, se ha ejecutado sólo una tierna devolución del préstamo de la vida: —el guerrero muerto ha regresado a su hogar encima del broquel.

Sigámosle un instante en su rápida carrera.

IV.
Había nacido este valiente mozo después de Loncomilla. i al sucumbir en Tarapacá al frente de su compañía, con un rifle en la mano, no había cumplido todavía veintiocho años. Su padre era el apreciable comerciante don Bernardino Silva. Era su tío el respetable miembro de la Corte de Apelaciones de Santiago don Raimundo Silva, que en su carrera de soldado le sirviera, por su mayor valimiento, de verdadero padre.

sábado, 10 de agosto de 2019

Francisco Perla

Sargento Mayor Francisco Perla
(Colaboración)

He aquí otra de las víctimas de la guerra nacional: he aquí otro de los jóvenes que generosamente ofrecieron su vida por el amor pátrio.

Francisco Perla, nació en Lima el 4 de Octubre de 1844 recibiendo esmerada educación en el acreditado colegio del Sr. Dr. D. Lorenzo García; continuó sus estudios en el «Instituto de Lima» hasta el año 58 y en seguida ingresó á la Escuela Militar.

Demás es decir que fué un alumno irreprensible; que cumplió intachablemente con sus deberes, y que por lo mismo se captó el aprecio de sus superiores.

Estuvo en diferentes cuerpos del ejército; hizo la campaña del Ecuador; asistió como teniente efectivo al combate del 2 de Mayo, siendo ascendido posteriormente á capitán.

Baldomero Dublé Almeida

Don Baldomero Dublé Almeida
Teniente Coronel de Injenieros

I
La vida de ciertos hombres queda escrita por ellos mismos, de tal manera que su propia labor no deja campo ni ocasión para la labor ajena. Hijos de sí mismos, todo lo han debido a su propia enerjía, i cuando ésta desaparece, agotada la savia de la vida, o tronchado el ramaje por el peso de los años, o por súbito rayo, ellos mismos se han encargado de dejar delineada la clara i duradera estela de su memoria, de sus hechos i de sus servicios.

II.
De esa clase de hombres fué el distinguido jefe i ciudadano que, escapado de mil azares, perdió por un fatal acaso el país i el ejército en la persona del teniente coronel don Baldóme b Dublé Almeida.

Era este brillante oficial, un gran trabajador, un hombre de fierro en la tarea i en el lápiz.

miércoles, 7 de agosto de 2019

Mariano Bustamante

Coronel Mariano E. Bustamante.

Mariano E. Bustamante, hijo de la ciudad de Arequipa, donde nació el 5 de Agosto de 1830, abrazó la carrera militar desde niño, é hizo la campaña constitucional de los años 43 y 44 con el Gran Mariscal Castilla, cuando el joven Bustamante era aún un niño, pues contaba solo 13 años de edad. Cúpole la suerte de formarse bajo la égida de una severa disciplina y en la campaña emprendida contra Bolivia el año 1853 dió muestras de un arrojo y serenidad notables, obteniendo ascensos repetidos del General Pezet, conocedor de los lances de la campaña.

Asistió á la batalla de la Palma á ordenes del General Echenique, y sentó plaza como militar entendido, pundonoroso y fiel á la causa que servía. Con esa constancia prosiguió su carrera haciendo la campaña restauradora, á consecuencia de toma de las islas de Chincha, peleando el 2 de Mayo de 1866, en el cañón del pueblo, cuyo jefe fué don Raymundo Cárcamo.

Tomás Yávar

Don Tomás Yávar
Comandante de Granaderos a Caballo

I.
Cupo al teniente coronel de caballería don Tomás Vivar la envidiada suerte i el honor insigne de caer en el campo de batalla cargando al frente de su rejimiento al ejército peruano que defendía a Lima, decidiendo así con los cascos de sus caballos i el filo de sus sables la victoria campal de Chorrillos en la extrema izquierda del ala enemiga.

Muerte tan hermosa es digna de especial recuerdo en estas hojas que son otros tantos episodios de gloriosos muertos; i si bien carecemos casi por completo de noticias particulares sobre la vida i carrera del jefe cuyo nombre se lee al frente de esta pájina, su gloria encontrará sobrada comprobación en su jeneroso sacrificio.

II.

martes, 6 de agosto de 2019

Juan B. Zubiaga

Juan Bautista Zubiaga

Los restos mortales de los dos valientes jefes cuzqueños Suárez y Zubiaga han venido en un mismo ataúd, signado con el número 17.

El número 140 de nuestro semanario registró el retrato y biografía del Coronel Suárez, y á él remitimos á nuestros abonados. Pasaremos á ocuparnos del segundo de los jefes.

Juan Bautista Zubiaga nació en el Cuzco, el año de 1830.

Su padre fué hermano de la señora Francisca Zubiaga de Gamarra. A los 15 años de edad ingresó al cuartel, en calidad de soldado distinguido, y pronto llegó á ceñir la espada de oficial, alcanzando las preferencias del General Castilla, y el cariño de sus jefes. Zubiaga sirvió en el memorable batallón "Zepita" como segundo del General Cáceres, y al frente de su disciplinada tropa lo encontró, siempre valeroso y fuerte, la bala que le quitó la existencia en la batalla de Tarapacá.

Bartolomé Vivar

Don Bartolomé Vivar
Segundo Jefe del Rejimiento 2° de línea

II.
El teniente coronel don Bartolomé Vivar, segundo jefe del ya lejendario 2° de línea, devuelto recientemente al seno de la tierra en que naciera, figuró señaladamente en aquella falanje de bravos, i fué uno de aquellos denodados chilenos que, encerrado dentro de un abismo por una fatal imprevisión, sucumbieron en número de muchos centenares antes que retroceder un solo paso en la línea del honor, antes que dejarse arrebatar vivos el pendón sagrado de la patria, sudario de los muertos heroicos. El soldado chileno cuando ataca aseméjase en su vuelo al águila; pero en la retirada truécase en poste inamovible, i respecto de su bandera no la suelta sinó cuando, envuelto en ella, amortaja su cadáver con sus pliegues.

lunes, 5 de agosto de 2019

Luis Cruz Martínez

Luis Cruz Martínez

"A poco andar, don Luis Cruz M. vestía el honroso uniforme, y el Capitán Blanlot Holley tenía en el Cabo Cruz, un auxiliar poderoso, porque aquel niño sabía de todo, para todo era apto, para todo bueno.

Sus libros favoritos eran la ordenanza y la táctica que jamás abandonaba. Y con ansias leía todo cuanto la historia de la campaña, con Chile, se relacionaba.

El Capitán Merino y quien hace esta narración, lo distinguíamos especialmente.

Un buen día quiso retratarse. En el batallón vivía un bohemio, que era fotógrafo, un señor Ovalle. Él fue el que tomó el retrato que hemos publicado, vestido de cabo y con su fusil Beaumont en su lugar de descanso.

Se retrató y obsequió al capitán Merino y a mi, la fotografía que le tomo Ovalle.

Juan Gastó

Coronel Gastó.
(Colaboración )

D. Juan Gastó nació en Moquegua el 6 de Mayo de 1824. Pertenecía á una familia distinguida y fueron sus padres D. Miguel Gasteau, moqueguano también, aun que hijo de francés, y la Sra. Tomasa Valderrama. D. Juan García, hermano de un héroe de la Independencia, fué su maestro de primeras letras. Contaba Gastó 7 u 8 años, cuando ingresó al "Colegio Nacional de la Libertad”, fundado en 1825 por el Libertador Bolívar, de donde salió en 1843 para sentar plaza, como cadete, en el ejército constitucional que obedecía al General Nieto.—Hizo toda la campaña constitucional de 1843 y 44 á las órdenes del mismo General.

Por su comportamiento en la batalla de “San Antonio” y con el combate de Pocsi, fué ascendido á Alférez y Teniente, respectivamente. Además hizo las siguientes campañas: la de 1854 con Castilla, hallándose en las batallas de "Miraflores” y la “Palma” (1855-Enero 2 y 5); la de 1865 con Pezet, batiéndose en Arica (Mayo 8); la de 1867 con Prado, hallándose en el ataque de Arequipa; la del Sur contra Piérola, á ordenes de Pardo á Gastó que mandaba una división del Gobierno, se debió la completa dispersión de los facciosos en Chiclayo.

Pedro Lagos

Don Pedro Lagos
Jeneral de Brigada

I.
No es sólo el plomo en las batallas el insidioso metal que mata a los héroes en la guerra, ni son únicamente las epidemias las que diezman los ejércitos en las campañas. Porque trabajados muchas veces los músculos i las entrañas de los combatientes por duras fatigas o acerbo clima, agonizan muchos lentamente, en ocasiones de una manera invisible, i al fin pagan el tributo al sacrificio común, mucho antes de la fecha señalada por poderosa o privilejiada naturaleza.

I esto ha acontecido de tal manera en nuestras prolongadas campañas tropicales en el Perú, que durante los tres últimos años hemos estado leyendo la larga lista de órdenes del día en que se disponía por la comandancia jeneral de armas, los últimos honores acordados por las Ordenanzas del Ejército a los que sucumbían “a consecuencia de las fatigas i penalidades de la campaña.".

sábado, 3 de agosto de 2019

Juan G. More.

Juan G. Moore (1).

El infortunado comandante de la ‘'Independencia,” nació en Lima el 27 de Febrero de 1833: Sir Juan Moore, su padre, pertenecía á la nobleza de Escocia, y la señora Dolores Ruíz, su madre, era ayacuchana y de noble familia de Aya-cucho.

Juan Guillermo fué bautizado en la Parroquia del Sagrario.

La infancia de Moore se deslizó en el seno de su familia que sucesivamente vivió en Lima. Ayacucho, Pisco, Chincha é Ica. A la edad de 3 años su padre lo llevó á Londres, donde ingresó en una escuela preparatoria para ingenieros: allí mereció por su aprovechamiento y conducta intachable una medalla de honor y una beca hasta que terminase sus estudios, pero, desgraciadamente, murió su padre, dejándolo huérfano á los 12 años de edad y sin apoyo ninguno.

Francisco Olivos

Don Francisco Olivos
Capitán del Rejimiento 2° de línea.

III.
Francisco Olivos era hombre de fe, i aunque en su niñez suelta i traviesa mostró resolución audaz, nunca apartó de su corazón el talismán de la enseñanza primera, que es la única i santa escuela de las almas buenas. Su padre, el respetable caballero don Ambrosio Olivos, fiscal de la corte de la Serena, era hombre de partido; pero al propio tiempo fue siempre hombre de convicciones. Su madre, la señora Manuela Bustamante, hija de un distinguido prócer chileno que alcanzara en Méjico, donde ella naciera, el título de jeneral i el empleo de ministro de la guerra durante la república, es lo que en el expresivo lenguaje del aprecio público, justiciero siquiera entre nosotros con la mujer, llaman "una santa."

jueves, 1 de agosto de 2019

Miguel Espinoza

Teniente Primero Miguel Espinosa y Lavalle.
(Colaboración)

Este bravo marino, hijo de don Vicente Espinosa y de doña Ignacia Lavalle de Espinosa, vió la primera luz en Piura, el 8 de Mayo de 1837. —Hizo sus primeros estudios en los Estados Unidos de Norte-América, bajo la tutela del señor Samuel S. Nickles, y en cuatro años de perseverante labor adquirió los conocimientos necesarios para dedicarse con provecho á la carrera del marino. — Durante dos años navegó como pilotín en la fragata de vela N. A. “Cachalot”, y en seguida prestó sus servicios á bordo del “Tumbes”, en clase do guardia marina de la armada nacional, después de haber rendido, á fines de 1856, un riguroso y magnífico examen ante el ilustrado Contra-Almirante don Juan José Panizo. Desde entonces continuó sirviendo Espinosa en los buques de la armada y en otras dependencias del Ministerio de Marina, tocándole en suerte haber servido dos veces á órdenes del Nelson americano, el inolvidable Miguel Grau, una vez en la corbeta “Unión” y otra en el “Huáscar.”

Casimiro Ibañez

Don Casimiro Ibáñez
Capitán del 4° de línea.

III.
Colocamos hoi en primera fila al bravo capitán adolescente del 4.° de línea don Casimiro Ibáñez, porque en la lista de los juveniles heroísmos es hoi el primero entre los llamados.

Su propio jefe, el cumplido i pundonoroso comandante don Luis Solo Zaldívar, que recojió su último suspiro en el campo de batalla, nos lo decía, hace poco, repasando durante un frugal almuerzo de amigos i soldados, las grandes escenas de la guerra; i por esto, al caer la noche recojemos nosotros el recuerdo i cumplimos un voto antiguo con el héroe muerto,

IV.
Casimiro Ibáñez era un niño. Había nacido en el Parral por el año de 1857 i no había tenido más educación que la escuela ni más barniz que un año o dos de liceo en la provincia.

Mariscal Cáceres

EL MARISCAL DEL PERÚ
Don Andrés A. Cáceres

(La Crónica, 28 de julio de 1921)

Este eminente militar representa la gloria más grata del siglo republicano porque ha  sido el héroe que surgió del infortunio y de la desdicha nacional.

No fue un afortunado, ni de aquellos predestinados por la buena suerte, a la felicidad; conquistó triunfos, conquistó la admiración que le profesan peruanos y extranjeros debido a su propio esfuerzo, a sus altas cualidades patrióticas, a su vocación militar que heredara desde la cuna; nieto de españoles, como si su espíritu bélico fuese el resultado de un atavismo ancestral en el que no escasearon los abuelos guerreros, parece que hubiese revivido en el descendiente peruano, el alma de Churruca, de Juan Martín el empecinado o la del Cura San Martín glorificado por Valle Inclán. Si bien es cierto que la guerra alevosa, declarada por Chile al Perú, ofreció como propicio para que se diese a conocer en toda su magnitud la sublimidad del patriotismo nacional; también lo es que el Mariscal Cáceres, lejos de abatirse con los reveces de la guerra parecía crecer en ambiciones conforme aumentaban las desdichas de la Patria, y éstas fueron inagotables; resistiendo a todas las pruebas a q' sólo el infortunio puede someter a un hombre para abatirlo y sepultar a su nación.
GDP1879 Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...