martes, 23 de octubre de 2018

Entrevista a Reynaldo Luza

"Ocupación del Callao por las fuerzas peruanas, 23.10.1883

No es el momento de atraer a estas páginas los horrores de la aciaga guerra del 79 ni evocar los héroes y lugares que soportó el país con la invasión chilena, pero no está demás recalcar que mucha sangre de mártires y sacrificio de héroes costó nuestra bandera.

Ella ondeó gallardamente en mil combates y sólo fue arreada por el enemigo sobre los cadáveres de la ciudadanía, cuando habíamos quemado ya el último cartucho; pero sus colores rojo y blanco alentaron siempre en nuestras almas un fuego sagrado de patriotismo que, a despecho de la fatalidad y la muerte, nos llevaron a la inmortalidad y la gloria: allí tenemos la epopeya de Angamos, el sacrificio de Arica y el martirio de Huamachuco.

El Callao tuvo la virtud de no ser vencido nunca por mar. Y si un día vio flamear sobre su inexpugnable fortaleza la bandera del invasor, otro día supo restituir allí mismo la bandera nacional, entonando emocionado el salmo de su libertad:


...Era el 23 de Octubre de 1883

Así comienza a narrar el Señor Reynaldo Luza.

¿Quién fue el Señor Reynaldo Luza?
He aquí la pregunta que nos hace el lector que no conoce al único funcionario sobreviviente de la primera administración peruana en El Callao a raíz de la desocupación Chilena.
¡¡¡Oigámoslo!!!

¿……………………?
No es necesario que se haga una apología a mi persona. No me agrada la propaganda. Fui siempre modesto. Nunca prediqué mi patriotismo porque el patriotismo no se siente ni se práctica para la exportación sino para servir leal y honradamente los sagrados intereses de la nacionalidad. Cada uno en su esfera de acción. Cada uno según sus facultades. Cada uno en el puesto que le corresponde como ciudadano, como militar, como sacerdote, como legislador, como intelectual o como obrero,... El deber es uno e indivisible, porque uno e indivisible es el amor a la Patria y a la Bandera.

No hace, pues, falta mi biografía.
Cumplí con mi deber y eso me basta.
Era entonces joven estudiante universitario y consagré a mi patria todo el calor de mi entusiasmo y estuve siempre atento a ofrendarle mi sangre y mi vida, pero ella no me llamó sino a los servicios de la administración pública.

¿Cuándo se verificó la desocupación chilena?
La desocupación chilena del Callao tuvo lugar en la mañana del 23 de octubre de 1883. No pueden ustedes imaginarse cuál sería la alegría y la emoción que embargó el corazón de los chalacos cuando la bota del invasor dejó de pisonear las calles del Puerto. El desahogo fue grande. El pueblo se echó a las calles como arrebatado por una ola de entusiasmo y a cada instante expansionaba su espíritu cantando el Himno Nacional…

¿Y la guarnición peruana?
La guarnición peruana se organizó en la Magdalena y llegó al Callao en la mañana de aquel día. Momentos después frente al local de la Prefectura y, cuando se hallaba congregado el pueblo, se izó el Pabellón Nacional y se echaron al vuelo las campanas de las iglesias.

Miles de labios entonaban la canción nacional.
Miles de manos aplaudían con alborozo las lumbraradas de la Libertad.
La calma seguía a la tempestad. La aurora del consuelo después de las tinieblas del sacrificio.
Aquel día fue un día de expansión, un día de redención del espíritu, un día inolvidable para los que lo vivimos.

¿Cómo se organizó la nueva administración peruana?
El gobierno dictó diversas disposiciones de carácter provisional para encausar la nueva administración pública. Los chilenos deshicieron todo. Trastornaron todo. Implantaron en los diversos servicios portuarios y administrativos el sistema de su país y con personal chileno, aplicando excesivos impuestos por concepto de aduanas y negocios diversos en El Callao. La nueva Administración Peruana tuvo entonces una labor de romanos para organizar los servicios.

¿Quiénes fueron los primeros funcionarios de la administración pública en el Callao luego del retiro de las fuerzas del Ejército de Chile de la Plaza?

Prefecto: Coronel D. Vidal García y García
Secretario de la Prefectura: Reynaldo Luza
Ayudante de la Prefectura: Capitán Guillermo Best
Cajero Fiscal: Rosendo Sánchez
Amanuense de la Prefectura: Luis Gallinar
Subprefecto e intendente de la Prefectura: Comandante Adriano Zola Vidal
Jefe de la Guarnición: Amilcar de los Ríos
Comandante General de Marina: Capitán de Navío Federico Alzamora
Médico titular: Dr. Tito Melgar
Intérprete de la Prefectura: Rollin Thorne
Arquitecto de la Provincia: Jacobo Lo
Alcalde Municipal: Dr. Rafael Fonsepez Castilla
Juez de Primera Instancia: Dr. Nicomedes Porras
Director de Beneficencia Pública: N. Suárez

¿Quien hizo la entrega del Callao?
Un Capitán del Ejército de Chile apellidado Santibañez. La ceremonia fue sencilla.
Todo estaba convenido con anticipación.
El pueblo tuvo, sin embargo, rasgos de hidalguía cuando la guarnición chilena se alejaba del puerto después de haber arriado su bandera.
Hubo desborde de alegría en medio de un ambiente de cultura y de fe en la reacción de la nacionalidad. La guerra no había sido sino un golpe y una advertencia. La desocupación suscitó oleajes de optimismo y las generaciones nuevas comenzaron a trabajar con otra visión para restañar las heridas y triunfar en los campos de la cultura y el progreso.

¿Sobreviven algunos funcionarios que acaba de proporcionarnos?
El único sobreviviente soy yo. Todos han muerto. Ya ven ustedes. El mérito mío es vivir todavía y sentir la satisfacción de ver que el Callao progresa y que va a celebrar el primer centenario de su creación como Provincia Litoral. Este privilegio me estaba reservado.

El venerable anciano nos habla con emoción patriótica y nos pide que sólo digamos que vive aún quien fue secretario de la Prefectura del Callao en el año 1883.
Cubre con su modestia los méritos que adquirió al servicio del país en otros ramos de la administración pública. Respetamos sus deseos, pero no podemos menos que consagrarle en estas líneas nuestra admiración, nuestro respeto y nuestra simpatía.

Vive aún pero como un ejemplo de virtud.
Vive con el orgullo de haber sido útil a su patria y de haberla servido con abnegación y con desinterés. Tiene grado militar de Capitán, y sin embargo, no percibe ninguna renta. Con su propio esfuerzo ha sabido conquistar una posición que le permitirá acabar sus día acariciado por el recuerdo de la Patria y por el cariño de su familia.

Publicamos el retrato del señor Luza, cuando fue secretario de la Prefectura del Callao así el texto del único ejemplar del bando prefectoral impreso, que se publicó el día de la restitución del Callao a la autoridad nacional peruana por las fuerzas de nuestro país.

Callao, 20 de Agosto de 1936"


*******************
Texto tomado del blog Callao Querido, de una entrevista a Reynaldo Luza en el periódico El Callao, 1936.

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

GDP1879 Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...