martes, 31 de julio de 2018

Apuntes de Baleato


Apuntes de Andrés Baleato

Andrés Baleato, el mismo que había confeccionado mapas sobre el Virreinato del Perú a fines del siglo XVIII, en 1813 escribe unos apuntes sobre el Perú y sus límites.
Generalmente sus mapas son nombrados para probar que el límite peruano era el río Loa, y que después empezaba el territorio chileno, sin embargo en sus mapas no señala a quien corresponde dicho territorio de Atacama.

Al revisar sus "apuntes..." podemos ver que menciona que la Orden Real de 1782, si se cumplió y que incluía el litoral, y no solo la puna de Atacama. Baleato lo dice claramente "la Intendencia de Potosí incluye el partido y desierto de Atacama, cuyos Surgideros de Cobija, Mexillones y Paposo en esta mar"

Trancribimos el documento escrito por Andrés Baleato

"Apunte sobre las divisiones política y natural del Virreinato del Perú.

Desde que se le separó á este Reyno en 1718 el mando de Quito para incorporarlo al nuevo Virreynato de Sta. Fe, quedó el Perú sin el Gobierno y provincia de Guayaquil; Sta. Fe, situada en lo interior y del otro lado de la cordillera, nunca podía prestar pronto auxilio á ese país, y Lima, antigua Metrópoli de la América del Sur, estaba sin puerto de construcción y en precisión de ocurrir al Astillero de un Gobierno separado. Por el Sur la separación de las provincias del Perú Alto en 1778 para agregarlas al Virreynato de Buenos Ayres, las dejó á una distancia enorme de aquella capital; esas provincias comprenden la de Moxos y de Chiquitos, que lindan con los portugueses; el partido de Apolobamba de la Intendencia de la Paz, llega á revasar al N. el paralelo de Lima; y la Intendencia de Potosí incluye el partido y desierto de Atacama, cuyos Surgideros de Cobija, Mexillones y Paposo en esta mar, están por distantes y extraviados, en imposibilidad de atenderlos Buenos-Ayres. Y manifestando esos puntos en 1795, se agregaron después por el N. á este Virreynato los Gobiernos de Guayaquil y de Quixos; por el SE. la Intendencia de Puno; se erigió al NE. el Obispado de las Misiones en la provincia de Mainas, y se separó del Perú el mando del Reyno de Chile.

Desde entonces la extensión del Virreynato comprehende las ocho Intendencias de Lima, Cuzco, Truxillo, Tarma, Guancavelica, Guamanga, Arequipa y Puno, el Gobierno de Guayaquil, el de Quixos y el de Mainas; sus límites son por el N. la Intendencia de Truxillo y Gobiernos de Guayaquil y de Quixos que confinan con las provincias de Quito, del Virreinato de Santa Fe; por el NE. el Gobierno de Mainas, que linda con territorios de Portugal, y por el E. con países incógnitos que median entre los ríos Ucayali y Madera; por el SE. la laguna de Chucuito, que divide á la Intendencia de Puno de la de La Paz, perteneciente á Buenos-Ayres; por el Sur, el gran desierto de Atacama, que separa á la Intendencia de Arequipa de las del Reyno de Chile; y por toda la parte del O. tiene el Perú sus costas en el Mar Pacífico.

Quedaron perteneciendo á Buenos-Ayres, del mismo modo que antes, á excepción de Puno, todas las demas provincias del Perú Alto, de Moxos y de Chiquitos; seguidamente, un comercio clandestino con ingleses europeos y americanos, continuado por ocho años, desde el de 1801, y sostenido por la guerra que nos hacía la Inglaterra, por ser ese un principio eficaz de subversión, y destructor del Erario, no dejó en ningún paraje donde pudo realizarse desde Chiloe á Panamá, sombra de su dinero anterior, ni aun de la plata labrada. Los corsarios hicieron ver, con las presas, el incremento que tubo por las costas de Atacama, pues de la plata apresada, la sellada, era por la mayor parte del cuño de Potosí. A continuación ocurrieron los desórdenes de Quito y las del Perú Alto, contenidos sin cesar con extremosos esfuerzos del Gobierno de este Reyno; Se aplican constantemente todos los medios posibles de restablecer el orden y evitar las insurgencias, y la Geografía, apoyada en los hechos anteriores, nos presenta ventajoso en todo tiempo, al efecto, el que se ajuste lo más que sea dable, la división política de toda la circunferencia del Virreynato con la natural del territorio Peruano.

El Perú consta, en general, de dos territorios extensos: uno al oriente del otro, de los quales el occidental se compone del voluminoso cuerpo de la cordillera de los Andes, que corre del S. al N. por las cercanías de las costas del O. de este continente, y el oriental, que se divide notablemente del otro por las caídas del E. de las más elevadas sierras, es de llanuras tendidas hasta las posesiones del Brasil. El occidental, no incluyendo la provincia de Guayaquil y las que por la costa le siguen al N., es alto escabroso y pelado; y el oriental, lo mismo que el de Guayaquil, prescindiendo de algunos ramos de cordillera, es respectivamente bajo, llano y de espesura imponderable. El occidental, á excepción de sus angostas quebradas, inmediaciones de las costas y provincia de Guayaquil, es de temperamento seco y frío; y el oriental, lo mismo que el de Guayaquil, húmedo y caluroso. El occidental tiene varias cordilleras ó crestas eminentes, cuyas cumbres están por muchas partes nevadas ó en la región glacial del ayre: De esas, las principales son la oriental, que también denominan de los Andes, y la occidental ó de la costa, á quien son casi paralelas; de la occidental, bajan ríos al poniente que desaguan breve en el mar; entre las dos cordilleras se forman otros más considerables, confluyen multiplicadamente, atraviesan por varias partes al E. la cordillera de los Andes, y navegables con asombroso caudal de aguas, corren en varios sentidos por el territorio oriental.

Las dos cordilleras expresadas continúan desde el Perú para el N. por el Virreynato de Sta. Fe; varios terrenos altos y ramos de cordillera intermedias las encadenan: el más N. se halla hacia los dos grados de latitud boreal, pasa por la cercanía y parte del S. de la ciudad de Popayán, tendido de SE. al NO. desde el Páramo de las Papas que está en la cordillera oriental hacia el E. de Almaguir, hasta el Alto del Rey al O. de la expresada ciudad, y separa las cabeceras de los grandes ríos Magdalena y Cauca que corren al N. de las del río Patia que bajan al O. y S.; y el término del antiguo Reyno del Perú está en otro ramo, que forma una división natural. El Inca Huaina-Capac puso los confines del territorio peruano en las Montañas de Guaca, al S. del valle de los Pastos, por los 40' de latitud boreal: Esas montañas se tienden al ONO. desde la cordillera oriental hasta el Cerro Chiles, del que sigue al N. el Cumbal, ambos nevados, y continúa el Monte de Azufre de Taquelán: Del Cumbal y del Chiles, baja al E. el río Rumichaca, por los 45' de latitud N. forma un puente natural, sigue por la parte septentrional ó inmediación de las expresadas montañas, dobla luego para el N. con el nombre de Gnaytará, caudaloso y profundo; y dichas montañas y Río, que señalan por allí el término del Perú, son próximamente la actual división entre las jurisdicciones de la villa de Ibarra y ciudad de Pasto, ó entre Quito y Popayán.

Por el S. el imperio peruano excedió los límites naturales del territorio. A Viracocha-Ynca, le rindió vasallaje el Señor de Tucma ó Tucumán, y el Ynca Yupanqui llegó hasta el río de Maulé, pero el límite austral del territorio está muy señalado por el desierto de Atacama, que lo separa de Chile, y en lo interior, por la notable división que en la ciudad de Jujuy hacen las serranías peruanas de las Pampas del Tucumán. Aquel desierto es de 110 leguas geográficas, desde el río de Loa, hasta Copiapó, ó bien 145 de jornada; y en el Tucumán los caminos son de carretas hasta Jujuy, donde para continuar al Perú, se empiezan á subir las serranías por caminos de laderas, con pocas pampas, sin permitir más modo de transitar que en literas y á caballo, comúnmente en mulas. Jujuy está por los 23 1/2 grados de latitud meridional, cuyo paralelo pasa por el desierto expresado, y ése es el límite austral del territorio occidental.

Ese territorio es el principal del Reyno, y á sus límites deben corresponder á Septentrión y Mediodía, los términos del oriental. Por el N. está al E. de las montañas de Guaca y río Rumichaca, el partido de Sucumbios, en cuya división con Mocoa hacia un grado de latitud N. corresponde el término del territorio oriental, continuado á Levante por las aguas del río Putumayo ó río Iza, hasta los límites de Portugal; y por el S. el mismo territorio debe terminar en el Chaco ó Llanos de Manso, por cuya medianía pasa el paralelo de Jujuy. El Chaco está al S. de Sta. Cruz de la Sierra y de los Chiquitos, entre los ramos orientales de la cordillera ó serranía del Perú y río Paraguay; y es un grande espacio de naciones bárbaras, que por aquella parte hacen límites australes de dicho territorio oriental.

De este modo tendrá el Virreynato del Perú en el territorio occidental los partidos actuales del Gobierno de Quito, desde el de Barbacoas hasta Jaén; el Gobierno de Guayaquil, y las Intendencias de Truxillo, Lima, Tarma, Guancavelica, Guamanga, Cuzco, Arequipa, Puno, Paz, Potosí, Chuquisaca y Cochabamba; y en el oriental, los partidos de Sucumbios, Quixos, Canelos, Macas, Zamora, parte de Jaén; la provincia de Mainas, que incluye el Partido de Lamas, Conversiones de Caxamarquillla y Pampa del Sacramento; el país casi desconocido del Gran Pajonal, el incógnito entre los ríos Ucayali y Madera, la provincia de Moxos, el partido de Sta. Cruz de la Sierra y la provincia de Chiquitos; perteneciendo actualmente á los otros Virreynatos las que se ven subrayadas.

Las Intendencias, en el territorio occidental se internan, por donde más, 90 leguas medidas por elevación desde las costas marítimas; y las provincias del territorio oriental confinan con las posesiones del Brasil: el territorio de la de Mainas, por el río Maranón, está á 263 leguas geográficas, ó por elevación desde Paita para el E., donde se halla la boca del río Yavari y fortaleza portuguesa de Javatinga, cerca de la nuestra de Loreto: El de la de Mojos por el paralelo de Lima, dista 246 leguas también por elevación al E. de esta capital, donde está la fortaleza portuguesa del Principe de Beyra, y al S. la estacada de Sta. Rosa, cerca de la española de S. José, en el río Ytenes ó de la Madera. El país de los Chiquitos termina por el oriente en el río Paraguay, que lo divide de terrenos del Brasil; y Lima, capital del Reyno, en los 12° 03' de latitud austral y á dos leguas del Puerto del Callao (fundada en el valle de Rimac con preferencia á la posición del Cuzco, cabeza anterior del Imperio, porque su inmediación al puerto le ofrecía más pronta comunicación con Chile y Tierra firme) estará casi igualmente distante de los términos expresados de ambos territorios y en más proporción que Sta. Fe y Buenos Aires, para atender, ya por tierra, ya por mar, á las provincias de las extremidades señaladas.

Con las provincias restantes del mando de Sta. Fe, unidas á las de Caracas, y agregando el Reino de Chile á las que le quedan á Buenos Aires, se tendrá en cada uno de esos otros dos Virreinatos extensión más que competente; y si por la naturaleza de producciones de cada territorio, le faltase numerario al de Buenos Aires, parece que será más ventajoso asignárselo sobre el Erario del Perú, que el cruzar las divisiones políticas y naturales.

Lima 5 de Mayo de 1813. 
Andrés Baleato. 

— Es copia del apunte que entregué en esa fecha al Excmo. Señor Virrey, y de su orden al Señor Marqués de Torre Tagle nombrado primer Diputado en Cortes por la Junta electoral de Partido de la capital del Perú. = Baleato."

*************************
Texto completo publicado en el libro "Juicio de límites entre el Perú y Bolivia, contestación del Alegato de Bolivia" por Víctor Maúrtua. publicado en 1907

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...