miércoles, 6 de junio de 2018

Restos de Ugarte2

El Dr. Juan M. Ramos Lorenzo frente a los restos del Héroe en su nuevo ataúd
Los restos del coronel Alfonso Ugarte

Geraldo Arosemena, ahora con la certeza que había un ataúd con el nombre de Alfonso Ugarte, pero tomando en cuenta que no estaba autorizado para abrirlo, recurre al Juzgado Civil para poder revisar el interior del ataúd y los restos allí depositados.
El Juez Ramos Lorenzo ordena realizar una inspección ocular para el día 20 de octubre de 1979, en que se constatan los restos envueltos en una tela roja y blanca y fragmentos del uniforme. Sigamos con lo que Geraldo Arosemena narra en su libro sobre el particular:

"Diligencia Judicial de inspección ocular

Comprobada la existencia de un ataúd con el nombre de "Alfonso Ugarte", dentro del nicho cubierto por una losa que expresa que allí están depositados sus restos, en el Mausoleo construido a nombre del Héroe, me presenté en representación del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú, por recurso de 10 de Octubre, al 9° Juzgado en lo Civil a cargo del señor Juez de Primera Instancia doctor Juan Miguel Ramos Lorenzo, Secretario don Nicolás Abanto, solicitando se ordenara una inspección ocular en dicho Mausoleo a fin de que se abriera el ataúd y se comprobara si dentro de la caja mortuoria se encontraban los restos humanos del Coronel Alfonso Ugarte.

El texto de mi recurso, después de su introducción, empieza en estos términos:

“Que la Institución de mi presidencia tiene a su cuidado y conservación la Cripta de los Héroes, por establecerlo así el Decreto Supremo de 1° de Octubre de 1953, expedido por el Ministerio de Guerra y, una de sus finalidades, es la de dar cumplimiento a la Ley N° 398 de 3 de Diciembre de 1906 que manda se depositen en el referido Santuario patriótico los restos de los defensores de la Nación que sucumbieron en la Guerra de 1879".

Prosigue así el recurso: "Es una verdad comprobada en nuestra historia, que el Coronel Alfonso Ugarte, combatió en Arica el 7 de Junio de 1880, en defensa del territorio patrio, a órdenes del héroe, gloria de nuestro Ejército, Coronel don Francisco Bolognesi; y que, para salvar la Bandera de la Patria que flameaba en el Morro, se arrojó con su caballo y la enseña nacional en la mano desde la altura, cuando nuestros soldados fueron vencidos por las tropas enemigas. Ante este hecho innegable se ha afirmado, por algunos historiadores, que los restos del héroe Alfonso Ugarte fueron arrastrados por las aguas y sepultados en el mar desapareciendo". Agregué que esa aseveración la contradecía el hecho evidente de que dichos restos fueron traídos a Lima por la Comisión que nombró el Gobierno el 3 de Junio de 1890 para que repatriara los restos de los que sucumbieron en la guerra de 1879 en el Sur de la República y en Huamachuco. Expuse luego: El 6 de Julio el crucero "Lima" fondeado en la bahía de Arica, con los restos de Grau recogidos en Santiago de Chile y de los peruanos que cayeron en San Francisco, Alto de la Alianza, Tarapacá y Angamos, recibe las reliquias de los muertos en la defensa del Morro y, entre ellas, las de Alfonso Ugarte, que estaban depositadas en el cementerio de esa ciudad. El 15 de Julio de 1890 los féretros de nuestros héroes fueron trasladados al cementerio Presbítero Maestro en gran cortejo fúnebre. En una carroza especial colocados los restos de Alfonso Ugarte que se depositaron el Mausoleo del Gran Mariscal Castilla, conforme aparece los diarios de la época".

Mencioné en seguida en el recurso la compra del terreno por la madre del Héroe para construir el Mausoleo y la inscripción que hizo poner en él, con el propósito de autenticar los restos de su hijo, y consigné estas palabras: "En vista de haberse sostenido desde hace algún tiempo que dicho Mausoleo es un cenotafio y que los restos del Héroe no están allí depositados, para despejar toda duda, me presenté a la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima pidiendo se autorizara el retiro de la lápida". Refiero a continuación el permiso otorgado por la Sociedad de Beneficencia para la inspección del nicho, indicando el nombre de las personas autorizadas para su inspección, sus resultados y la suscripción del acta respectiva.

Manifesté después lo siguiente: "En virtud de lo que dejo expuesto y deseoso de cumplir con las obligaciones que me impone el patriótico cargo que ejerzo, recurro al Despacho del señor Juez para solicitar se practique una inspección ocular en el referido Mausoleo a fin de dejar establecido, formalmente, mediante la correspondiente apertura del ataúd que, en su interior, se guardan los restos del Héroe". Finalicé el escrito solicitando se señalara día y hora para la diligencia judicial y pidiendo se notificara a las entidades patrióticas que juzgué debían estar representadas en ese acto y a las que el Juzgado considerase necesario citarlas. En un otrosí indique que había adquirido un ataúd para que a él se trasladaran las cenizas del Héroe, por encontrarse en mal estado el que fue materia de inspección.

El señor Juez dictó el mismo 10 de Octubre la siguiente resolución:

"Por representada: en lo principal y primer otrosí practíquese la inspección ocular que se solicita, con intervención del perito médico doctor Ricardo Angulo Ramírez, señalándose el día veinte del actual, a las once de la mañana, para que tenga lugar la diligencia, con citación de la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima, de la Sociedad Fundadores de la Independencia, Vencedores del Dos de Mayo de mil ochocientos sesentiseis y Defensores Calificados de la Patria; de la Comisión Nacional del Centenario de la Guerra del Pacífico, del señor Agente Fiscal y del procurador General de la República encargado del Ministerio de Guerra. Al segundo y tercer otrosíes: téngase presente”. Juan Miguel Ramos, Juez del Noveno Juzgado en lo Civil de Lima — Nicolás Abanto Bocanegra, Secretario del Noveno Juzgado en lo Civil.—

Hechas las respectivas notificaciones y tomado el juramento de ley al perito nombrado por el señor Juez, se realizó la diligencia el día señalado 20 de Octubre, levantándose el acta respectiva en la que hizo constar el señor Juez mi presencia en representación del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú. Luego se agrega en el acta literalmente lo siguiente: "Se encontraban presentes el señor Procurador General de la República. General de Brigada EP. Eduardo Pacheco Subauste, el doctor Jesús Valentín Coquis, representante de la Benemérita Sociedad Fundadores de la independencia. Vencedores el 2 de Mayo de 1866 y Defensores Calificados de la Patria; el General de Brigada don Máximo Verástegui Isurieta. representante de la Comisión Nacional del Centenario de la Guerra del Pacífico, el doctor Adrián Amado Manrique y los señores Rolando Olazo Nicolini y Arturo Marchand León, por la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima, los dos primeros y como Administrador de los Cementerio Generales, el tercero; y el perito designado, doctor Ricardo Angulo Ramírez y se constató lo siguiente:

"PRIMERO: La existencia de un mausoleo de cuatro plataformas y sobre ellas un catafalco sostenido en cuatro columnas, al pie de las cuales se halla parada la estatua de una madre doliente de una altura de dos metros cincuenta, de una sola pieza, toda de mármol, esculpido en Barcelona-España, por el escultor J. Company, con la colaboración del adornista F. Vensells, con la siguiente inscripción: "RESTOS DE ALFONSO UGARTE MUERTO HEROICAMENTE EN EL MORRO DE ARICA EL 7 DE JUNIO DE 1880. SU INCONSOLABLE MADRE LE DEDICA ESTE MONUMENTO" Asimismo sobre la segunda de las plataformas antes mencionadas se encuentra una placa de bronce que dice lo siguiente "Homenaje a la dama tarapaqueña Rosa Vernal de Ugarte. Recuerdan sus palabras de mil ochocientos setentinueve: ¿Si todas las madres retirasen sus hijos del Ejército, quien defendería a la Patria? Recuerdo del Centro Tarapacá de Damas, Lima, siete de Junio de mil novecientos cincuentidós".

SEGUNDO: Que, en el interior de este Mausoleo, se encuentran cinco nichos, uno al fondo y dos a cada lado, de los cuales sólo tres se encuentran ocupados. El del centro con los restos del Héroe Coronel Alfonso Ugarte, el de la derecha con los de su señora madre doña Rosa Vernal de Hillingher, con la indicación de su fallecimiento el 30 de Agosto de 1903 y el de la izquierda con los despojos de su hermana, doña Isabel Ugarte, muerta en París el 10 de Diciembre de 1938, con la siguiente indicación: “Descanse en paz en la tierra que tanto ha querido" .

"TERCERO: Que el nicho correspondiente al Coronel Alfonso Ugarte, se encuentra cubierto por una losa de mármol blanco sobre la que se lee lo siguiente: RESTOS DE ALFONSO UGARTE MUERTO HEROICAMENTE EN EL MORRO DE ARICA, EL SIETE DE JUNIO DE MIL OCHOCIENTOS OCHENTA. SU INCONSOLABLE MADRE LE DEDICA ESTE MONUMENTO".

"CUARTO: Que, retirada esta losa se encontró un ataúd de madera, forrado interiormente con zinc de más o menos un metro veinte de largo, por cuarenticinco centímetros de ancho y cuarenta centímetros de alto, sobre cuya parte superior se lee: "CORONEL" y al costado derecho "ALFONSO UGARTE", ataúd que se encuentra deteriorado por el transcurso del tiempo".

QUINTO: Que, abierto el ataúd, se encontró los restos del Coronel Alfonso Ugarte, envueltos en una tela descolorida, pero que aún distingue los colores de la Bandera del Perú y junto a dichos restos fragmentos de uniforme de Oficial del Ejército Peruano de la Guerra del Pacífico".

SEXTO: Que, de los restos del Coronel Alfonso Ugarte aún se conservan en buen estado, los huesos principales del tórax, de las extremidades superiores e inferiores y del cráneo y de la cara, inclusive sus maxilares con sus correspondientes piezas dentarias''.

SETIMO: Seguidamente se procedió a trasladar los restos del Héroe de Arica, al nuevo ataúd designado provisionalmente por el señor Presidente del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú, el mismo que es de madera, forrado en zinc, con las mismas dimensiones del original, sobre cuya cubierta se encuentra un crucifijo de metal y una placa "ALFONSO UGARTE VERNAL".

"OCTAVO: A continuación el ataúd con los restos del Defensor de Arica, fueron colocados nuevamente en el nicho que los guardaba, cerrándose el mismo con la losa de mármol mencionada en el punto tercero de ésta, e igualmente se depositó dentro del mausoleo el ataúd original, habiéndose efectuado el traslado por el señor Presidente del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú, doctor Geraldo Arosemena Garland, el señor Procurador General de la República, General Eduardo Pacheco Subauste, por el señor representante de la Benemérita Sociedad Fundadores de la Independencia, Vencedores el Dos de Mayo de Mil Ochocientos Sesentiséis y Defensores Calificados de la Patria, doctor Jesús Valentín Coquis y el representante de la Comisión Nacional del Centenario de la Guerra del Pacífico, General de Brigada EP. Máximo Verástegui Isurieta, en homenaje a quien muriera heroicamente defendiendo la Patria en el Morro de Arica".

Con lo que terminó la diligencia y firmaron los asistentes, después que lo hizo el señor Juez, por ante mí, de lo que doy fe, siendo las doce y cuarenta minutos de la tarde. (Siguen firmas de los presentes en la diligencia) (Fdo.) Nicolás Abanto Bocanegra."

******************
Texto tomado del libro "El Coronel Alfonso Ugarte" de Geraldo Arosemena. pp 55-59

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...