martes, 5 de junio de 2018

Carta de Manuel Salazar


Carta de Manuel Salazar, soldado del Batallón Artesanos de Tacna

Barranco, junio 22 de 1909

Señores Editores de El Comercio:

Sobreviviente de la épica jornada de Arica que alumbra nuestra historia con resplandores de gloria, he leído con emoción la defensa que hacen ustedes de mi inolvidable jefe, héroe coronel don Francisco Bolognesi, agredido después de su noble martirio por un escritor chileno que pone en labios de mi coronel frases jamás expresadas.

Quiso la fortuna que me enrolase para defender a mi Patria en el batallón Artesanos de Tacna, comandado por el señor coronel don Marcelino Varela, en la 6ª. Compañía a orden del capitán don Pedro Vidaurre, y nos cupo defender la 1ª. batería del Este. Como a las 9 a.m. nos replegamos al Cuartel General, donde al lado del coronel don Manuel de La Torre se hizo la última resistencia.

Al llegar al lado izquierdo, dirigidos por el capitán don Luis Benavides, ayudante del comandante don José Joaquín Inclán, y antes de ser herido pude ver (y lo recuerdo con exactitud) que los soldados chilenos que avanzaban por las cuchillas del Cerro Gordo llegaban al Cuartel General, en donde se inició una lucha cuerpo a cuerpo. Al grupo donde estaban el señor coronel Bolognesi con el Capitán de Navío Moore, rodeaban en estrecho perímetro algo así como mil soldados chilenos que se estrecharon a la bayoneta con los de la primera fila. Rota ésta en un desorden espantoso en que se confundían gritos de ¡Viva el Perú! y Chile, los ayes de las víctimas y mil imprecaciones, y estando yo como a diez pasos de mi coronel Bolognesi, éste, revólver en mano disparó sobre la masa chilena. Cayeron heridos, lado a lado, el coronel Bolognesi y el capitán Moore.

Yo, sin apercibirme de que había sido herido en el cuello, disparaba contra el grupo. El coronel Bolognesi disparaba con su revólver intentando levantarse, y dándonos ánimo para continuar peleando, volteando hacia mi exclamó: "¡No hay que rendirse! ¡Miserables! ¡Viva el Perú!". El mayor Blondell que estaba a su lado haciendo fuego con un Winchester, repitió las mismas frases cayendo muerto instantes después.

Cuando ya todo era un campo de muertos, el soldado de mi Compañía Pascual Méndez y los sargentos Carlos Rodríguez y Jorge Salgado del Granaderos de Tacna, nos trenzamos a bayonetazos con los de la primera fila chilena. Yo logré atravesar al chileno que me acometió, que era joven como de veinte años, el que alcanzó a herirme el hombro con su bayoneta. Al caer desangrado por ésta y la anterior herida, ya mi coronel Bolognesi estaba muerto. Un chileno avanzó y le arrancó la presilla del hombro izquierdo. En este acto de violencia, el cadáver de mi coronel fue movido hasta quedar casi sentado, desplomándose enseguida; otro soldado chileno, entrado en años, le puso el pie sobre el brazo y le arrancó la otra presilla del hombro derecho.

Un oficial de las fuerzas enemigas daba, en medio del vocerío, las voces de "alto el fuego".

Es pues, completamente falso el relato del articulista chileno que calumnia al héroe del Morro haciéndolo aparecer como pidiendo piedad. El coronel Chocano, segundo jefe de mi batallón, fue también testigo de estos hechos. Esto es lo que he visto hasta el momento en que por efecto de las heridas perdí el conocimiento, encontrándome al volver en mí en el hospital de heridos.

Ruego se dignen publicar la presente como restablecimiento de la verdad histórica.

Manuel Salazar
Soldado peruano del Batallón Artesanos de Tacna

********************
Imagen, dibujo de un cómic sobre la batalla de Arica realizado por Idelfonso Paredes.

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...