martes, 1 de octubre de 2013

Todo por la Patria

Todo por la Patria o El girón de la bandera

Producida por la Casa Hans Frey, dirigido por Arturo Mario y basada en la obra "El girón de la bandera" de don Luis Retana.

Contó con el apoyo del Gobierno chileno quien ha prestado un apoyo franco y efectivo. Dos mil individuos de tropa, comandados por sus propios oficiales y equipados con trajes y armamentos de la época de la Guerra del Pacífico, han sido proporcionados para algunas escenas, y hasta los trenes históricos fueron facilitados por el señor Luis Vargas Salcedo, administrador de zona de los Ferrocarriles del Estado.

Se previó su estreno para el 05 de abril, fecha en que se conmemora la Batalla de Maipú y declaratoria de guerra de 1879, pero finalmente fue estrenado el 03 de mayo de 1918


El argumento de Todo por la Patria
En la Revista Zig-Zag, Mayo de 1918 se encuentra publicado el argumento de esta película:
"En un pueblo, mejor dicho en una aldea, residen dos familias que no se llevan bien: una de ricachones, que mira en menos a la otra, que está compuesta de gente menos rica, pero trabajadora y honrada. El ricachón tiene un hijo (Roberto), que es el arbiter elegantiarum del pueblo. Bien montado, con plata en el bolsillo, sin ganas de trabajar, mimado y adulado por todos, pasa su vida magnífica y despreocupadamente.
La otra familia que es más pobre, aunque cuenta con medios, consta de los esposos y dos hijos; una niña y un varón (Rosa y Lucas); todos tienen que trabajar para vivir. 
El hijo del ricachón pone sus ojos en la niña; esto, como es natural, tiene que formar el escándalo de la época. El muchacho rico no puede ir con buen fin a hablarle a la niña, porque el matrimonio es muy disparejo. 
Si la familia de la niña, que tiene su orgullo de pobre, ni menos el pobre del joven aceptan aquellos amores y llega un momento en que los amantes se ven privados de verse y hablarse, a pesar de que ellos se dan trazas para burlar esta prohibición. Que es cosa fallada que el amor encuentra siempre los medios para romper las cadenas que han pretendido aprisionarlo.

Pero he aquí que llegan al pueblo las noticias de que la Patria ha sido provocada y ofendida por un enemigo extranjero. Todo se olvida entonces para dar lugar a las expansiones del patriotismo en aquellos corazones sencillos que dentro de su cultura rudimentaria sólo alcanzan a oír que la Patria necesita del sacrificio de sus hijos. 
Los reclutas parten a incorporarse a su regimiento; todas estas escenas están hechas y servidas con la propiedad que la época, el ambiente y la situación requieren; se han cuidado los detalles en forma decorosa y honrada, sin que aparezca en ninguna de ellas el propósito tentador de substituir un elemento por otro, bajo la excusa de la economía, del apuro o de inescrupulosa impunidad.

En la segunda parte el autor presenta un poco de la vida de campaña del 4º de línea, que es el regimiento donde sirven los protagonistas de la obra. El novio y el hermano de la novia han depuesto sus desavenencias familiares, se han unido en fraternal camaradería y se comunican sus impresiones de entusiasmo guerrero envueltos en los recuerdos de los que allá en la lejanía de la Patria, rezan por ello y esperan volverlos a ver. Se prepara, entre tanto, uno de los más heroicos episodios de la Guerra del Pacífico. El mayor Juan de la Cruz Salvo se presenta de parlamentario ante Bolognesi, el Comandante del Morro de Arica, para pedirle la rendición de la plaza. La reproducción de la escena histórica que se desarrolló en aquella fecha, es uno de los mejores aciertos de esta obra cinematográfica y ello indica que la Casa Hans Frey es una garantía de honradez para cualquier autor.

Sigue después el asalto y la conquista del Morro, en cuyas escenas se han vencido grandes dificultades de movimiento de multitudes y de combinaciones fotográficas. La escena en que Ugarte, el comandante peruano, se arroja desde la cumbre del Morro al mar, cuando ve que los chilenos han consumado la conquista de la plaza, está hábilmente dispuesta; el final de la batalla es asimismo un acierto plausible.
El señor Retana resuelve el argumento con la vuelta del novio al seno de los suyos y el consiguiente casamiento de los amantes".

Lucas muere en la toma de Arica. Roberto, conjuntamente con los demás, vuelve a su hogar después de la victoria, trayendo a los padres del compañero muerto, la dolorosa noticia. Aquellos la reciben con la consiguiente angustia. En ese instante el padre de Roberto les dice que si el hijo de ellos murió como héroe, accede entonces al matrimonio de los jóvenes.

Las copias de dicha película fueron destruidas por un incendio en 1919, salvándose sólo una copia
En  "La Semana Cinematográfica", de fecha 10 de Abril de 1919 se lee:
Con motivo del incendio de los talleres de la casa Hans Frey, de Valparaíso, quedaron destruidos los negativos y copias de la cinta "Todo por la Patria".
Felizmente, el autor de la obra, el señor Luis Retana, acababa de retirar tres días antes una copia que le pertenece, según contrato. Esta copia es ahora la única existente, siendo imposible hacer otras por la pérdida de los negativos.



Referencias
- Revista Zig Zag, de mayo de 1918 digitalizado por Daniel Castillo
-"La Semana Cinematográfica", 10 de Abril de 1919
- pag web CINE CHILE http://www.cinechile.cl/pelicula-606
- "Prácticas culturales, discursos y poder en América Latina", editado por Germán Cossio, Rebeca Errázuriz, Felipe Lagos y Natalia López
****************

Saludos
Jonatan Saona

4 comentarios :

Anónimo dijo...

En enrolamiento fue algo escaso. El argumento era simple. Bolivia habia violado un tratado y para peor decretó el remate de las salitreras. Chile invadio el mismo dia que te decretaba el enbargo. Eso fue considerado una afrenta (una ofensa a la patria). Como Peru solo ofrecio buenos oficios y solo buenas intenciones pero nunca una declaración neutralidad (el conflicto con Bolivia ya estaba desatado), Chile le declaro la Guerra. Pero el enrolamiento no fue total hasta tres meses despues. Los cuarteles se llenaron y no dieron a basto cuando se seupo lo del sacrificio de Prat y la Esmeralda en la rada de Iquique, el viejo buque de madera se undió con la bandera al tope, hundido con tres espolonazos y muchos cañonazos y mas de la mitad de su tripulación muerta, se hundió y disparando un ultimo cañonazo cuando solo quedaba la popa sobre la superficie, demostrando así que los Chilenos jamás se rinden, tal como lo hicieron los 77 de la Concepcion años despues. Saludos

Anónimo dijo...

La esmeralda "Se hundió con la bandera al tope" si, es verdad porque fue clavada al mástil para evitar que la bajen esto demuestra que no todos tenían la voluntad de pelear. si todos querían pelear no era necesario clavarla.

Anónimo dijo...

En Concepción si se rindieron mostraron una tela blanca en señal de rendición y cuando los Peruanos fueron a tomarlos prisioneros cambiaron de idea y los recibieron a tiros. otro punto es que un oficial y soldados fueron cogidos vivos al final del combate y sacados de la iglesia y fusilados en la plaza si fueron cogidos vivos es porque se rindieron de lo contrario hubieran muerto peleando con sus bayonetas y a culatazos así que si hubo rendición chilena y mas de una vez !! o alguien se atreve a refutarme ?? .

Anónimo dijo...

Pobres chilenos viven un falso triunfalismo, el que gano fue Inglaterra, porque los recursos robados a Bolivia y Perú, por parte de los Chilenos, no supieron administrarlos, fueron los ingleses la que se quedaron con todo (3/4 partes) y el (1/4), fue a parar a manos de la oligarquía chilena que despilfarraron todo, y como de costumbre Chile sigue siendo un país pobre de recursos solo sobrevive de las migajas del Cobre producto del robo y pandillaje de su epoca a los peruanos y bolivianos....

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...