sábado, 12 de enero de 2013

Parte de Sotomayor


COMANDANCIA EN JEFE DE LA 2ª DIVISIÓN

San Borja, enero 25 de 1881.

Señor General en Jefe:

El 13 del presente al amanecer, cumpliendo con lo ordenado por V.S., la división de mi mando, que marchó durante la noche por la parte de atrás o al norte del cerro de La Tablada, desembocó por la planicie llamada Pamplona. La 1ª Brigada, mandada por el coronel don José Francisco Gana, iba a la cabeza. El Regimiento Buín, desplegado en línea de combate, continuó sin disparar un tiro hasta el pie de las posiciones enemigas; en una segunda línea, apoyándolo, seguía el Regimiento Esmeralda, a éste el Chillán, y más atrás el Curicó y Batallón Victoria de la 2ª Brigada.

Los tres primeros regimientos atacaron el tercer cuerpo del ejército del Norte, mandado por el coronel peruano señor Dávila, y el ejército del centro, formando un cuarto cuerpo, bajo las órdenes del coronel Cáceres, estacionado en San Juan, fuertes ambos cuerpos de 10.000 soldados.


El Regimiento Buín fue el primero en desalojar al enemigo de sus atrincheramientos, subiendo escarpados cerros, lo cual hace honor a la pujanza de esos soldados. El Esmeralda y Chillán penetraron en San Juan barriendo con cuanto se les ponía por delante, tomando en muy poco tiempo posesión de esa localidad.

Derrotados los ejércitos peruanos del Norte y centro, la mayor parte de los dispersos se replegaron sobre Chorrillos, juntos con el Dictador Piérola, de cuya ciudad fueron desalojados por las tropas de mi división, apoyada por los cuerpos de la 3ª, la artillería de montaña del comandante González y mayor Jarpa, que en aquellos momentos se encontraban bajo mis órdenes, así como la demás tropa del ejército.

El 3º de Línea de la división de mi mando fue separado con anterioridad para formar la reserva con los regimientos Zapadores y Valparaíso. Por este motivo no conozco los servicios que prestó en los primeros momentos de la batalla; pero en la toma de Chorrillos llegó en los instantes en que los enemigos amagaban con un fuego nutrido a nuestra artillería, logrando este disciplinado regimiento desalojarlos de las tapias tras las cuales hacían fuego a nuestros artilleros mandados por el mayor Jarpa.

El Regimiento Lautaro batía por nuestra derecha y a retaguardia las tropas enemigas que, situadas en altos cerros, podían habernos hecho mucho mal sin su ayuda.

Me hago un deber, señor General, en recomendar la brillante conducta y disciplina del Regimiento Buín; la decisión de los regimientos Esmeralda y Chillán, cuyos jefes y oficiales no dejaron un momento de animar y dirigir a sus soldados.

El Jefe de la 1ª Brigada, coronel don José Francisco Gana, desempeñó su puesto con la tranquilidad y pericia de un valiente, hallándose en el mismo caso el coronel don Orozimbo Barbosa, Jefe de la 2ª Brigada, que tan buenos servicios ha prestado en la campaña.

En la batalla de Miraflores a mi división le cupo también un papel secundario. La 1ª Brigada quedó formada en la línea férrea como de reserva; la 2ª, por orden de V.S., marchó del lado de San Juan con el objeto de proteger la derecha de nuestras tropas de ataque de un flanqueo de parte del enemigo. En esta operación nos prestó muy buenos servicios el mayor don Emilio gana con su artillería de montaña, protegida por el Regimiento Artillería de Marina y Batallón Melipilla.

En estos crudos y continuados combates hemos tenido considerables bajas, que lamento por ser de los cuerpos mejor disciplinados de nuestro ejército.

El número total de muertos asciende a un jefe, sargento mayor del Regimiento Chillán, don Nicolás 2º Jiménez, 12 oficiales y 244 individuos de tropa.

El número de heridos es el siguiente: 3 jefes, teniente coronel, jefe del Regimiento Curicó, don Joaquín Cortés, teniente coronel, Jefe de Estado Mayor, don Baldomero Dublé A. y el sargento mayor del Regimiento Buín don Juan E. Vallejos, 29 oficiales y 888 individuos de tropa, lo que hace un total de 1.077 en todo.

El teniente coronel don Baldomero Dublé A., Jefe de Estado Mayor de la división, fue herido en Chorrillos. Este Jefe que con todo empeño ha contribuido a la buena organización del servicio de campaña, desempeñó su cometido el día 13 con toda calma y serenidad.

También fue herido en Chorrillos mi ayudante de campo, teniente don Juan García, joven oficial de muy buena voluntad para el servicio y contraido a sus deberes.

Tanto los oficiales de Estado Mayor como mis ayudantes de campo han cumplido con su deber y a mi entera satisfacción en todos los momentos de la batalla.

El sargento mayor don Gabriel Álamos, del Estado Mayor General, también me sirvió varias veces de ayudante con acierto y decisión.

Creo del caso hacer una recomendación especial del sargento 2º del regimiento Buín, Daniel Rebolledo, que fue el primero en plantar el estandarte nacional sobre uno de los fuertes atacados; como también el cabo 1º Juan de Dios Jara, del mismo regimiento, que en ese mismo punto quitó al abanderado peruano el estandarte del Batallón Ayacucho número 4.

El comandante del Regimiento Esmeralda, don Adolfo Holley, tiene en su poder dos estandartes tomados el uno en San Juan y el otro en Chorrillos, y que oportunamente pondré a disposición de V.S.

Acompaño a este parte los pasados por los jefes de brigada y cuerpos que la componen, como asimismo la lista de muertos y heridos en las dos batallas indicadas.

Dios guarde a V.S.
E. SOTOMAYOR

Al señor General en Jefe del ejército del Norte.
***********
Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...