sábado, 1 de marzo de 2008

el Tratado secreto II

Presidente Chileno Federico Errázuriz. Mientras él gobernaba Chile, las naciones peruana y boliviana firmaron el Tratado de Alianza Defensiva

Transcribiré un comentario interesante que hace Mariano F Paz Soldán sobre el Tratado secreto, en su obra “Narración Histórica de la Guerra de Chile contra el Perú y Bolivia”:

“Por prevenido que sea el ánimo con que se examine este tratado jamás podrá encontrarse en él agravio o amenaza alguna contra determinada nación; puesto que en él se limitan única y exclusivamente las naciones aliadas a auxiliarse para rechazar una agresión extraña, y sostener su integridad territorial contra cualquier detentación del exterior, en una palabra para defenderse recíprocamente del ataque de un tercero; y aún esta obligación es limitada, por el derecho que cada una de ellas se reservaba de decidir si la ofensa recibida por la otra se hallaba comprendida en los casos designados para hacerla efectiva…

Lo más y lo único que podría alegar Chile es que siendo vecina de una de las repúblicas aliadas, el tratado de éstas no podía menos que tener por objeto resguardarse de ella; pero tal argumento sería extensivo a todas las demás naciones circunvecinas, que se hallaban en igual condición…{El tratado tiene} por objeto contener a Chile en sus avances… el tratado es esencialmente condicional, porque depende de la existencia real y positiva de un ataque de tercero, es defensivo, puesto que las partes contratantes sólo se comprometen a auxiliarse para rechazar cualquier agresión contra su integridad territorial; y siento esto así ¿Qué nación puede darse siquiera por aludida, no diremos agraviada, en dicho tratado?...

El Tratado de Alianza fue pues la consecuencia lógica y necesaria de la actitud hostil de Chile. Las repúblicas aliadas creyeron encontrar su seguridad en la Alianza meramente defensiva; sin embargo, Chile, con imperturbable sangre fría ha pretendido hacer creer que fue provocada por ese tratado, fingiendo olvidar que ella dio sobrados motivo para alarmar a sus vecinos…

Si en la letra o en el espíritu del tratado de 1873 hubiese algo ofensivo al honor, o contrario a los intereses de las repúblicas vecinas; o si por su simple calidad de secreto, pudiera revestir ese carácter, el Brasil, Colombia, el Ecuador o la república Argentina, como naciones circunvecinas de las aliadas, habrían manifestado sus quejas, exigiendo explicaciones y seguridades; pero ninguna de ellas elevó la más ligera queja ni reclamación, porque tampoco han intentado arrebatar territorio alguno a los aliados. Chile es la única que se ha dado por aludida, porque en su conciencia encontraba ser ella quien lo había ocasionado, y porque la avisada preparación de las cosas, le presentaba la oportunidad para darse por sorprendida…


Chile con menos razón que cualquiera otra de las repúblicas sudamericanas podía juzgar ofensivo un tratado de alianza entre el Perú y Bolivia, con el único objeto de defender su independencia e integridad territorial; pues entre Chile y el Perú existían antecedentes que comprueban que esta clase de alianza es lícita y necesaria.

El 23 de diciembre de 1822 se firmó en el mismo Santiago por el plenipotenciario del Perú don José Cavero y Salazar, y el Ministro de relaciones exteriores de Chile, Joaquín de Echeverría, “un tratado de alianza íntima y amistad firme y constante, para su defensa común; para la seguridad de su independencia y libertad, y para su bien recíproco y general; y para su tranquilidad interior, obligándose a socorrerse mutuamente, y a rechazar en común, todo ataque o invasión que pueda de una manera amenazar su existencia política (art. 2º).

Ambos estados no sólo se obligaban a defenderse contra agresiones externas, sino también contra los hombres turbulentos y sediciosos, y enemigos de los gobiernos legítimamente constituidos (art. 10). Asimismo se obligaron a interponer sus buenos oficios con los gobiernos de los demás estados de América antes española, para entrar en este pacto de alianza y confederación (art. 12).”

Este tratado se conservó en secreto hasta el año de 1832, en que el plenipotenciario de Chile en Lima, Pedro Trujillo, lo publicó para que ese antecedente sirviera de apoyo y estímulo al gobierno del Perú, para celebrar un nuevo tratado idéntico al de 1822. Las negociaciones se entablaron entre el dicho señor Trujillo por parte de Chile, y el doctor don Francisco J. Pizarro, como plenipotenciario del Perú. El primero presentó en proyecto, uno que en lo aparente parecía casi la reproducción del de 1822, desde que según el art. 3º las repúblicas de Chile y el Perú contraían solemnemente Alianza perpetua para sostener recíprocamente su  independencia contra el enemigo común a entre ambas; pero el objeto fue aprovechar de la ocasión en que se encontraba el Perú con Bolivia y Colombia, y sacar ventajas; más el hábil plenipotenciario peruano Luna Pizarro, conociendo el ardid, lo eludió diestramente, presentando un Contra-Proyecto, idéntico al de 1822, en lo fundamental, y con aquellas ligeras alteraciones que provenían de la diversidad de épocas.

En ese contra-proyecto se dice en el artículo 1º: “Las repúblicas del Perú y Chile se ligan y confederan mutuamente en paz y en guerra, y contraen para ello un pacto perpetuo de amistad firme e inviolable, para sostener en comun defensiva y ofensivamente, si fuere necesario su mutua soberanía, independencia y libertad, contra cualquier poder extranjero… artículo 7º Las partes contratantes estipulan solemnemente transigir entre sí, de un modo amistoso, las diferencias que en el día existan, o pueden existir en adelante; y en el caso de no conseguir un avenimiento, se llevará con preferencia a toda vía de hecho, para procurar una conciliación, al juicio del excmo señor presidente de los Estados Unidos de América, caso que la república del Perú, no ratifique el tratado de Panamá de 15 de julio de 1826, y también no accede a él la república de Chile”

Es ajeno de esta historia el explicar las verdaderas causas que dieron lugar ese proyecto y contra-proyecto, pero basta a nuestro objeto manifestar que el mismo Chile dio el ejemplo de tratado de alianza de mayor significación que el de 1873, celebrado entre el Perú y Bolivia; y téngase presente que ese mismo año de 1832 Chile intentó celebrar con Bolivia otro pacto semejante, y cuando vio frustrado su plan ocurrió al Perú.

*******************
Paz Soldán utilizó dos fuentes, una peruana que es “Mercurio Peruano”, suplemento al núm 1552, y núm 1553 de 5 y 6 de noviembre de 1832. Y una fuente chilena: “El Araucano de Chile”, núm. 109.

Como pueden apreciar, Chile y Perú tenían antecedentes de Tratados de Alianza Defensiva, uno en 1822 y otro en 1832, los artículos son casi idénticos al tratado de 1873, entonces ¿porqué si el Perú podía firmar un tratado de Alianza Defensiva con Chile, no podía hacerlo con Bolivia?, ¿Porqué Chile firmó el tratado de Alianza defensiva de 1822, pero condenó el Tratado de Alianza de 1873?

Saludos
Jonatan Saona

9 comentarios :

Anónimo dijo...

Perú y Chile hacían un tratado de alianza defensiva, Chile se aprovechaba de los recursos peruanos y boivianos cuando no tenía riquezas y se ofende si Perú firma tratados con otros paises para salir de su crisis económica... y chile se hace la víctima que les duela pero siempre será un pais pobre em riquezas naturale a diferencia de Bolivia y Perú!

APLACENCIA dijo...

nunca fue SECRETO, esa es la falacia mas grande en la historia de América, este tratado estaba mas que todo dado por la guerra con España de 1866 el 2 de mayo, aparte que ya se había tenido en el año 1873 conocimiento de que Chile se armaba como sucede hoy, y este movimiento era negado por ellos.

Lo cual aprovecharon luego de que los inocentes Bolivianos hicieran la tontería de aumentar impuestos sabiendo que había un tratado de por medio.

Anónimo dijo...

¿No era secreto el tratado?
Pues cuando Lavalle estuvo en Chile para evitar la guerra entre Chile y Bolivia, se le preguntó y negó que existiera el tratado.Entonces fue un mentiroso y felón. Solo trataba de ganar tiempo para permitir que Peru continuara armándose.

inoutusb dijo...

El autor del este artículo y del blog, se toma la molestia de investigar y citar fuentes históricas para tratar de describir los hechos de la mejor manera posible. Como lectores tratemos de ayudar y mantener la compostura, el usar mayores o peores adjetivos no le dá la razón al que los usa, por lo general desata una violencia verbal que solo cubre de mas sombras la verdad que se busca.

dinaherz dijo...

Tratar de justificar lo injustificable, El tratado puede decir mucho pero su forma y espíritu era contra Chile, eso le quedo claro a la comunidad internacional de la época, y es lo que vale, en el papel se puede escribir de todo pero los hechos y las acciones indican la dirección, no hay que cree en lo que esta escrito esta sacramentado y es inmutable, la gente que piensa y razona no necesita que le laven el cerebro estos historiadores nacionalistas.

Anónimo dijo...

El tratado era secreto y tambien habia un tercero que era Argentina,la historia hay que contarla con transparencia.
Chile se preparo para esta guerra que era inevitable,Argentina queria la Patagonia y Chile empezo a comprar armamento para prepararse,pero Hilarion Daza quiso burlarse de EEUU y de Chile y aumento el impuesto al salitre en 10 centavos lo que era impagable para los chilenos,en esos anos el 95% de la poblacion era chilena en las salitreras.
Bolivia no acepto ningun tratado que le propuso chile para solucionar el conflicto del impuesto,incluso,chile le propuso aliarse con ellos,Bolivia no acepto nada,creyendose seguro.
Agotados todos los terminos politicos y diplomaticos Chile saco su ultima carta y dio su ultimatum de invadir militarmente
Antofagasta.
Chile entrego a la Argentina la Patagonia y se retiro dejando a sus "HERMANOS"Bolivianos y Peruanos solos en este conflicto,(Lacra de cobardes).
Ahora el tratado de 1822 de Chile con Peru era para defenderse de Espana nada mas,repasenlo esta escrito.
Saludos.

Anónimo dijo...

Si desean fuentes, pueden encontrar la documentación de cómo se gestó el tratado entre Perú y Bolivia, con todas las gestiones diplomáticas de Perú para involucrar Argentina en "El tratado secreto de 1873"(Gandarillas), en la cual se muestra la preocupación de que Chile no se enterara y de la preocupación de que el Imperio del Brasil no lo considerara contra ellos.
http://www.laguerradelpacifico.cl/Biblioteca/Biblioteca.htm

Era un tratado ofensivo contra Chile y así lo le parecía al diplomático argentino.
Era conocido y Lavalle lo negaba en su gestión "amistosa"

José Antonio Jaramillo Ramos dijo...

El de 1822 el enemigo era España, Peru recien se independizaba, Chile tenia pocos años de serlo, una alianza de este tipo se justificaba para defender su nuevo status se justificaba totalmente. En el 1873 si bien Chile no era aun el enemigo, era un vecino hostil, con Bolivia, Bolivia necesitaba defenderse y no solo eso, el tratado fue hasta cierto punto necesario, Chile le habia ofrecido a Bolivia, un trueque Antofagasta, y ellos se aliaban para arrebatarle Arica al Peru, si Peru no se aliaba a Bolivia, habia el posible escenario de ver a Bolivia aliada a Chile, y con ellos si teniamos frontera. El error peruano fue no haber dejado de lado ese tratado cuando Bolivia y Chile firman el Tratado de 1874.

Raúl Olmedo D. dijo...

El texto y la intención del Tratado Secreto de 1873 fue alegado en octubre de 1880 - a bordo de la "Lackawanna" y durante las Conversaciones de Paz entre Chile y los Aliados - por parte de Perú, como una simple expresión de buena voluntad universal, carente de animosidad hacia nadie en especial.
El plenipotenciario chileno Eulogio Altamirano explicó brevemente a los anfitriones (los ministros de EE.UU. ante Bolivia, Chile y Perú) la grave interpretación que su país y las cancillerías de otros países americanos (Brasil, en especial) daban a ese documento mantenido en secreto y negado por el Ministro Lavalle en Santiago durante abril de 1879.
Las conversaciones en la "Lackawanna" terminaron sin resultado alguno, como se recordará, negándose los Aliados a aceptar las condiciones de Paz propuestas por Chile. Lo anecdótico es que, si lo hubieran hecho, habrían entregado solamente Tarapacá como compensación al vencedor. Conservarían, entonces, hasta hoy, el territorio desde la quebrada de Camarones al norte, incluyendo la provincia y puerto de Arica. Se hubieran salvado unas 12 a 15.000 vidas, además de ahorrarle mucho trabajo al Tribunal Internacional de La Haya 130 años mas tarde.

R. Olmedo

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...