lunes, 24 de febrero de 2020

José M. Rodríguez

José Melitón Rodríguez
José Melitón Rodríguez
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 4 de octubre de 1890)

El valeroso teniente de la armada nacional que á ejemplo de sus jefes rindió la vida sobre la proa del Huáscar el 8 de Octubre de 1879, nació en esta capital el 10 de Marzo de 1848 en el legítimo hogar del médico D. Francisco Rodríguez y su esposa la señora Juana Pérez de Rodríguez.

Por incidentes de la política interna emigró el Dr. Rodríguez á Bolivia, acompañado por su hijo Melitón. Allá murió el padre, y regresando huérfano ya el hijo, después de algún tiempo de trabajos comerciales abrazó la carrera de Nelson y fué graduado de guardia marina, ingresando en calidad de tal el 14 de Diciembre de 1869 á la dotación del Huáscar, donde á los diez años justos cumpliría con el supremo de los deberes, muriendo por la patria.

Andrés Muñoz

Andrés S. Muñoz Quevedo
Doctor Andrés S. Muñoz 

Nació en Cochabamba el 29 de noviembre de 1859. Hijo de don Mariano Donato Muñoz y de doña Rosaura Quevedo.

Recibió su instrucción primaria en las escuelas de Cochabamba, Sucre, Oruro y La Paz, y terminó sus estudios secundarios en Tacna, permaneciendo allí desde 1871 hasta 1876.(1)

Desde 1877 estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos. 

En 1879 inicia la guerra del Pacífico , por lo que se interrumpió sus estudios y se alistó en el Cuerpo de Ambulancias de la Cruz Roja, luego sería transferido al Cuerpo de Sanidad del cuerpo de Reserva de Lima, participando en las batallas de Chorrillos y Miraflores (2).

Su participación en la guerra del Pacífico fue reconocida por el gobierno boliviano, que le confirió el título de "Meritorio de la Guerra del Pacífico". 

domingo, 23 de febrero de 2020

Leoncio Prado

Leoncio Prado Gutiérrez
Sección Americana
Leoncio Prado (perfiles peruanos)

Nadie que lea el apellido de este valiente, dejará de recordar cómo alguien, con más ligereza que buena intención, pretendió echar sobre la frente del noble americano la mancha de un crimen horrendo.

Recuérdese el proceso de aquel famoso Prado, asesino de María Aeguetan, y á la mente del lector vendrá sin gran esfuerzo aquella noticia que velozmente rodó por los periódicos de Europa afirmando que el anónimo criminal era nada menos que un hijo del general Mariano Ignacio Prado, ex presidente de la República Peruana.

Cúpome entonces la suerte de desmentirlo con la energía con que las calumnias deben ser atajadas, y hoy, después de dos años, tomo de nuevo la pluma para presentar á la faz de aquellos que tal dijeron la figura gloriosa del calumniado, envuelta entre celajes luminosos, entrando en el templo de la inmortalidad.

Manuel J. Vera

Manuel Jesús Vera
Manuel Jesús Vera

En 1884 se formó un álbum de inválidos (chilenos) de la guerra del Pacífico, allí aparecen los siguientes datos:

Cabo 2° del regimiento Atacama, herido por arma de fuego en la cara posterior e interna de la articulación del codo izquierdo, en la batalla del Alto de la Alianza (Tacna).

Amputado en el tercio medio del brazo. De 25 años de edad, natural de Copiapó, de oficio escribiente, estado civil casado, lee y escribe, necesita un brazo artificial con mano y el dedo pulgar articulado.

Si revisamos en familysearch encontramos a Manuel Jesús Vera, de Copiapó, que se casó el 21 de agosto de 1882 en Tocopilla, con la señorita argentina Trinidad Arce.

***************
Saludos
Jonatan Saona

miércoles, 19 de febrero de 2020

Miguel Grau

Miguel Grau Seminario
Sección Americana
Miguel Grau (perfiles peruanos)

Ante el nombre glorioso que encabeza estas líneas, los marinos de todo el mundo se descubren y América entera se postra de rodillas. He dicho que los marinos de todo el mundo, exagerando un tanto; contados serán los españoles que lo conozcan: cuando Miguel Grau conquistó un puesto resplandeciente al lado de los héroes, cuando después de su gloriosa campaña voló á los Campos Elíseos, en donde Churruca debió esperarle con los brazos abiertos, España no tenía representación naval en el Pacífico, como la tenían, y lucidísima, Francia, Inglaterra, Alemania, Italia y los Estados Unidos.

¿Qué extraño debe, pues, parecemos que sólo un reducidísimo número de nuestros marinos sepa quién fué Miguel Grau ni las hazañas sorprendentes por él realizadas?

lunes, 17 de febrero de 2020

Clodomiro Montes

Clodomiro Montes
Montes D. Clodomiro

Nacido en La Paz, desciende del general Montes y Mirones. Concluida su instrucción se incorporó en el ejército como cadete, ascendido a subteniente el 10 de abril de 1855. Continuando con la carrera de las armas ascendió a coronel. 

Cuando los pueblos se levantaron contra la tiranía de Melgarejo, Montes tomó parte en la revolución de 1870. Como jefe del Escuadrón de Honor, le cupo pelear y, vencer al enemigo en la victoria del 15 de enero de 1871. 

En la campaña de la guerra del Pacífico, a la cabeza del Regimiento “Murillo” combatió en la batalla del Alto de la Alianza, donde fue gravemente herido. Cuando el General Campero dejó el mando se retiró del servicio. 

domingo, 16 de febrero de 2020

Cartas de Paz Soldán

Mariano Felipe Paz Soldán
Tres cartas de Mariano Felipe Paz Soldán a Cleómedes Blanco Ferrufino
(Texto publicado en el diario La Patria, 3 diciembre de 2017)

Las tres cartas enviadas por el historiador peruano Paz Soldán al médico boliviano Cleómedes Blanco Ferrufino, denotan patriotismo y sufrimiento frente a la invasión chilena a Lima. Su elocuencia en el relato revela realismo y tormento existencial. Los juicios de valor histórico en medio de las dificultades de vida y la labor desempeñada en los años de guerra, muestran también que la contienda vejó a la soldadesca chilena pero sobre todo la dignidad del pueblo peruano y del boliviano. Entre tanto, los medios de prensa en Bolivia, sobre todo en Cochabamba, El Heraldo y El Comercio, publicaron impresos de gran valor. Los envíos de Cléomedes Blanco al escritor Paz Soldán se convirtieron en instrumentos útiles que aportaron -gracias a la genuina amistad de ambos- documentación veraz en favor de Bolivia y del Perú.

viernes, 14 de febrero de 2020

George Hicks

George Hicks
George Hicks

Nació en Newquay (Cornwall - Inglaterra) el 26 de julio de 1833, hijo de don Richard Hicks y su esposa Elizabeth. Estudió en Drakes Academy (St Austell).

En 1850 viaja para trabajar en los campos mineros de EE.UU. A mediados de 1860 viaja al norte del Perú para trabajar en la industria del algodón, al no tener éxito (1), se traslada a Iquique donde trabajaría (para la Casa Gibbs) en la Compañía de Salitres de Tarapacá. Luego la Compañía lo envía a Antofagasta para hacer un trabajo de reconocimiento y es encargado de supervisar la construcción de la refinería Salar del Carmen de la Compañía Melbourne Clark, así llega por primera vez a Antofagasta el 13 de abril de 1868. Hicks fue el contador y segundo de George Paddison (Administrador de la oficina en Antofagasta, 1868) pero éste enfermo y tuvo que ir a Valparaíso donde falleció. Hicks, ocuparía entonces el cargo de Administrador (2).

martes, 11 de febrero de 2020

Pedro Gárezon

Pedro Gárezon
Capitán de Fragata don Pedro Gárezon 
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 4 de octubre de 1890)

—¿Qué corazón peruano no se siente conmovido cuando recuerda la gloriosa fecha del 8 de Octubre, y quién al evocarla no recuerda las hazañas de los nuestros que en Punta Angamos perecieron? Nosotros nos sentimos poseídos de esa santa unción que la capital ha de experimentar en este aniversario en que, por la primera vez podremos ir al cementerio á depositar las flores de nuestra gratitud junto al sepulcro de nuestros héroes, porque con Grau, duermen en el suelo patrio los que entregaron su alma á Dios en cruento sacrificio al pié del pabellón blanco y rojo.

En la equidad de los repartos humanos, es preciso que al cumplir con los muertos no olvidemos á los vivos que sin arriar el pabellón cayeron como buenos. Saludamos á Carbajal y á los otros sobrevivientes del “Huáscar”, y engalanamos nuestras páginas con dos de los que quedaron sobre la cubierta del glorioso monitor, uno muerto, Melitón Rodríguez, otro aún luchando, Pedro Gárezon.

Manuel Orella

Manuel Joaquin Orella
Don Manuel J. Orella.

Quien tiene grabadas sus glorias en dos rocas del Océano i quien tiene a las olas como mensajeras do su fama, no necesita, señores, del bronce que eternice su memoria ni de los escritos que publiquen sus hazañas; tales cosas deben mirarse mas bien como un pequeño tributo conque la patria recompensa los sacrificios ofrecidos en sus aras. Hablo aquí del por mas de un título ilustre capitán de corbeta, don Manuel J. Orella, digno de figurar entre los primeros en la pléyade de valientes defensores del pabellón chileno.

Desde 1862 principia su carrera de marino en la Escuela Naval de Valparaíso, de donde salió cuatro años mas tarde en el vapor Maipú en servicio de la pequeña escuadra que tenía a raya a los españoles, mil veces mejor equipados.

jueves, 6 de febrero de 2020

Enrique Oppenheimer

Enrique Oppenheimer
Enrique Oppenheimer.
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 27 de setiembre de 1890)

Este valeroso joven pertenece á esa pléyade de héroes adolescentes que el Perú ofreció ante el mundo en la última guerra.

Nació en Lima en el seno de una familia distinguida cuyas esperanzas estaban encerradas en el futuro reservado á Enrique- Tenían razón de abrigar tanta esperanza porque Enrique era inteligente, estudioso, trabajador y caballerito como todo un limeño aristócrata. Pero, la suerte deparaba otra gloria diferente al festivo y jovial Enrique Oppenheimer. 

Sonó el clarín de la guerra cuando contaba solo 19 años, y voló al cuartel impulsado por esos generosos sentimientos que hacen al niño hombre y al decrépito, poderoso para defender su patria ultrajada, y tomó el rifle como soldado raso del batallón Zuavos, de donde pasó al Guardia Peruana y peleó en San Juan y Miraflores.

Emilio Sotomayor

Emilio Sotomayor Baeza
El Jeneral de Brigada Don Emilio Sotomayor

Cuando en el memorable día 11 de marzo del presente año hacia nuestro ejército glorioso del norte su entrada triunfal en la capital; cuando solo se oía el inmenso clamor de un pueblo agradecido, que saludaba entusiasta i delirante de alegría a los que tan heróicamente habían sabido defender nuestra ban­dera i el honor de la República, entre tantos i distinguidos jefes que recibían ovación tan merecida, sobresalía la noble i simpática figura del ilustro jeneral don Emilio Sotomayor. A su presencia se redoblan les aplau­sos. Parecía que so habían reservado para él, solo para él, coronas tejidas con las mismas bellas llores que adornaban ya la frente del glorioso jeneral en jefe que le precedía. 

lunes, 3 de febrero de 2020

Antonio Arenas

Antonio Arenas
Antonio Arenas
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 27 de setiembre de 1890)

Los puntos de nuestra pluma encuentran naturales resistencias para correr sobre el papel siempre que se trata de biografiar á un personaje que aún vive. Tememos insitar odios, y hasta provocar gratitudes, que no las solicitamos por que al ocuparnos de tal ó cual personaje, llenamos el programa del semanario y solo cumplimos con un deber.

Hoy tenemos el honor de hablar de un magistrado que por diversas faces de su vida pública merece el respeto de sus contemporáneos y tiene su página en la historia. Nos referimos al Dr. D. Antonio Arenas, cuya foja de servicios insertamos como el más valioso documento que en su honor podemos reproducir.

El doctor Arenas es hijo de Lima, y nació el 13 de Junio de 1809. Se educó en los claustros del afamado Consistorio carolino donde no tardó en ser profesor durante muchos años.

Domingo Amunátegui

J. Domingo Amunátegui
Don Domingo Amunátegui, Jefe Político i Militar del Callao.

Desde el año de 1851 figura en la ca­rrera de la milicia el distinguido jefe cuyo retrato presentamos hoi.

Hijo de militar, abrazó desde mui jó­ven la carrera de su padre en la cual ha prestado servicios importantes i que son ya conocidos de la nación. Es este cabal­mente un motivo suficiente para que, no pretendiendo adornar nuestro escrito con lucidas formas literarias, hagamos una sencilla relación de los méritos que le adornan.

En las rudas campañas de Arauco mostró mas de una vez sus brillantes dotes de militar valeroso e intelijente. Bien conocidos son de los que han seguido las relaciones de esas arriesgadas expedi­ciones el paso del río Quepe en 1869 i la campaña que bajo sus órdenes se llevó a cabo en 1870.

Cornelio Durán

Cornelio Durán de Castro
Cornelio Durán de Castro

Nació el 25 de septiembre de 1840 en Cochabamba, hijo de don Manuel Durán de Castro y de Gerónima Miende.

En 1865 tuvo una hija con Petrona Calvimontes.

El teniente coronel Cornelio Durán de Castro fue el tercer comandante de los Colorados en la batalla del Alto de la Alianza (26 de mayo de 1880).

El coronel Ildefonso Murguía escribiría en su parte oficial: "Bien, es cierto que, apoyado en mi espada, (herido) anduve cerca de dos cuadras, y que el comandante Cornelio Durán de Castro se negó a facilitarme su caballo o a llevarme consigo, no estando él herido, aunque durante la refriega estuvo siempre en su puesto de honor."

domingo, 2 de febrero de 2020

Francisco Ramos

Francisco Ramos Pacheco
Francisco Ramos Pacheco
(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 20 de setiembre de 1890)

Continuamos nuestra galería de colaboradores y colocamos en ella el retrato del doctor don Francisco Ramos Pacheco á quien debe nuestro Semanario valiosas referencias é informaciones en activa colaboración con nuestros agentes, agregándose á este mérito contraido ante nosotros la circunstancia de ser hoy, el doctor Ramos Pacheco una de las figuras parlamentarias que atraen la atención general por su actitud resuelta en las Cámaras y ser respetable el número de abona dos que nos solicita la inserción del retrató del Honorable representante por Camaná.

El Dr. Ramos Pacheco es hijo del honorable caballero D. Mariano Ramos y la digna matrona doña Carmen Pacheco de Ramos. Nació en Arequipa el 11 de Setiembre de 1850.

Cornelio Saavedra

Cornelio Saavedra
Cornelio Saavedra 

Nuestros favorecedores encontrarán nuevo motivo para el justo elojio en el retrato del jeneral don  Cornelio Saavedra que publicamos al frente del pre­sente número.

Alto de cuerpo, talla erguida, sere­na mirada, bondadoso de facciones, afa­ble trato; tal es el jeneral Saavedra a los 60 años de su laboriosa existencia.

La hoja de servicios del benemérito jeneral, que ha poco ha sido elevado al supremo rango de la  milicia, es una de las mas brillantes que rejistra el escala­fón.  Durante su juventud, se adiestró en los ejercicios guerreros, tan propios de su carácter recto i altivo; podría decir como un héroe del  Romanero antiguo:

"Mis arreos son las armas.
Mi descanso el pelear.»

Carta de Iglesias


Carta de Miguel Iglesias a Nicolás de Piérola (1895)

Cajamarca H. "Udima"
Julio 28 de 1895.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...