viernes, 18 de mayo de 2012

Pedro Ríos

PEDRO RÍOS Y YÉPEZ


Nació el 5 de abril de 1854 en San José de Bellavista (distrito de la prov. de Pacasmayo).
Hijo de don José Gregorio Ríos Sisniegas y doña Baltazara Yépez.

Su vida, plena de acción, tuvo episodios de leyenda, que están entrañablemente unidos a la tradición y la historia de nuestra tierra. Sencillo, franco, valiente hasta la eternidad, amante de la libertad; Pedro Ríos en el norte del Perú, fue sin duda unos de los auténticos forjadores de la nacionalidad, cuyos caracteres políticos, aun no claramente definidos con su época, corresponden a lo que es hoy el Perú.

Su padre, rico hacendado, propietario de los fundos “Ventarrón”, ”Vista alegre” y “La campanita”; procuró por su educación en las más destacada escuela de San Pedro de Lloc, dirigida por don Antonio Gil y Emilio Gastelumendi,y para conformar su espíritu varonil ,sus inquietudes rebeldes, fue enviado a Lima, en donde curso instrucción media, en el convictorio carolino.
Cuando Ríos Yépez había cumplió 21 años, regresó a San José y se dedicó por completo a la agricultura tomando cono arriendo la hacienda “Ñampol”, en sociedad con don Eliseo Salcedo y Ruiz, copropietario de la hacienda “Talambo”.
Al producirse la guerra con chile, es entonces que don Pedro, lucho con vehemencia instigando al enemigo, en defensa de su patria y la justicia, con la plenitud de su juventud.

La sucesión de vejámenes sufridos sucedidos en nuestra provincia y en los que participo Ríos Yépez.

PARTICIPACION DE RIOS YÉPEZ DURANTE LA GUERRA CON CHILE:

Cuando las tropas chilenas tomaron la provincia de Pacasmayo, se nombraron varios jefes a mando de la provincia, como el comandante Villareal, Arellano, Fuensalida y Carvallo, todos ellos para sostenerse imponían cupos a los hacendados y personas de dinero, creando a todo esto una situación difícil para la región.
Los chilenos para conseguir este objetivo se diseminaban en “guerrillas” por las poblaciones y haciendas de la zona.
Cierto día sabiendo don Pedro que una tropa de estas guerrillas de Guadalupe con dirección a san Pedro de Lloc, aviso a sus amigos Eliseo salcedo y Ruiz, Antonio Saavedra, Santiago Cerna, Manuel Collao, Roberto Luna, los hermanos Manuel y Pedro Sifuentes (abuelo y tío abuelo de NIXA) y Aniceto Sisniegas (Alcalde de la época) y otros mas, entre ellos acordaron que parte de ellos esperarían en el portachuelo de vista Alegre y atacaran en ese sitio a la guerrilla que pasaría por allí ,mientras los hermanos Sifuentes y el alcalde y otro más servirían de protección al pueblo si saldría algo mal.
Se armaron de fusiles, pues en aquella época los hacendados tenían provisiones de ellas en sus casas y a caballo se posesionaron de la parte ms estrecha del portachuelo, donde al entrar los chilenos que venía numero de 25, fueron recibidos a balazos por los atacantes.

Don Pedro montaba uno de sus “briosos” caballos, que tanta fama tenia y que encabritándose no le dejaba “hacer blanco”. Se demostró y cargando su fusil a pie se puso, a la cabeza de sus compañeros que a caballo seguían a tacando.la lucha fue dura y los chilenos en su mayor parte retrocedieron.
Don Pedro se había alejado bastante, adelantándose a su grupo y cuando los chilenos que por la estrechez del lugar, no podían darse cuenta del numero del os peruanos que combatían, huyeron ,se volvió encontrándose solo y sin cabalgadura, sus compañeros se habían retirado a la población, el caballo de don Pedro espantado por los tiros, tomó camino al “Ventarron”, donde José Gregorio, al ver llegar a la bestia son jinete ,exclamo:”Ya mataron a mi hijo” y se preparaba para salir en su búsqueda ,cuando alcanzo a ver que entraba al patio de la hacienda a pie y calzando en espuelas, refirió a su padre lo ocurrido y montando a caballo se encamino a Ñampol ,donde residía.

Tiempo después en el mes de junio, al sucederse los hechos en San José de bellavista, producidos por Manuel Fernando Terrones, quien defendió a la mujer sanjosefina del ultrajo invasor, esto fue duelo y traje día para el pueblo de San Jasé. Los chilenos enfurecidos vengaron la muerte de sus compañeros con salvajismo y bestialidad saqueando la población e incendiándola.

Los chilenos en sus afanes de capturar al “asesino” fueron a “Ventarrón” y se entrevistaron con don José Gregorio, para informarse del paradero de don Pedro que era patrón de Terrones. Estas fueron sus expresiones: “a su hijo le tenemos muchas ganas, por que anda SOLIVICANDO a la gente contra nosotros y hasta se nos ha enfrentado con armas (se refería al ataque del portachuelo) y notificaron a don Gregorio, por que al no aparecer su hijo se presentara él en la comandancia chilena de San Pedro de Lloc.
Ríos Yepez que no salió de “Ñampol”, sabiendo que querían apresarlo, se presentó ante su padre para impedirle que fuera a san Pedro de Lloc, presentándose en su lugar. Así fue como los chilenos consiguieron ponerlo en prisión, donde permaneció por varios días.

Además don Pedro sabía el escondite de su peón, (que se encontraba en los cañaverales de Cultambo), pero la sangre del patriota hervía por sus venas. La indignación más profunda y desprecio por la vida lo mantuvo en silencio. “pueden fusilarme”, decía desde su calabozo.
Se le dió el plazo de 48 horas, para que hicieran venir a Terrones y transcurrido éste, estando ya en “capilla” para fusilarlo, donde Nicanor de la Fuente, personaje de mucho prestigio en nuestra provincia, se presentó y abogó por Ríos ante el comandante Orellana logrando su libertad gracias a sus influencias.
Pero también se supo que Terrones se presento en San José y luego ante la comandancia en San Pedro de Lloc, valientemente confesó que él solo había defendido el honor de la mujer sanjosefina.
Terrones fue fusilado el 25 de junio de 1882 y el pueblo de San José se encontraba en ruinas.

Así Terrones demostró su consideración hacia su patrón y don Pedro no se dejó intimidar por los invasores, enfrentándolos.

Pedro Ríos: luego de la invasión chilena 

Luego de la firma de paz entre Perú y Chile, don Pedro Ríos seguía siendo un gran hombre que gozaba del aprecio del pueblo y la provincia.

En 1894 al sucederse la revolución de Piérola, don Pedro ríos Yépez y sus amigos apoyaron ese acto. Cuando termino, don Pedo Ríos Yépez fue nombrado prefecto de Lambayeque.

Después es 1925 fue nombrado sub prefecto de Pacasmayo, desempeñando este cargo falleció el 2 de agosto de 1926
***************
Texto e imagen tomada del blog sanjosepacasmayoperu.blogspot.com

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...