domingo, 20 de noviembre de 2011

Parte de Echeverría sobre Dolores

Parte de José Echeverría, Comandante del Bulnes

Campamento de San Francisco, Noviembre 25 de 1879

Paso a dar cuenta a V.S. de las ordenes y operaciones efectuadas por el Batallón de mi mando desde que salimos del Campamento de Hospicio, el día 18 del corriente a las cuatro de la tarde. Se nos dio por baqueano a Juan Bautista Romo, quien nos perdió en el camino, teniendo que acampar a las 3 A. M., emprendiendo al toque de diana, de nuevo nuestra marcha.

Al avistar Jazpampa, mandé al Teniente Chacón se adelantara y avisara nuestra llegada, como también la falta absoluta de agua que traía la tropa y el cansancio de ella; el Teniente trae por contestación avance lo mas de prisa posible por tener el enemigo a la vista; me adelanté a dicho punto y encontré un parte del señor Coronel don Emilio Sotomayor, diciéndome avisara al señor General en Jefe que el enemigo estaba a la vista; no lo hice hasta que reconocí personalmente, con dos cazadores que se encontraban ahí, y resultó ser falso, por lo que le contesté al señor Coronel que tal enemigo no existía.

Permanecimos en Jazpampa hasta las 3.30 P. M. hora en que recibí orden del jefe de infantería, señor Coronel don Luis Arteaga, para marchar en el tren a este punto; no pude traer más de tres compañías por no caber la cuarta, la que se vino a pie, a las órdenes de su Capitán don Manuel Álvarez, quien hizo su marcha a las ordenes del señor Comandante del Chacabuco.

Llegando recibí orden de formar en Batalla en la misma estación, y acto continuo recibí la del General en Jefe de marchar al frente del enemigo; al llegar al Molino recibí del Jefe de Estado Mayor, señor Coronel Sotomayor, la de dispersar una compañía en guerrilla; mandé la primera al mando del Sargento Mayor graduado don Ramón Corei y del Teniente graduado don Gumersindo Riveras, y marchar el resto del Batallón a sesenta metros de la vanguardia. Pasando el molino citado, principiaron los fuegos del enemigo, de cañón y rifle; no se le contestó hasta reconocer a que lado se dirigían; viendo que era al lado izquierdo de la guerrilla, ordené entonces hicieran fuego oblicuos a las izquierda, por ser el punto que más nos atacaba; se recibió orden del señor Jefe de Estado Mayor de suspender los fuegos, de retirarnos en seguida, dejándonos de avanzada en el punto llamado San Francisco; una vez ahí mandé a la primera compañía, dispersa en guerrilla, de avanzada, la que se fue relevando por las otras, de cuatro en cuatro horas. A las 3 A.M. el Capitán de la tercera, don José Calisto Martínez, que se encontraba de avanzada remitió a tres artilleros enemigos que sorprendió el Sargento Lorenzo Ahumada, e interrogados que fueron, se remitieron al General en Jefe, y se llaman Silverio Surca, Manuel Choro y Valerio Nica. A las 6.30 A. M. el mismo Capitán remitió al Capitán don Daniel Montes, del Batallón Zepita, Teniente don Manuel Santillana, del Batallón Ayacucho, cinco individuos de tropa, remitiéndose lo mismo que los anteriores a disposición del señor General en Jefe. 

A las 10.30 A.M. recibí orden del señor Comandante don Ricardo Castro del 3º de Línea, que por orden del General en Jefe marchara a hacer un reconocimiento prolijo de toda la posesión que había tenido el enemigo; marché con mi Batallón y al llegar al punto donde se encontraba la 4ª Compañía de avanzada, la mandé a la vanguardia por el lado derecho, yendo como 80 metros adelante de las demás la 2ª Compañía al centro, la 1ª a la izquierda, y la 3ª dividida en tres grupos, en protección de las tres Compañías. El reconocimiento duró cuatro horas y media; reuní las compañías y resultó encontrar lo siguiente: 10 prisioneros, 85 cajones bala de rifle, 7 idem de cañón, 20 fusiles y 2 botiquines completos sin uso.

Al retirarme recibí orden del Ayudante del Estado Mayor, don Guillermo Lira, que por orden del General en Jefe le entregara todos los objetos para conducirlos en ferrocarril; así lo efectué y mandé al ayudante de mi cuerpo a darle cuenta al señor General en Jefe.

Al baqueano lo dejé con centinela de vista en Jazpampa.

Es cuanto tengo que dar cuenta a V. S.

Dios Guarde a V. S.
José Echeverría
****************
Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...