lunes, 6 de junio de 2011

Parte de Barboza sobre Arica


Parte Oficial de Orozimbo Barboza sobre la batalla de Arica

4ª DIVISIÓN DEL EJÉRCITO DEL NORTE

Arica, Junio 9 de 1880. 
Señor Jefe del Estado Mayor General:

A continuación, tengo el honor de dar cuenta a V. S. de la parte que le cupo desempeñar a la 4ª División de mi mando, representada por su Estado Mayor y el Regimiento Lautaro, en la jornada del 7, que dió por resultado la toma por asalto de esta plaza de Arica.

Cumpliendo con la orden que recibí del señor General en Jefe del ejército la noche del 6 del presente, dispuse que el Regimiento Lautaro saliese del campamento de Lluta para Arica a las 4 A.M. del día 7, anticipando la marcha una hora con el objeto que la tropa se encontrase más descansada para entrar al combate. Pocos momentos después seguí la misma dirección, acompañado del Jefe de Estado Mayor de la División, sargento mayor don Baldomero Dublé A., y de los ayudantes, capitanes don Hermógenes Cámus, don Pedro Frederichsen y agregados de la misma clase don Enríque del Canto de Zapadores, y don Alejo San Martín, ex capitán de guardias nacionales.
A las 6 A.M., estando la tropa del Lautaro convenientemente situada y a tiro de fusil del enemigo, se procedió a atacar los tres fuertes del bajo, o sea del Norte, y las obras avanzadas de fortificación de campaña del enemigo, habiendo ya principiado el ataque de los fuertes de las alturas, o sea del Sur, por los regimientos 3º y 4º de línea.

El enemigo opuso débil resistencia al ataque del Lautaro, abandonando sus posiciones fortificadas a vanguardia de sus fuertes y haciendo estallar éstos y los cañones con que estaban armados por medio de minas preparadas de antemano, cuya explosión sólo produjo bajas en gran número a sus defensores. Estos sostuvieron un corto tiroteo con el Lautaro, dispersándose enseguida en todas direcciones al ver que estaban rodeados por nuestras tropas y dominados de las alturas por los regimientos de línea citados, que se habían apoderado de los fuertes del Sur. Inmediatamente una parte del Lautaro tomó posesión de los tres fuertes de la plaza, y con el resto se procedió a perseguir al enemigo en derrota.

Durante la acción, el Lautaro tuvo ocho individuos de tropa heridos. En cambio hizo un gran número de bajas al enemigo, capturándole cerca de 300 individuos de tropa y 15 jefes y oficiales. Como 100 de los primeros y 8 de los últimos fueron tomados durante el combate por el Jefe de Estado Mayor de la División, sargento mayor don Baldomero Dublé A., acompañado de su ayudante, capitán don Hermógenes Cámus.

El capitán ayudante del Regimiento Lautaro, señor Santana, también capturó algunos prisioneros que se unieron a los ya tomados anteriormente.

El Lautaro también tomó al enemigo más de 30 banderas y banderolas. La más importante de las primeras fue obsequiada personalmente por mí, como trofeo de la victoria, al señor General en Jefe del ejército, quien la remitió al blindado Almirante Cochrane.

El comandante accidental del Regimiento Lautaro, en su parte, detallará a V. S. los incidentes del combate.

Durante la acción me acompañó y transmitió mis órdenes de una manera muy satisfactoria el capitán del Cuerpo de Ingenieros Militares, don Daniel Silva Vergara.

Me hago un deber en recomendar a la consideración de V. S. la conducta observada, durante la acción y después de ella, por mi Jefe de Estado Mayor don Baldomero Dublé A. y ayudantes ya citados.

Igual recomendación debo hacer de los señores jefes del Regimiento Lautaro, teniente coronel don Eulogio Robles y sargento mayor don Ramón Carvallo O., cuya conducta ha sido una repetición de la observada en Tacna, al conducir sus tropas al combate, dándoles ejemplo de valor y serenidad.

Los señores oficiales, clases y tropa del regimiento también se han hecho acreedores a una recomendación honorable de parte del que suscribe.

Al terminar esta parte, me complazco en felicitar a V. S. muy calurosamente por el triunfo alcanzado en la brillante jornada del 7, en la que hubiera deseado que el Regimiento Lautaro hubiese tenido oportunidad de imitar las proezas que han distinguido a los regimientos 3º y 4º de línea, lo que no le permitió la débil resistencia que le opuso el enemigo, como ya lo he expresado.

Dios guarde a V. S.
OROZIMBO BARBOZA

Al señor Coronel Jefe de Estado Mayor General del ejército de operaciones del Norte.
****************
Saludos
Jonatan Saona

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Barda de asesinos que llegaron a Arica a ultimar al resto de la pequeñísima guarnición. Que hubiera pasado si estos asesinos no contaban con el patrocinio de Inglaterra, no se hubieran atrevido, porque por naturaleza los araucanos son cobardes, alardean ser mejores, pero en que. Miserables sureños que vinieron a saquear al Perú, porque había anarquía en su pais natal, por se un país pobre y sin porvenir. Gloria a los soldados peruanos que lucharon y ofrendaron su vida en la guerra del guano y salitre. Gloria a Biolognesi.

doris y mario dijo...

Que lástima que manches la honrrosa memoria de los peruanos que murieron valientemente defendiendo su puesto; el Ejército de Chile hizo lo que tenía que hacer: ganar la guerra: al expresar insultos sólo demuestras que no eres digno de tus propios compatriotas que lucharon aislados de toda ayuda, en el último bastión peruano en Tarapacá.

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...