martes, 17 de junio de 2008

José M Alcerreca (Chile)

Contraofensiva de 1882

Las siguientes publicaciones conmemoraremos los combates ocurridos en julio de 1882, los combates de Marcavalle, Pucará y Concepción

El plan de contraofensiva fue trazado en Huamanga y sus detalles se ultimaron en Izcuchaca. Consistía en atacar a un mismo tiempo a todas las guarniciones chilenas acantonadas entre La Oroya y Huancayo

Según Bulnes, las tropas chilenas estaban en los siguientes puntos:
“La división chilena que ocupaba el interior estaba distribuida en dos núcleos, Huancayo i Cerro de Pasco. En el primero, había 15 compañías de infantería, dos baterías de artillería y el grueso de los Carabineros de Yungay.

Las guarniciones que caían en su esfera de atracción eran la de Concepción con una compañía de infantería; i por el sur, en el camino de Ayacucho otras de la misma arma, repartidas a distancia entre si de cinco a siete kilómetros; una en Marcavalle, otra en Pucará, otra en Zapalenga. Rio de por medio, sobre el frente occidental montaban la guardia de seguridad de Huancayo 86 carabineros de Yungay en Ascotambo y una compañía de infantería en Nahuelpuquio sirviéndole de reserva. Según esta original distribución los pelotones de setenta a ochenta hombres estaban tan separados que les era difícil auxiliarse;

Guarnecia a Cerro de Pasco el sobrante del batallón 3º i había compañías repartidas en Junin, Jauja, Tarma i la Oroya. Un enemigo audaz, disponiendo de fuerzas tan numerosas como las de Cáceres, pudo cortar impunemente esas pequeñas unidades i destruirlas."

Andrés Avelino Cáceres lo describe de la siguiente forma
“”Del lado enemigo, el grueso de la división de Del Canto acantonaba en Huancayo, con destacamentos avanzados de protección en Zapallanga, Pucará y Marcavalle hacia Izcuchaca, y en Concepción hacia Jauja. En la Oroya estacionaba otro destacamento reforzado para guardar y vigilar la línea de comunicaciones con Lima”

************************
Saludos
Jonatan Saona

1 comentario :

HERNNAN dijo...

Ahora el roto odia al Perú porque teme el porvenir. Siente no haber aniquilado por completo a un pueblo que va resucitando lentamente y re­construyendo sus ruinas, y tiembla al pensar que el Perú generoso pueda empuñar un día la espada de Themis, para vengar la destrucción de sus hogares y el horrendo asesinato de sus mejores hijos.

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...