viernes, 15 de agosto de 2014

Parte de Wood en Pta Arenas

Parte de Carlos Wood sobre la Unión en Punta Arenas

Colonia de Magallanes - Comandancia de Armas.
Punta Arenas, agosto 19 de 1879.

Señor Ministro:

El 16 del corriente, a las 11.30 A.M., se avistó fuera de este puerto un buque de guerra que se ponía al habla con el vapor alemán Sakkarah, que después de tocar aquí seguía viaje para el Pacífico.
En previsión de que fuera buque peruano, mandé desembarcar los nueve hombres que componían la tripulación del pontón Kate Kellok, y envié a bordo al gobernador marítimo y comandante de dicho pontón, con orden de que cuando se cerciorase de que era buque enemigo el que estaba a la vista, pusiera fuego al carbón depositado en el Kate Kellok a fin de que no lo pudiera aprovechar aquel. Al mismo tiempo mandé bajar la tropa a inmediaciones de la playa y después hice establecer una guardia en lugar conveniente.

Mientras tanto, el buque entró al puerto y fondeó con bandera francesa, y como la conservara más de media hora, el gobernador marítimo no pegó fuego al carbón y creyó conveniente volver a tierra a preguntarme si iría a pasar la revista de estilo, dejando mientras tanto en el pontón al guardián Francisco Lagos.

Negué el permiso al gobernador marítimo y habiendo solicitado mi venia el vicecónsul de S.M.B. para ir él con su bandera, a fin de conocer la nacionalidad de ese buque y sus intenciones, accedí a su demanda. Era la 1.30.

Poco después, del buque se destacó un bote y cuando estuvo próximo al pontón, aquel arrió la bandera francesa, permaneciendo sin izar otra. En este estado el bote llegó al pontón y habiendo tomado prisionero al guardián lo llevó al buque.

A las 2.15, en el momento de llegar a bordo el vicecónsul, el buque izó bandera peruana.

De regreso a tierra el vicecónsul me confirmó que era la corbeta peruana Unión que traía a su bordo al jefe de la segunda división naval don Aurelio García y García, quien le encargaba de decirme, después de un cortés saludo, que iba a tomar carbón del pontón y que necesitaba unos pocos víveres frescos; que si no era molestado desde tierra, no haría daño a la población.

Contesté por el mismo conducto, que no discutía el derecho de la fuerza; por consiguiente sólo tomaba nota de que el guardián había sido tomado prisionero después de tener la Unión enarbolada la bandera francesa y media hora antes de izar la peruana; que no estando el pueblo en estado de defensa, no podía oponerme a que tomara el carbón que había en el pontón; pero que víveres no suministraría, y que si intentaba un desembarque, sería rechazado.

Mientras tanto, llegó la noche y durante toda ella los botes de la Unión, tomando las lanchas que había en la bahía, se ocuparon en transbordar carbón del pontón.

Al día siguiente 17, siguió el transbordo de carbón y un bote tomando a remolque la goleta chilena Luisita, la amarró por la popa de la Unión.

El vicecónsul de S.M.B., después de transmitir mi contestación al jefe peruano, me informó que éste al oírla había manifestado su pesar por la suerte que correría Punta Arenas, y que, como un primer paso, en caso de no permitírsele que recibiera las provisiones que deseaba comprar a comerciantes extranjeros, destruiría toda embarcación que no perteneciera a potencias neutrales; pero que esas provisiones tenía que tomarlas y que esperaba que yo accediera a su razonable demanda, pues deseaba evitar la efusión de sangre. El vicecónsul agregó, por su parte, su opinión de que una resistencia armada conduciría a la destrucción de la colonia, sin ningún beneficio para Chile.

Contesté que sentía profundamente por aquellos que pudieran ser perjudicados, pero que en cumplimiento de mi deber no podía permitir el embarque de los víveres perdidos.

Instruido el jefe peruano de esta segunda negativa, me mandó proponer, por medio del vicecónsul, que si yo consentía el embarque de los pocos artículos que necesitaba, por su parte no cometería hostilidades contra el pueblo ni el puerto, pero que la persistencia en mi negativa ocasionaría los más graves resultados.

A este tiempo el vicecónsul, con todos los comerciantes extranjeros, se me presentaron pidiéndome que tomara en cuenta el estado de desarme del pueblo y su inevitable destrucción, aún cuando yo resistiera un desembarque; que mi sistema de resistencia a las exigencias del jefe peruano sería la ruina de tanto chilenos como extranjeros, sin ventaja posible de mi parte; que esto les obligaba a protestar respetuosamente contra una resistencia del todo ineficaz, con otras consideraciones que sería largo detallar.

Meditando en ellas y atendiendo a que las proposiciones de arreglo nacían del jefe peruano, quien se había negado a expresar su resolución sobre la colonia y el pontón, juzgué que podría obtener una ventajosa solución, y en consecuencia encargué al vicecónsul que se sirviera hacer saber al jefe de la Unión, como mi última e indeclinable resolución, que sólo consentiría en el embarque de las provisiones pedidas, si comerciantes extranjeros consentían vendérselas, con la condición de que empeñara su palabra de honor de no ofender al pontón y demás embarcaciones en la bahía, ni a la población.

El vicecónsul me trajo en contestación que el capitán García aceptaba las condiciones y había empeñado al efecto su palabra y felicitándolo por la satisfactoria terminación de lo que había sido una muy grave dificultad.

Varios comerciantes extranjeros procedieron entonces a embarcar tan rápidamente como fue posible los víveres que habían vendido.

El día 18, a las 7 A.M., el jefe peruano devolvió a su fondeadero la goleta chilena Luisita y restituyó al pontón el guardián Lagos, y sin ocasionar daño alguno salió a las doce con rumbo al sur (Pacífico).

Espero que con lo que dejo expuesto, V.S. y el Supremo Gobierno tendrán a bien prestar su aprobación a mi conducta en esta difícil emergencia, en que, dejando intacto el honor de la bandera, he podido conciliar, según mi conciencia, mis deberes militares con los que me imponen los intereses de esta colonia que me están confiados.

A fin de que V.S. pueda apreciar en lo que importan los pocos víveres que recibió la Unión y que en nada constituyen un abastecimiento a su tripulación, sino unas pocas provisiones frescas para sus oficiales, tengo el honor de acompañar una relación de los que les fueron vendidos por el comercio extranjero.

En el pontón había depositadas más o menos ciento veinte toneladas de carbón, que casi todo fue tomado por la Unión y además los objetos que expresa la relación adjunta.

Dios guarde a V.S.
CARLOS WOOD.

Al señor Ministro de Marina.
******************
Saludos
Jonatan Saona

2 comentarios :

Anónimo dijo...

las escuadra chilena simplemente hubiera bombardeado el puerto, tomado lo que necesitaba e incendiado lo que no podía llevar

Anónimo dijo...

Muy cierto lo que expresa el Anónimo anterior. Yo soy chileno y reconozco la caballerosidad de don Aurelio. Lamentablemente nuestras FFAA se caracterizan por su brutalidad al momento de actuar, tanto con el enemigo externo como con los propios ciudadanos chilenos.

Saludos a todos

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...