lunes, 9 de septiembre de 2019

Belisario Barriga

Coronel F. Belisario Barriga

Este valiente militar á cuya gloriosa memoria le tenemos consagrada una página en nuestro primer tomo de “Tradiciones y leyendas;” á quien tuvimos la fortuna de hospedar en nuestro domicilio, durante su permanencia en el sur cuando se ocupaba de organizar el batallón Huáscar, digno émulo, en tierra, del monitor que deslumbre el océano con sus hazañas; este digno Jefe que al salir del Cuzco se ligó con lazo de juramento á sus compañeros de campaña, obligándose á la muerte ó á la victoria; este buen ciudadano de la República nació en Puno, el 29 de Enero de 1834, y murió con todos los jefes 18 oficiales y tropa del batallón Huáscar citado, que él comandaba en la batalla de Tacna.

Para hacer referencias mas íntimas á cerca de la persona que nos ocupa, consignaremos los siguientes datos, que debemos á nuestra amigo el Dr. D. Felipe S. Durán.

Carlos Samuel Barrios

Don Carlos Samuel Barrios
Capitán de Zapadores

I.
Extrañas analojías i raras similitudes en el dolor suele ofrecer la vida, la juventud i el destino de los hombres que recordando la edad de hierro nacen asidos al acero i mueren en la batalla o en el lecho sin soltar su férrea empuñadura. Así, para hacer justicia a los que p marcharon hacia la inmortalidad i para ofrecer aliento a los que caminan por el rumbo de las sublimes i postreras abnegaciones, escribíamos ayer la corta pero brillante vida de un joven soldado del ejército, el capitán Francisco Olivos, del 2° de línea, muerto gloriosamente en Tacna, i que llevaba por señas i etapas de su nobilísima existencia las siguientes:— Patria, la Serena.— Edad, 24 años.—Condición, capitán del ejército de línea. —Profesión, lidiar por la causa de su patria.

viernes, 6 de septiembre de 2019

José Miguel de los Ríos

Coronel José Miguel de los Ríos.

En casi todas las acciones de la guerra última, la fortuna negó sus favores al Perú: cada batalla fué un desastre; pero en Tarapacá los peruanos se sobrepusieron á los ca­prichos de la suerte: esa jornada fué un portento.

Allí, era forzoso que pelearan hombre á hombre, brazo á brazo, tropas reducidísimas, diezmadas por una marcha interminable y fa­tigosa, por el hambre y la sed, por los accidentes del suelo y las inclemencias del tiempo, contra un ejér­cito inmenso y poderoso, provisto de cuanto recurso podía menester y dueño de cuanta ventaja podía ambicionar.

El pigmeo debía luchar con el coloso: la histórica quebrada tenía que ser teatro de la contienda y testigo del éxito.

No era, en suma, tan inevitable el encuentro como segura la derrota.

Roberto Aldunate

Don Roberto Aldunate 
Teniente de Artillería

IV.
Roberto Aldunate Bascuñán, fallecido en Valparaíso a consecuencia de sus heridas, en la noche del 26 de enero de 1881, a la edad de veintidós años, nació en Santiago el 4 de enero de 1859. Como nieto del jeneral don José Santiago Aldunate, el ríjido i pundonoroso maestro del honor en su carrera de soldado i en su cátedra de la Academia Militar, tenía aquél en ese establecimiento, reservado casi desde la cuna, como los antiguos "cadetes" de la colonia, a quienes al nacer poníanles sus padrinos los cordones de su empleo, otorgados por el reí, cabíale, decíamos, un puesto de honor. En consecuencia, i después de haber adquirido las primeras nociones de su carrera en el Instituto Americano de Valparaíso i en el Nacional de Santiago, el nieto del fundador de la Academia en su planta moderna entró de cadete efectivo el 29 de octubre de 1872, cuando había vivido apenas trece años.

jueves, 5 de septiembre de 2019

Lizandro Tambini

Fallecimiento de Lizandro Tambini

El 07 de marzo de 1915 a las 10:00 am., luego de unos meses delicado de salud, fallece en Huancayo, el ciudadano Lizandro Tambini. En el anuncio de su sepelio se destaca que dicha persona había sido "Vencedor en el combate de Tarapacá".

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Juan Antonio Portugal

Capitán Juan Antonio Portugal
(Colaboración)

Nació en Arequipa y fué hijo del señor Mariano A. Portugal y de la señora María G. Prieto de Portugal. Todos los hijos de esta familia sirvieron á la Patria durante la guerra con Chile, muriendo dos de ellos: el valiente cuyo nombre de­jamos escrito, y el Coronel Floren­tino Portugal, quien en varias ocasiones salvó la vida al actual Pre­sidente de la República, y cuyos restos yacen aún en las orillas del Mantaro.
  
Juan Antonio ingresó como Sub­teniente al cuartel de Santa Cata­lina, en el período presidencial de don Manuel Pardo, siendo uno de los primeros jóvenes escogidos por la Comisión militar que se nombró entones para formar una digna y competente oficialidad de artille­ría.

Delfín Carvallo

Don Delfín Carvallo
Teniente Coronel de Artillería

I.
No son las mayores lástimas de la guerra sus ensangrentados campos de batalla. Eso pasa. Los muertos descansan, los triunfadores cantan, los vencidos duermen en torno del fogón que los vivaques velan. Pero las angustias, los infortunios, los martirios que se prolongan i cubren de eterno luto los hogares, los huérfanos sin guía, las esposas viudas, las macees sin sostén, los inválidos que se arrastran miniados,—ese es el verdadero i fatal inventario de esa cosa atroz que se llama la guerra, nube de fuego que fascina pero que mata i esteriliza. Eso dura i en ocasiones se hace eterno.

I cuando todo eso se junta bajo un solo techo como una sola calamidad; cuando el mutilado agoniza lentamente meses i años agotando su último dolor i su óbolo postrero; cuando la esposa joven se agota en el insomnio i en la fatiga; cuando los tiernos hijos desvalidos padecen sin cuidados ni sonrisas, haciéndose la botica i sus drogas, competidoras de sus usuales deleites i hasta de su pan,—entonces puede decirse que la guerra i sus obras son cosa maldita, i sus glorias i renombres solo engañosas imposturas.

GDP1879 Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...