lunes, 22 de abril de 2019

N. Ruiz de Somorcurcio

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, Lima, 9 de febrero de 1889)

Nicanor Ruiz de Somorcurcio

El señor Coronel D. Nicanor Ruiz de Somorcurcio, natural de Arequipa, pertenece á una de las más distinguidas familias de la histórica y viril metrópoli del Sur del Perú.

El Coronel Somocurcio comenzó su carrera en 1857, durante la administración del Gran Mariscal D. Ramón Castilla, quien le dió la clase de Sub-teniente, ascendiendo, dentro de ese mismo periodo á Teniente y luego á Capitán, con cuya clase hizo la campaña de la Restauración en 1865.

El General Prado le dió el grado de Sargento Mayor, nombrándolo Sub-prefecto de algunas provincias.

En 1868 ingresó nuevamente al Ejército activo, por llamamiento del Coronel Balta y cuando la revolución del 72, fué uno de los Jefes que defendieron la Constitución.

Francisco Yuseff

Don Francisco Yuseff

I.
Hemos dicho en más de una ocasión en el curso de estos recuerdos póstumos, que el continjente de la lejión extranjera que, no congregada bajo una sola bandera como cuerpo mercenario, sino repartida bajo todas las banderas libres de los rejimientos que Chile envió a la guerra, ayudáronnos en la consecución de tantas i señaladas victorias, procedía de los variados oríjenes de la Europa moderna i aun de más lejanos continentes.

I en la significación evidentemente árabe del nombre que precede a esta última memoria de tantos desinteresados servidores, el lector habrá comprendido toda la verdad i toda la extensión de aquella evolución de razas, que el metal de las batallas fundió en una sola.

II

domingo, 21 de abril de 2019

Teobaldo Corpancho

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 26 de enero de 1889)
Teobaldo Elías Corpancho

Con el nombre de su malogrado padre, esa eminencia de las letras americanas, heredó Teobaldo Elías Corpancho la inspiración, sin la que no hay poeta, como no hay día alegre cuando el sol niega sus rayos á la madre tierra.

Teobaldo Elías, aunque nacido algunos años antes que nosotros, pertenece á nuestras filas y es uno de los bohemios de fuste.

Cultiva de preferencia el género lírico y en sus versos se desborda la ternura de su alma.

Por eso cuando canta al amor, hace oír notas de inefable dulzura, sin caer jamás en ese amaneramiento de que regularmente adolecen las poesías eróticas, frutos, más de la voluntad y de la paciencia que del corazón.

Federico Sullivan

Don Federico Sullivan

I.
No quedó agotada en la sangre de Enrique Ewer la pródiga ofrenda que la más fuerte i la más rica raza del norte, dominadora del mundo moderno en ambos lados del Océano Atlántico, ha ofrecido a Chile desde la primera era de su libertad. Es un hecho digno de ser señalado, que, en el primer encuentro de guerra de la independencia, un anglo-sajón, el norte-americano Enrique Ross, recibió once heridas batiéndose por los chilenos en Yerbas Buenas (1813) i que en la última batalla de aquella gran edad, en Pudeto (1826) cubrióse de gloria otro sajón, el noble coronel De Vic Tupper, hijo de Jersey.

Ahora bien: aquel intrépido espíritu de pasados tiempos volvió a renacer en los presentes, i a los meritorios nombres que llevamos apuntados debemos agregar ahora el de un buen soldado i jentil caballero, natural de Nueva York, que sacrificó alegremente su vida por la causa de Chile.

sábado, 20 de abril de 2019

Carlos Amézaga

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 26 de enero de 1889)

Carlos Germán Amézaga

Para quien, como nosotros lo conozca tan de cerca, desde que vivíamos los placenteros días de la infancia, Carlos Germán Amézaga es una justificación de aquel viejo principio literario el estilo es el hombre. Y en verdad que Carlos, lo mismo cuando hace vibrar las cuerdas de su bien templada lira para cantar las glorias ó los reveses de la patria, que cuando, presa de una pasión que no puede dominar, exclama:

«Es incendiaria antorcha la luz de sus pupilas 
«que fuego al alma lleva, densísimo, voraz,
«pues no quererla quiero en tormentosa lucha, 
«y siento cada día quererla mucho más »

manifiesta tanta originalidad como delicadeza.

Enrique Ewer

Don Enrique Ewer

I.
Sin hacer mención de los capitanes Stewart, Castelton i Hart, ya nombrados; de un repórter del HERALD de Nueva York, que se constituyó en guía i oficial chileno en la última campaña; ni del injeniero danés Olger Birkedale, que arriesgando su vida habíase hecho espía en Lima; ni del teniente Auckland de la Triumph, que llenó noblemente su imparcial papel de historiógrafo militar, junto con el teniente De León, por parte de los franceses, militó también en las filas del ejército de Chile acampado delante de los baluartes exteriores de Lima, un joven de orijen anglo-sajón, hijo de americano del norte que aún existe, i el cual, aunque niño todavía de ternísima edad, supo comprender una misión sublime i cumplirla.

II.

viernes, 19 de abril de 2019

Carlos Higginson

(Texto tomado de "El Perú Ilustrado" Lima, 19 de enero de 1889)

Carlos Higginson

En la página 828 publicamos otro retrato: el de don Carlos B. Higginson, estimable caballero bien conocido en los círculos sociales de la capital, muerto de resultas de las graves lesiones que recibió en las carreras del 25 del presente (diciembre), de las cuales ya nos hemos ocupado.

El señor Higginson, cuyo prematuro fallecimiento, ha sido doblemente sensible, así por las circunstancias que lo originaron, como por haber dejado sin apoyo á su digna esposa y á sus i tiernos niños, nació en el Callao en 1853, y fué hijo del honorable y respetado comerciante don Enrique Higginson.

Don Carlos, se dedicó al comercio y como la generalidad de los buenos peruanos, prestó su contingente, cuando la patria se vió amenazada, concurriendo á la batalla de Miraflores. 
GDP1879 Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...