sábado, 27 de mayo de 2017

Parte de Campero

Parte Oficial de Narciso Campero sobre la batalla del Alto de la Alianza

Yarapalca, Mayo 27 de 1880

Señor:
El día de ayer, en una meseta situada a dos leguas de Tacna, camino de Sama, después de un reñido y sangriento combate de cuatro horas, fue deshecho el ejército unido de mi mando.

Hubo momentos en que la victoria parecía balancearse, más la gran superioridad del enemigo en número, calidad de armamento y demás elementos bélicos, hizo inútiles todas mis disposiciones y los esfuerzos de los bravos defensores de la alianza.

El señor contralmirante Montero, General en Jefe del ejército, general que mandaba el ala derecha de nuestra línea de batalla y el señor coronel Camacho, comandante en jefe del ejército boliviano que estaba encargado de el ala izquierda y que cayó gravemente herido a tiempo en que arreciaba; el combate por este lado, han llenado su misión cual corresponde a su bien merecido renombre.

Parte de Murguía

Parte Oficial de Ildefonso Murguía sobre la batalla del Alto de la Alianza

Comandancia General de la extinguida División Reserva de la Ala Derecha del Alto de la Alianza

Oruro, Agosto 13 de 1880

Señor Ministro:
Herido durante la acción de armas del 26 de Mayo último, hasta el punto de serme material y absolutamente imposible continuar más acá de Tacna, mi retirada con los restos del ejército nacional, ni con los del amigo y aliado el de la noble herma na la República del Perú, creí, fundadamente, que mi segundo en el mando de la división reserva del costado derecho del Alto de la Alianza, el coronel don Balvino D. Medina, pasara a quien correspondía o en su defecto a ese Ministerio el parte oficial de las operaciones militares de la división que yo y él respectiva y ordenadamente comandábamos; pero desde el 26 de Mayo aludido hasta el 7 de Julio, es decir, después de un mes y medio del combate, es cuando, como aparece en el registro oficial de la República número 43 y su fecha, 3 de los corrientes, recién se ve aquel parte importante por muchos conceptos que no se escapan a la elevada penetración de V. S. y en el cual, sin embargo, he notado con profundo sentimiento por la honra de las armas nacionales, muchos vacíos trascendentales, inexactitudes y deficiencias que como Comandante General de la referida división y como tal, subordinado del esclarecido señor General Presidente y Director Supremo del memorado combate, no puedo pasar en silencio, menos que nunca hoy que el honroso programa de guerra de Bolivia y el Perú exige que sus soldados y defensores hablen la verdad toda entera, tanto en las infaustas horas de los reveses como en las espléndidas de la victoria; creería pues de fraudar la alta confianza del señor General Presidente de mi patria y de la digna aliada si no hiciera constar el brillante papel que a los jefes, oficiales y soldados de mi invicta división les cupo en suerte desempeñar en aquel desgraciado combate, si bien de glorioso sacrificio para aquellos que como tan buenos hijos de la patria, no supieron abandonar el campo sino diezmados, después de arrollar al triple número de enemigos con enseñas que aún conservan algunos y cediendo ante innumerables huestes y muy superiores en elementos bélicos y trabajo en aquel memorable día.

Parte de P Dávila

Parte Oficial de Justo Pastor Dávila sobre la batalla del Alto de la Alianza

Comandancia general de la primera división
Tarata, mayo 29 de 1880

Señor coronel jefe del estado mayor general del primer ejército del sur.

Señor coronel: Elevo a usted los partes originales que con motivo de la batalla librada el 26 de los corrientes en Campo de la Alianza, me han pasado los primeros jefes de los dos batallones que formaban la primera división del ejército, con cuya comandancia general se me había honrado.

Esos partes revelan, señor, que si la división se ha sacrificado sin resultado positivo para el triunfo de nuestra causa, no ha sido por carencia de valor o disciplina, de que ha hecho lujosa ostentación en el campo de batalla, sino por el doble error consumado en la dirección general del combate al hacernos
expedicionar sin objeto en la noche del 25 y alejamos sin las reservas indispensables en todo plan de batalla bien combinado. Ni la fuerza numérica de los invasores ni la superioridad de sus armas, habrían producido nuestra derrota, si las líneas hubieran combatido con sujeción a los preceptos inquebrantablemente aconsejados por la táctica y la estrategia, desgraciadamente eso no aconteció y por eso el denuedo de la división, la sangre que a corrientes ha derramado, si es cierto que glorifica su
nombre, también lo es que ha producido un doloroso resultado para nuestras armas.

Parte de Del Solar

Parte Oficial de Pedro Alejandrino del Solar sobre la batalla del Alto de la Alianza

Tarata, 28 de mayo de 1880
Comandancia de la división gendarmes de Tacna.

Señor coronel de estado mayor general del primer ejército del sur.

Nombrado por el general en jefe del primer ejército del sur, comandante general de las fuerzas de gendarmería y policía que estaban a mis órdenes, como prefecto del departamento, las organicé agregando a ellas el escuadrón gendarmes de Tarapacá que puso a mi disposición el señor coronel d. Luis F. Rosas, prefecto de aquel departamento y los cuerpos de reserva movilizable formados por el comercio, agricultores y naturales de Tacna.

El día del combate presenté en el campo una fuerza efectiva de 750 hombres de la columna gendarmes, 60 de policía, 50 lanceros del escuadrón gendarmes de Tacna; 43 tiradores de los gendarmes de Tarapacá y poco más de 400 ciudadanos armados.

viernes, 26 de mayo de 2017

Parte de Del Canto

Parte Oficial de Estanislao Del Canto sobre la batalla del Alto de la Alianza

REGIMIENTO 2º DE LÍNEA.
Tacna, Mayo 28 de 1880

Señor Comandante:
En cumplimiento de mi deber doy cuenta a V. S. de la participación que ha cabido al regimiento de mi accidental mando en la batalla del 26 del corriente.

A las 7 A. M. del día indicado se nos presentó el enemigo y recibí orden de hacer salir al frente las 4ª compañías, a fin de que, desplegadas en guerrillas, protegiesen la marcha del regimiento que marchaba a la derecha de la división de su mando. Estas guerrillas tuvieron que soportar, por más de tres horas y con ligeros intervalos, el fuego de los cañones del enemigo, hasta que estuvieron a tiro de rifle y empeñaron combate.

A las 11 A. M., nuestra línea se unió al ala de guerrilla y empeñamos la acción a una distancia de 800 metros del enemigo. Esta distancia se redujo a 30 o 40 metros, porque la tropa, hábilmente dirigida en dos batallones, que mandaban respectivamente los sargentos mayores don Abel Garretón y don Miguel Arrate, y entusiasmada por sus valerosos capitanes y oficiales, no detuvo su marcha hasta obligar a los enemigos a abandonar sus atrincheramientos y formidables posiciones.

Parte de Niño

Parte Oficial de Jacinto Niño sobre la batalla del Alto de la Alianza

BATALLÓN VALPARAÍSO.

Señor Intendente:
Con fecha 29 del presente doy cuenta al Estado Mayor de la primera división de lo siguiente:

“Doy cuenta V. S. de lo obrado por el batallón de mi mando el día 26 del presente; no recuerdo la hora, porque no ví mi reloj, en que se me ordenó hiciese desplegar en guerrilla mi batallón, debiendo cubrir todo el frente de la división y que marchase de frente como a tres cuadras de distancia, lo que fue ejecutado en conformidad a lo que se me mandó.

Después, por medio de un ayudante, recibí la orden de que hiciese alto porque unas piezas de artillería enemiga nos hacían fuego. Más tarde se me notificó por el señor coronel jefe de la división que avanzase de frente, lo que hice; y cuando en la cima de una loma recibieron las guerrillas del batallón de mi mando los fuegos del enemigo, al que correspondí haciéndolo en avance y desde este lugar, hasta derrotar al ejército aliado, obtuve la pérdida de un capitán y 27 individuos de tropa muertos, 4 oficiales y 60 individuos de tropa heridos, que existen en el hospital y ambulancias; de modo que el total es de 102 entre muertos y heridos, cuyas relaciones acompaño.

Parte de Urriola

Parte Oficial de Martiniano Urriola sobre la batalla del Alto de la Alianza

BATALLÓN CÍVICO DE ARTILLERÍA NAVAL.
Tacna, Mayo 28 de 1880

Señor Coronel:

A las 11 A. M. del día 26 del presente recibí la orden que V. S. me comunicó personalmente, de atacar con mi batallón a las fuerzas enemigas para apoyar al batallón Valparaíso que iba de descubierta y que en esos momentos rompía el fuego, comenzando de esa manera la batalla por parte de la primera división que V. S. dignamente comanda.

La orden fue inmediatamente efectuada, cargando con todo vigor al enemigo y logrando desalojarlo progresivamente de las varias trincheras, lomas y cerrillos en que se defendía, ocultándose hasta el extremo de sobrepasar su línea y tomarle dos cañones de campaña.

Parte de Baquedano

Parte Oficial de Manuel Baquedano sobre la batalla del Alto de la Alianza

CUARTEL GENERAL DEL EJÉRCITO
Arica, Junio 11 de 1880.

Tengo el honor de transcribir a V. S. el parte pasado por el señor coronel, Jefe de Estado Mayor General, don José Velásquez, sobre la batalla del 26 de Mayo en las alturas de Tacna:

“Campamento a la vista de Arica, Junio 6 de 1880.

-Señor General en Jefe: Tengo el honor de pasar a manos de V. S. el parte detallado de la batalla del 26 de Mayo en las alturas de Tacna, y en la cual fueron completamente derrotados los ejércitos del Perú y Bolivia. Y para que el Gobierno y el país puedan darse cuenta exacta de ese importante hecho de armas, voy a exponer a la ligera los trabajos que ha sido necesario ejecutar para poner al ejército en situación de medir sus armas con las del enemigo, trabajos que son como los antecedentes de la victoria obtenida.

Parte de Wood

Parte Oficial de Jorge Wood sobre la batalla del Alto de la Alianza

BATALLÓN CAZADORES DEL DESIERTO.
Campamento de Tacna, Mayo 30 de 1880.

Señor Coronel.
Ya que mi batallón se halla incorporado a la división de su mando, cumplo con el deber de darle cuenta de la parte que le cupo desempeñar en la batalla del día 26 del presente, en la altiplanicie denominada “Campo de la Alianza”, a inmediaciones de esta ciudad de Tacna.

En obsequio de la brevedad omito hacer relación de las diversas causas que colocaron a mi cuerpo en situación muy desventajosa entre los demás y que sería justo se tomaran en cuenta para apreciar debidamente su comportamiento en aquel día.

El batallón que en Ite presentaba un efectivo de 494 hombres de combate, solo pudo formar en línea 364, habiendo tenido que dejar 25 de guarnición en aquel punto, 80 en Buenavista, 20 empleados en el acarreo de provisiones para el ejército y 5 más que fue necesario enviar al Sur por enfermos.

Parte de Robles

Parte Oficial de Eulogio Robles sobe la batalla del Alto de la Alianza

REGIMIENTO LAUTARO.
Tacna, Mayo 30 de 1880

Señor Coronel:
Tengo el honor de dar cuenta a V. S. de las operaciones ejecutadas por el regimiento en la memorable jornada que tuvo lugar el 26 del corriente en las alturas de Tacna.

A las 11 A. M. recibí orden de V. S. para colocar mi regimiento ala derecha del ala enemiga y flanquearlo por ese costado, habiendo ordenado antes que la 1ª y 2ª compañías del 1º batallón marcharan a proteger la artillería.

Para satisfacer dignamente su mandato y mis propios deseos, dispuse que la 3º y 4ª compañías del 1º, y la 1ª y 4ª del 2º tendidas en guerrilla, avanzaran sobre la línea enemiga en posición oculta, con orden de no disparar hasta que las guerrillas estuviesen a 600 metros de distancia para aprovechar de un modo cierto nuestras municiones.

Parte de Vidaurre

Parte Oficial de José Ramón Vidaurre

REGIMIENTO ARTILLERÍA DE MARINA.
Tacna, Mayo 27 de 1880

Tengo el honor de dar cuenta a V. S. de la parte que cupo al regimiento de mi mando en el combate habido el día de ayer con el grueso de las fuerzas del enemigo.

Excuso entrar en pormenores con respecto a la pesada marcha que hicimos en unión de los demás cuerpos de la tercera división, pues todos ellos obran en su conocimiento por haberse verificado bajo las inmediatas órdenes y la inteligente dirección de V. S.

En consecuencia, limito mi parte desde el momento en que V. S. se sirvió ordenarme por medio de uno de sus ayudantes que avanzara a paso ligero en protección de algunas fuerzas nuestras que, inferiores en
número al enemigo, sostenían un combate muy desventajoso por su parte. En cumplimiento de esta orden, mandé adelantar en el acto a las dos compañías guerrilleras del regimiento, siguiéndolas con el resto de mis fuerzas desplegadas en batalla a una distancia de 70 metros.

Parte de Pinto Agüero

Parte Oficial de Marcial Pinto Agüero sobre la batalla del Alto de la Alianza

BATALLÓN COQUIMBO NUM. 1.
Campamento de Tacna, 27 de Mayo de 1880.

Señor Coronel:
El que suscribe, sargento mayor y 2º jefe del batallón Coquimbo núm. 1, pasa a dar cuenta a V.S. de lo ocurrido en este cuerpo en la función de armas de ayer.

Para referir con exactitud a V.S. las operaciones ejecutadas por el cuerpo en ese hecho de armas, me he puesto al habla con el señor comandante del cuerpo teniente coronel don Alejandro Gorostiaga, quien mandó el batallón hasta la mitad del ataque poco más o menos.

El señor comandante me expresó lo siguiente:

“A las 11:15 A. M. estando formado el cuerpo en batalla y a la izquierda del Chacabuco, recibí orden del señor coronel primer ayudante, del señor General en Jefe don Pedro Lagos, de avanzar en protección de los regimientos 2º de línea y Santiago a los que el enemigo había atacado rudamente, y escasos ya de municiones hacían fuego en retirada después de perder mucha gente. Estos cuerpos ocupaban el centro de la línea de nuestro ejército.

Parte del Zapadores


Parte Oficial de José Carlos Valenzuela sobre la batalla del Alto de la Alianza

REGIMIENTO DE ZAPADORES.
Tacna, Mayo 28 de 1880

Parte de Martínez

Parte Oficial de Juan Martínez sobre la batalla del Alto de la Alianza

BATALLÓN ATACAMA NUM. 1.
Tacna, Junio 1º de 1880

Señor General:

En cumplimiento de mi deber, tengo el honor de dar cuenta a V. S. de las operaciones ejecutadas por el batallón de mi mando en la batalla campal de 26 del pasado que tuvo lugar en los Altos de Tacna.

El 25 emprendimos marcha de Buenavista, formando parte de la segunda división compuesta del regimiento 2º de línea y del Santiago, comandada por el teniente coronel don Francisco Barceló. En esta jornada no hubo novedad digna de mencionarse y se hizo pernoctar a la tropa a dos leguas más o menos distante del enemigo.

Al amanecer del 26, estando de servicio el que suscribe, divisó que el enemigo en número de 4.000 próximamente, a marcha forzada se dirigía al costado izquierdo de nuestra división llevando su guerrilla de descubierta.

lunes, 22 de mayo de 2017

Rescate de Náufragos


Rescate de Náufragos de la Esmeralda

Vamos a revisar un hecho ocurrido al finalizar el combate de Iquique que es mencionado en la historia del Perú, pero poco conocido en Chile e incluso algunas veces negado, y nos referimos al rescate de náufragos de la Esmeralda, el buen trato a los prisioneros de parte de Miguel Grau y la polémica frase ¡Viva el Perú Generoso!.

lunes, 15 de mayo de 2017

Teresa González de F

Teresa González de Fanning

"Nació en la provincia de Santa, en 1836, y se educó en los mejores colegios de la capital de la República.

Desde muy niña se dedicó a la lectura de be­llos libros y de los clásicos y eclosionó en ella la afición a la literatura.  Joven aún comenzó a escribir y publicar en los periódicos de la época, tímidamente al principio, firmando sus escritos con el pseudó­nimo de "Clara", y así como era su nombre lite­rario era su estilo, diáfano y puro como el agua,

A los 23 años de edad contrajo matrimonio con el marino peruano, Capitán de Navio Juan Fanning; formando ambos contrayentes un hogar feliz.  La joven pareja fue la atracción de los salones limeños, en aquellos días de bonanza y de paz, de los años 1853 al 1870.

sábado, 6 de mayo de 2017

Lindaura Anzoátegui

Lindaura Anzoátegui de Campero

(Párrafos  tomados del libro "Bolivianas Ilustres" de Jocé Macedonio Urquidi)

"Cuando la guerra nacional con Chile, el General Campero, retirado como se hallaba a la vida privada, recibió en Tupiza, la triste nueva de la agresión a Bolivia. Ofreció sus servicios al gobierno ilegal de la Nación, y organizó la 5° división en el sud. Proclamado en campaña sucesor del Presidente Hilarión Daza destituido en Tacna por el Ejército con el bizarro coronel Camacho a la cabeza. Campero se invistió de la Suprema Magistratura (19 de enero de 1880). Seguidamente, salvando contratiempos, transmontó los Andes, y designado Director Supremo, mandó el Ejército Aliado en la batalla decisiva del Campo o Alto de la Alianza (Mayo 26), que a pesar del admirable heroísmo de los Colorados y otras legiones aguerridas, y la bravura de tantos jefes, perdió la Patria.
GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...