miércoles, 14 de septiembre de 2016

Carta de Boyton

Una carta de Paul Boyton

Paul Boyton, aventurero norteamericano, famoso por utilizar un traje especial que le permitía flotar sobre su espalda y así desplazarse en el mar sin necesidad de un bote, había sido contratado por Piérola para hundir mediante el uso de torpedos a los blindados chilenos.

Boyton llegó a Lima para cumplir con su labor, pero no encontró el momento adecuado de ejecutar el plan, y en enero de 1881 fue testigo de los desastres de las batallas de Chorrillos y Miraflores, siendo posteriormente capturado por los chilenos.

En estas circunstancias, escribe desde Lima a un amigo suyo, esta carta fue publicada en The New York Times con el título "A Letter from Paul Boyton" y publicada en su edición del 09 de Marzo de 1881.

Transcribimos el artículo traducido al español:

"Una carta de Paul Boyton

SU DURA EXPERIENCIA EN PERÚ - Un prisionero de guerra en manos de los chilenos

Desde Richmond (Va.). Despacho 8 de marzo.

Un residente de Baltimore ha recibido una carta de Paul Boyton, el célebre nadador, fechada en Lima, Perú, el 7 de febrero. El Sr. Boyton había estado al servicio del Gobierno del Perú durante varios meses, ocupado en mejorar su servicio de torpedo, y escribe una descripción gráfica de los desastres que acontecieron a los peruanos a manos de las fuerzas chilenas. El Sr. Boyton estuvo a punto de escapar, y está listo para abandonar el negocio de torpedo en ese cuarto de algo que pagará mejor y al mismo tiempo es menos peligroso. Los siguientes extractos de la carta del Sr. Boyton a su amigo de Baltimore serán leídos con interés:

"Una noche navegaba a través de la isla de San Lorenzo y anclé bajo el acantilado en la cabeza de ella. La isla fue ocupada por una pequeña guarnición de chilenos, y su flota anclada en el otro extremo durante el día. Tomando un torpedo y mi traje, remé a tierra con el propósito de hacer un reconocimiento. Antes de salir ordené a los hombres en el bote no moverse hasta que haya regresado, a quienes dije sería alrededor de una hora. Estuve detenido durante más de tres horas a causa de un guardia, al cual tuve que flanquear, y cuando regresé, para mi horror y sorpresa encontré que el bote me había dejado. En ese momento no podía comenzar para la parte continental, ya que la luz del día me podía revelar al enemigo antes, yo estaba a tres millas de la isla, por lo que estaba obligado a buscar un escondite, que encontré en una cueva bajo el acantilado, que era habitada por lobos marinos, focas y otros. Levantaron un terrible escándalo con mi aparición entre ellos, lo que hizo que mi pelo se erizara como pudo en mi traje de goma. Tuve éxito en conseguir un pedazo de roca, donde mantuve posesión hasta que más brillante la luz del día me mostró un mejor lugar. Los leones marinos no hicieron ningún intento de molestarme, pero las focas eran más curiosas, y más de una vez tuve que golpearlas encima de la nariz con mi remo. Me senté allí todo el día sin un bocado para comer o una gota de agua para beber, llegó la noche, y entonces empecé mi viaje de regreso. Llegué al Callao un poco antes de las 5 de la mañana, donde vine a estar cerca de recibir un tiro lleno de agujeros por la guardia en el muelle. Gracias al cielo, no eran buenos tiradores, o yo no estaría ahora contando mi historia . Cuando me encontré con los hombres del bote la única explicación que podían dar era que pensaban que había sido capturado, y así concluyeron en salir del peligro.

"Hemos hecho intento tras intento, pero todo terminó de la misma manera. Propuse una expedición a Pisco, donde el enemigo estaba cerca de desembarcar tropas, pero el jefe me ordenó no ir. Su orden tenía que obedecer, pero a él era el único hombre en el Perú cuya orden debía obedecer. Bueno, nos llevaban de puesto en puesto que los chilenos cerraron, hasta que al final tuvimos que refugiarnos bajo los cañones en el Callao. Allí, a petición del jefe, tomé el mando de la embarcación submarina, pero después de tres días de prueba fui a Lima e informé al jefe que eso era un fracaso, y le rogué que me libere de su mando. Se negó, y me pidió que esté a su lado. ya que ella era la única esperanza. Poco después los chilenos desembarcaron en Luvin (1), y entonces el jefe de repente pasaba al frente para supervisar personalmente la disposición del ejército peruano. Por fin, cuando las cosas empezaron a verse serias, abandoné el bote submarino y fui a Chorselias (2). Esa noche no pude ver a don Nicolás, y a la mañana siguiente antes del amanecer los chilenos habían sorprendido a la ciudad, y la batalla del 13 de enero había comenzado. Fue un trabajo caliente se lo aseguro. Estaba seguro de que el jefe había sido capturado hasta las 11 en punto, cuando lo vi con unos pocos oficiales cabalgando a lo largo de la playa a Baraneo (3). Lo seguí y estuve junto a él el resto del día. Se expone a sí mismo de la manera más temeraria, y su ejemplo tuvo una buena efecto en los cholos. Al día siguiente había una tregua para enterrar a los muertos. El sábado, 15 de enero, una bandera blanca fue traída a nuestro campo, y se acordó un armisticio hasta las 12 de la noche con el fin de tener una reunión de los oficiales para ver si las condiciones de paz podrían ser convenidas. La reunión tuvo lugar alrededor del mediodía, y a las 2 de la tarde, mientras que los oficiales todavía estaban debatiendo, un proyectil llegó volando sobre el campo. En un instante comenzaron disparos a lo largo de la línea, y en tiempo más rápido de lo que me lleva a decir la batalla había comenzado. Una más feroz y sangrienta que nunca he sido testigo. Pues bien, debes saber por los periódicos cómo terminó. Se demostró que es el cementerio del Perú. Esa noche vi al jefe por última vez, mientras pasaba cabalgando, ennegrecido por el humo, en su camino hacia las montañas. Seguí al ejército completamente desorganizado en Lima. Aquí encontramos la ciudad en manos de una turba, quienes saquearon y quemaron a sus anchas. Las balas volaban por las calles tan densas como un corredor; los gritos de los heridos, los chillidos de mujeres asustadas, la luz roja de un centenar de incendios, todos fueron a formar casi tan perfecta una imagen del infierno como uno podría imaginarse. En la noche del día 17 no se podía caminar 10 pasos sin tropezar con un muerto. Por último los chilenos marcharon y el orden fue restaurado en cierta medida. Espero nunca presenciar tales cosas de nuevo.

El 22 fui arrestado por los chilenos como el "hombre torpedo" y después de un pequeño retraso fui puesto en libertad condicional, pero no en la libertad de dejar Lima. Así que actualmente soy un prisionero de guerra. Estoy levemente herido en dos lugares, pero no es mucho. La mayor parte de mi equipaje cayeron en las manos de la turba, pero yo estaba satisfecho de que me dejaran algo".
___________
(1) Lurín
(2) posiblemente Chorrillos
(3) posiblemente Barranco

***********************

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...