jueves, 2 de julio de 2015

Meyer sobre La Oroya.

Parte de Francisco Meyer sobre el combate de La Oroya.

Oroya, Julio 3 de 1882.
Señor:

Como a las 11 del día de ayer, tuve noticia por un paisano de existir una montonera, compuesta aproximativamente como de 400 hombres. Tres horas mas tarde dicho dato me fué confirmado por el señor inspector municipal de este pueblo, quien me dijo que la montonera estaba en Huari, distante de aquí cuatro leguas. Poco después supe que llegaban al vecino pueblo de Huanacancha i que sus intenciones eran de sorprender a la guarnición de mi accidental mando. Con esta noticia redoblé la vtjilancia, poniendo nuevas avanzadas que dominaran todos los caminos para evitar una sorpresa, i saqué el resto de mi tropa, la cual coloqué: la mitad en un pequeño corral i el resto detrás de unas pircas para protejer mi retaguardia i el puente. La caballería que tenia esta guarnición la coloqué detrás de una casa que hai en el camino de Chicla, de manera que no recibiera el fuego del enemigo ántes de utilizar sus servicios. 

Momentos ántes de la 1.30 A.M., avisté al enemigo que venia a atacarme, desplegado en guerrilla, por el camino de Sacaraojo. Habiéndole dado el “quién vive” de ordenanza i no siendo contestado, ordené se rompiera el fuego, que fué contestado en el acto por el enemigo que ya tenia formada una estensa línea de combate. Momentos después ordené hacer fuego en avance, haciendo que parte de mi tropa cargara a la bayoneta, con lo cual conseguí, después de un rudo ataque que duró cerca de una hora, dispersar al enemigo por el frente. El cabo 1.° Jesús Vargas, del Batallon Pisagua 3.° de Línea, con 12 soldados, los persiguió hasta cerca de Huanacancha. Con el resto de mi tropa i satisfecho del buen resultado de la defensa, me volví hácia el cuartel, cuando noté que ardían las piezas que servían de depósitos de pasto i pesebres; hice apresurar la marcha, i al llegar a inmediaciones de dicho sitio, me encontré con nuevas fuerzas enemigas que se habían descolgado por los caminos de Huanchan i Campan, desalojando momentáneamente las fuerzas que ahí había colocado. Se apoderaron por un rato de las casas que ocupan el cuartel i comandancia, no pudiendo lograr cortar el puente, por haber sido valerosamente defendido por el cabo 1.° del Batallón Pisagua 3.° de Línea Juan Rivas, a quien había confiado dicho puesto. Al llegar con mi tropa, pude batir con ventaja al enemigo, desalojándolo de las posiciones que había tomado i salvar el puente, que estuvo seriamente comprometido.

Tengo el sentimiento de dar cuenta a V.S. de haber sido heridos de bala los soldados: Evaristo Muñoz i Juan de Dios Fonseca; el primero del Rejimiento de Carabineros de Yungay i el segundo del 3.° de Línea. El caballo del primero murió a consecuencia del mismo balazo. El comportamiento de la tropa no ha dejado que desear, por lo cual me hago un deber en recomendarla a V.S., haciéndolo mui en especial del sarjento 2.° Ricardo Gallegos, cabos 1.° Juan Rivas i Jesús Vargas i tambor Pedro Escudero del 3.° de Línea; cabo 2.° Eulojio González i soldado Evaristo Muñoz de Carabineros.

El enemigo dejó 16 de los suyos en el campo, i por varios regueros de sangre, que llegan hasta cerca de Huanacancha, parece que llevan muchos heridos. Se ha tomado al enemigo seis armas de fuego de distintos sistemas i varias lanzas. Municiones se han encontrado muchas en el campo. A mas del pesebre-depósito de pasto, incendió el enemigo una bodega que contenía lanas.

Por un prisionero tomado, se tiene noticias que el cuartel jeneral de la montonera está en Casapalca i que ésta asciende a mas de 500 hombres regularmente armados, al mando de un señor Tafur, siendo comandadas las fuerzas que me atacaron por su segundo, un señor Toledo.

Lo que tengo el honor de comunicar a V, S. para los fines del caso.

Dios guarde a V. S.
Francisco G. Meyer.

Al señor Jefe político i militar de la plaza de Tarma.
****************
Documento publicado en la recopilación de Pascual Ahumada y Moreno, tomo VII
Fotografía: Oficial chileno no identificado del 3° de línea, foto posterior a la guerra, pertenece a la colección de Christian Arce.

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...