sábado, 17 de mayo de 2014

Plan de Ataque al Callao

República de Chile 

Comandancia Jeneral de la Escuadra

Plan de ataque de la escuadra contra los buques de la escuadra del Perú bajo los fuegos de las baterías del Callao

El ataque debe tener lugar entre 2 i 3 de la mañana o antes si las circunstancias son favorables.

Orden i combinación para el ataque
PRIMERA SECCIÓN.
Se compondrá del Abtao i blindados Blanco i Cochrane, que obrarán en la forma siguiente:

1° "Abtao".—A la hora indicada este buque entrará en acción, dirijiéndose con su andar máximo sobre la línea enemiga i tratará de forzarla o flanquearla, según convenga a su situación, viendo modo de tomar su colocación entre las baterías i la línea enemiga. Al cruzar la línea disparará sus piezas a fin de utilizar por última vez su artillería.

Colocado en aquella situación, que lo cubrirá la intersección de los fuegos del enemigo, procederá acto continuo a poner fuego al buque, haciendo uso para ello de los elementos que tiene a su disposición. En seguida el comandante Thomson, jefe de este buque, procederá a aplicar las mechas que comunican con la santa-bárbara, para efectuar su esplosión, encargando al mismo tiempo al maquinista adopte todas las medidas del caso para la esplosion simultánea e inmediata de los calderos. Preparado así el buque, tomará todas las providencias necesarias a fin de abandonarlo con sus tripulantes, i tratará en seguida, aprovechando la confusión, de sacar el partido que pueda en aquellos momentos. Imposibilitado de hacer algo, se replegará con su jente a la 2° división de la escuadra.

Al penetrar a la línea enemiga, el comandante Thomson cuidará de orientarse de la situación de ella, i si los buques que la componen presentan su línea de frente a San Lorenzo, o lo que es igual, se encuentran calocados de Norte a Sur, disparará uno o mas voladores. El acto de no disparar ningún volador significará que el enemigo se encuentra situado de Oriente a Poniente, o bien agrupado sin línea de formación.

Se recomienda al comandante Thomson pase a esta Comandancia en Jefe una relación nominal i clasificada de los individuos de su dotación que deberán acompañarlo en el desempeño de esta comisión. Al abandonar el buque con su jente dará el grito simultáneo:—"Cuidado con el brulote, hai 200 quintales de pólvora, vamos a volar." 

2° Blindados.—Los blindados Blanco i Cochrane, aprovechando la luz que irradiará del vapor Abtao i que hará visible la situación de los buques enemigos, se lanzarán a toda fuerza, el Blanco primero i el Cochrane en seguida, atacando uno en pos de otro con la presteza i ajilidad posibles, empleando para ello el espolón i haciendo uso de la artillería si así conviniere, usando para este acto balas i granadas resfriadas.

Al jirar sobre la línea enemiga, el blindado de estribor jirará sobre estribor, i el de babor sobre babor. Se recomienda este movimiento a los comandantes a fin de evitar una colisión entre ambos blindados, qne podría fácilmente suceder en aquellos momentos de confusión i cuyos resultados nos serian muí funestos. Si en los momentos de confusión alguno de los blindados tiene oportunidad de lanzar una o mas granadas sobre la población del Callao, tratará de aprovecharla, pues si con este acto de hostilidad se consigue incendiar la población, importará para nosotros una gran ventaja.
Uno o más cohetes, lanzados desde el buque de mi insignia o visto en el espacio, indicará la orden de replegarse inmediatamente sobre la segunda sección de la escuadra para esperar ulteriores órdenes.

SECCIÓN ESPECIAL.
3° Botes-torpedos.— La sección de botes-torpedos la formarán las lanchas del Blanco, Cochrane i bote de la Chacabuco, al mando de los tenientes Señoret, Simpson i Goñi, respectivamente.
Estas embarcaciones, aprovechando el momento de confusión de la línea enemiga o en el fragor del combate, se deslizarán suavemente i con todo el sijilo posible entre los buques enemigos i, elijiendo el momento oportuno, aplicarán sus torpedos, con preferencia contra los blindados i monitores peruanos.

Para la realización i buen éxito de esta delicada empresa, se recomienda a todos i cada uno de los tripulantes la mayor serenidad i calma; toda imprudencia o precipitación nos espondrá a un lamentable fracaso.
La misma señal de uno o mas cohetes, lanzados desde el buque de mi insignia, determinará el momento de replegarse a sus respectivos buques, los cuales se habrán reunido a la segunda sección, a no ser que a alguno de los citados botes-torpedos se le presente una nueva oportunidad de aprovechar sus torpedos; pero, terminada esta operación, se replegará inmediatamente a su buque.

SEGUNDA SECCIÓN.
Buques de madera.—Esta sección se compondrá de las corbetas Chacabuco, O'Higgins i cañonera Magallanes.

1° Las corbetas Chacabuco i O'Higgins tomarán su colocación a retaguardia de la primera sección, a distancia conveniente, i durante el incendio del Abtao, mientras puedan, sin ofender a los blindados Blanco i Cochrane, bombardearán la población o tirarán sobre alguno de los fuertes, dirijiendo siempre con preferencia sus disparos a la población. Se recomienda a los comandantes de las corbetas el cambio continuo de situación, no debiendo en ningún caso aproximarse menos de 2,000 metros, salvo que la oscuridad les permita acercarse impunemente para dañar con buen éxito.

Este cambio de situación se efectuará a popa i a proa hasta dos o tres largos de buque, a fin de burlar las punterías fijas de las baterías de tierra. Así mismo se recomienda la mayor vijilancia posible a fin de evitar la aplicación de torpedos por el enemigo.

Si alguna de estas corbetas fuere dañada por la artillería enemiga i las averías fueren de consideración, se retirará a retaguardia, a una distancia conveniente, sin dejar por esto de utilizar sus proyectiles, cuidando de no dañar a los blindados Blanco i Cochrane, i Magallanes i buques de guerra estianjeros i mercantes que se encuentren al Oriente de la bahía, pues los fuegos deben pasar paralelos a esa línea pudiendo herir a estos últimos.

5° La "Magallanes" acercándose a la línea de buques mercantes, tratará de aproximarse lo posible al lugar del combate i cuidará de destacar algunas embarcaciones menores para salvar la jente que flote sobre los fragmentos después del incendio del Abtao, ya sean amigos o enemigos. Estos botes tomarán toda clase de precauciones para llevar a término su cometido, quedando a la prudencia í buen juicio del oficial el número de individuos que sin peligro puede admitir en su embarcación.
El comandante de la Magallanes queda autorizado para abando narsu colocación siempre que vea comprometida alguna de las corbetas.

6° "Matías Cousiño"—Este trasporte permanecerá fuera de tiro de cañón i esperará el resultado del combate, conservándose a la vista de los buques de retaguardia, i se recomienda a su capitán el ocultamiento de todas sus luces. Si alguno de los buques destellase el absoluto del Matías Cousiño, significará: acerqúese el Matías, i el capitán de este buque se limitará a obedecer sin contestar.

RECOMENDACIONES ADICIONALES.
Los buques que se retiren del combate mostrarán por la proa su respectivo absoluto, pero de modo que no sea visible para el enemigo.
Esta señal no se contestará en ningún caso por los buques que forman la segunda sección, i lo mismo harán los botes torpedos que mantuvieren luces en el acto de replegarse a sus respectivos buques, i si no las tuvieren, se limitarán a la palabra de orden.

Al bote que estando dentro del alcance de la voz no contestara con la contraseña respectiva a la tercera vez i continuara avanzando sin hacer alto a la intimación, se le disparará hasta echarlo a pique. Esta orden rejirá en todo caso.
En jeneral, i a fin de desorientar al enemigo, se recomienda la mayor vijilancia sobre luces, de modo que no haya una sola visible, ya sea de cubierta, claraboyas, etc., etc,

PALABRA DE ORDEN.
Queda suprimida hasta segunda orden la palabra ¡Quién vive!, la que será reemplazada por la palabra Esmeralda.
Toda otra contestación establecida o de uso a bordo de los buques de la armada será sustituida por la palabra Covadonga; por consiguiente, la palabra de orden será para el que pregunta: Esmeralda, i la contestación Covadonga.

Los comandantes de los buques de la escuadra darán lectura a sus tripulaciones, con las formalidades de estilo, a la adjunta orden jeneral, el dia que preceda a la noche en que tendrá lugar el ataque.

A bordo del Blanco Encalada.—En la mar, Mayo 18 de 1879.—
Williams Rebolledo."
*******************
Fuente: "Operaciones de la Escuadra chilena  mientras estuvo a las órdenes del Contralmirante Williams Rebolledo" publicado en 1882.

Saludos
Jonatan Saona

1 comentario :

Raúl Olmedo D. dijo...

Menos mal que tal enjundioso y poco práctico plan no se llevó a efecto. Habría habido un bello espectáculo pirotécnico - con la alarma consiguiente en el puerto y en todos los barcos al ancla- pero poco efecto se habría logrado sobre los blindados enemigos o aquellas naves de madera protegidas en la dársena. Menos aún sobre los fuertes del Callao.
Quizás la explosión o fuego intenso en la Abtao hubiera logrado afectar a embarcaciones cercanas, aunque no imagino cómo se habría podido evitar dañar a naves neutrales. Como fuere, Thomson estaba bien elegido para una acción arrojada de ese tipo.

Donde dice "balas y granadas resfriadas" seguramente debió decir "granadas enfriadas", o "granadas frías", refiriéndose a proyectiles de artillería naval cuya carcasa tenía terminación mecánica manual.

En julio siguiente el almirante señor Juan Williams, autor del pintoresco plan que nunca se ejecutó, fue enviado a casa y reemplazado en su cargo por un marino con neuronas bajo su gorra.

R. Olmedo

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...