martes, 4 de marzo de 2014

Ataque a consulado

Ataque al Consulado del Perú en Valparaíso. 
(Crónica)

Valparaíso, Marzo 4

Cinco o seis mil personas sobre poco mas o menos asistieron al meeting que tuvo lugar en la plaza de la Intendencia. 

Hubo estrepitosos vivas a Chile i al ejército del litoral. 

A pesar de haber todos los oradores recomendado la moderación, una parte de la concurrencia, dejándose llevar de arrebatos en estremo vituperables, incurrió en desórdenes que no fué posible evitar. Hubo riña entre los exaltados i los que se esforzaban por contenerlos.

El grupo de los exaltados, al pasar por la casa del cónsul del Perú, plaza Francisco Echáurren, principió a lanzar gritos de abajo el Perú! guerra a los peruanos!... 
Se agrega que uno de ellos lanzó una piedra que fué a estrellarse i a romper los vidrios de una de las ventanas de la casa del cónsul. Este caballero se hallaba fuera. 

La policía, apenas se apercibió del jiro deplorable que tomaba la manifestación, ocurrió inmediatamente a dispersar el grupo de los exaltados. 

A las diez i media de la noche la casa del cónsul se encuentra custodiada por mas de 50 policiales a caballo. 

Estos desórdenes han merecido la condenación unánime i enérjica de todos los hombres de ilustración i de respeto. 

El señor Lavalle se marchó a Santiago en el tren de las cinco de la tarde. 
____________

PARTE DE LA POLICÍA. 
Guardia de prima del puerto.
—Como a las 9 p. m. mas o menos, con motivo del meeting habido en la plaza de la Intendencia, al retirarse se dirijieron varios grupos a la plaza Echáurren cometiendo desórdenes con los gritos que daban. 

En este estado de cosas se dirijieron a la casa del señor cónsul peruano, lanzando vivas a Chile i mueras al Perú, en dónde arrojaron varias pedradas a las ventanas i puertas de la casa que este funcionario ocupa en la plaza citada, rompiendo un vidrio de la puerta i la parte superior del escudo. 

El que suscribe, acompañado de la tropa de la segunda escuadra, pudo contener algo el desorden, poniéndome con mi jente al frente de la puerta mientras llegaba mas fuerza, como en efecto llegó a los pocos momentos, logrando con este auxilio tomar preso al autor del desorden que se encontraba en estado de ebriedad. Se le capturó en cumplimiento de lo ordenado por el señor Intendente. 

Al que suscribe le lanzaron también algunas pedradas. 

La plaza quedó completamente despejada. 

El señor Intendente acompañado de varios caballeros llegó a los pocos momentos al lugar del suceso, quien me ordenó por escrito capturar al promotor del desorden, orden que fué cumplida, a mas de la que usted tuvo a bien impartir verbalmente con el mismo objeto i para la completa tranquilidad del local referido. 

El señor coronel comandante de policía también acompañaba al señor Intendente. 

Valparaíso, Marzo 4 de 1879. 
Ignacio Espíndola. 
___________________

Comunicaciones entre el intendente de Valparaíso y el cónsul Márquez

Valparaíso, marzo 5 de 1879.
Señor Intendente de esta provincia.

Presente.
Señor Intendente:

Vivamente reconocido a U.S. por la enérgica y eficaz intervención para impedir que los numerosos y mal inspirados individuos que asaltaron anoche  el consulado de mi cargo realizaran actos de mayor violencia que los que por desgracia ejercieron, juzgo de mi deber manifestar a U.S. mi gratitud por sus esfuerzos y medidas en favor de la seguridad de mi familia.

Pláceme reconocer que las autoridades no pudieron prever el ultraje inferido al consulado y aun me consta que la fuerza pública recibió pedradas que le lanzaron los individuos del tumulto.

Estimaré a U.S. se sirva trasmitir la expresión de mi profundo agradecimiento a los señores coronel don Jacinto Niño, capitán de navío don Oscar Viel, alcalde municipal don José María Necochea y los demás caballeros que acompañaron a U.S. al consulado.

Me es grato repetirme de U.S. muy atento y obsecuente servidor.
Luis E. Márquez.
_________________

Valparaíso, marzo 5 de 1879.

Señor cónsul.

He recibido y contesto en el acto la atenta comunicación de U.S. fecha de hoy.

Le agradezco sobre todo su espíritu de justicia al reconocer que las autoridades no pudieron prever lo que iba a suceder en el consulado.  Estaba seguro, por los informes que había recibido, de que no había el propósito ni debía temerse ningún desmán; y cuando vi retirarse después del meeting, que tuvo lugar en la plaza de la Independencia, tranquilamente y por diversas avenidas las personas que habían concurrido allí, quedé completamente tranquilo.

Fue, pues, para mí una verdadera sorpresa la noticia de que un grupo se había dirigido al consulado y cometido ahí excesos deplorables.  Lo que hice desde que tuve la noticia, fue cumplir estrictamente mi deber.  Nada tiene, pues, que agradecerme U.S.

Valparaíso entero deplora en este momento lo sucedido, y en cuanto a la autoridad de la provincia, tiene el convencimiento de que, velando por la seguridad de U.S. y de su familia, ha cuidado del buen nombre y del honor del país.

Dios guarde a U. S.
E. Altamirano.

Al señor Cónsul del Perú.
**************************

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...