martes, 12 de noviembre de 2013

Tomás Yávar

Tomás Segundo Yávar Ruiz

Nació en Santiago el 23 de diciembre de 1833. Hijo de Ramón Yávar Vivanco y de Dolores Ruiz de Cabrera.

El 11 de febrero de 1847 ingresó a la Escuela Militar y en 1851 ingresó al ejército como Alférez del Regimiento "Granaderos a Caballo".

Participó en la guerra civil de 1851 apoyando al gobierno del presidente Manuel Montt y a las órdenes de su hermano José Tomás Yávar luchó en el combate de Illapel. Participó en la batalla de Petorca y en la batalla de Loncomilla el 8 de diciembre de 1851.

Por su destacada actuación ascendió a Teniente en 1852 y participó en las campañas de la Araucanía. En 1859 ascendió a Capitán y en 1861 ascendió a Sargento Mayor. 

En 1866 fue nombrado Ayudante de la Comandancia General de Armas de la provincia de Arauco y en 1868 fue nombrado Comandante del Fuerte de Toltén.

Fue nombrado Ayudante del General Basilio Urrutia y en julio de 1874 ascendió a Sargento Mayor Efectivo. Ese mismo año ascendió a Teniente Coronel Graduado y fue nombrado Segundo Comandante de "Granaderos a Caballo". 

El 8 de abril de 1878 ascendió a Teniente Coronel Efectivo y fue nombrado Comandante de "Granaderos a Caballo". 

Al estallar la Guerra del Pacífico se encontraba al mando del Regimiento Granaderos a Caballo en la Araucanía. En 1880 participó en la batalla de Los Ángeles (22 de marzo) y en la batalla de Tacna (26 de mayo).
Para la campaña de Lima, participó heroicamente en la batalla de San Juan (Chorrillos) el 13 de enero, en donde al mando de su tropa, dirigió una gloriosa carga de caballería, donde una bala lo alcanzó cortando para siempre su vida.

Casó con la señorita Hortensia Urrutia Anguita, teniendo descendencia.

****************
Saludos
Jonatan Saona

2 comentarios :

Raúl Olmedo D. dijo...

La orden precisa, antes de una carga, era ( y es aún, en los rituales del recuerdo) :
"Carabinas al gancho, ponchos a la cintura".
Vale decir, la carabina, que iba colgando cruzada a la espalda del jinete, y podía entrabar sus movimientos en el manejo del sable durante el entrevero, pasaba al gancho del costado de la silla, bajo la pierna. Y el poncho se subía en dos movimientos desde la trasera de la montura a la cintura, para proteger los riñones, muy expuestos al sablazo en la lucha al arma blanca.
En cuanto ala letanía de carga, es

Por Dios y Santa María,
los sables desenvainar
cargue la caballería,
carrera, galope, mar...

Que no siempre hubo tiempo de recitar completa. En Huamachuco, por ejemplo, no hubo el minuto para ello.


Tomás Yávar comparte con el héroe peruano José B. Sepúlveda el lauro de ser los dos comandantes de caballería que cayeron, durante la GDP, cargando al frente de sus tropas.
La muerte soñada de un oficial jefe de esa arma.

R. Olmedo

Miguel Huerta dijo...

Cargando a la cabeza de sus granaderos , en San Juan , murió en la sableada más terrible de la Guerra del Pacífico. Mas de 700 peruanos, en retirada, fueron acorralados y sableados, hasta morir. Otro tanto escapó , escalando los murallones de los potreros de ese sector de la batalla, en una huida , que fue una desbandada. Un tiro dió en la frente, y otros en el cuerpo del comandante Yávar.Así muere un valiente, al frente de sus tropas.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...