martes, 8 de octubre de 2013

Audios de 1911


Les dejo algunos párrafos del artículo escrito por el investigador Darío Mejía sobre las grabaciones del dúo Montes y Manrique

MITOS, MISTERIOS Y GRABACIONES DE MONTES Y MANRIQUE

El dúo Montes y Manrique llenó de historia la música peruana al ser los primeros peruanos en registrar sonoramente la música popular peruana a través de grabaciones que hicieron en 1911 en la ciudad de New York. Pero muy poco es lo que se ha escrito, menos investigado, sobre dichas grabaciones que el dúo Montes y Manrique llevó a cabo, a pesar de la importancia que tiene dentro de la historia de la música peruana.

Las noches en el Rímac eran más jaraneras cuando se reunían Alfredo Pastor con Eduardo Montes, especialmente en la Alameda de los Descalzos que era el lugar donde solían ensayar hacíendo bailar marinera a las estatuas de la Alameda y arrancándoles una lágrima cuando entonaban algún triste o yaraví. Todo el Rímac se amontonaba en la Alameda cuando estos dos grandes intérpretes daban rienda suelta a sus cuerdas vocales al ritmo de todo tipo de música peruana.

Eduardo Montes no sólo interpretaba excelentemente la música peruana sino que la sentía dentro de su alma y corazón. Parecía que el sentimiento y romanticismo que brotaba de las estatuas de la Alameda se habían impregnado en su ser y ello, sumado a la gracia y alegría propia de él, lo transmitía a través de las canciones que entonaba porque se entregaba por completo en cada interpretación.

Corrían los últimos días del año 1904 y tanto César Manrique como Eduardo Montes ya habían hecho sentir su presencia en innumerables jaranas, aunque por separado, cuando coinciden en una jarana en el barrio de Cocharcas, en los Barrios Altos, y desde allí comienzan a interpretar a dúo haciéndose llamar "Los Carachosos".

Se cuenta que en la época en que Montes y Manrique viajaron a New York, ellos no eran el mejor dúo del momento ya que habían otros mejores. Pero, ellos tenían un repertorio muy variado y eso es lo que les valió para que los contraten. Después de todo, la historia la escriben los arriesgados, los decididos que saben dejar huella de su paso por el mundo y el dúo Montes y Manrique dejó su huella impregnada en muchos discos de carbón.

Cuando fueron descubiertos por el empresario que logró el que viajaran a Estados Unidos, se aseguró su viaje mediante un contrato fechado en setiembre de 1910. Todo el ambiente criollo de Lima estaba enterado del próximo viaje de Montes y Manrique para que graben música peruana. Pero los meses pasaban y no les llegaba los pasajes. Mientras tanto, ellos seguían alegrando las jaranas limeñas al ritmo de "La Palizada" y "San Miguel de Piura"; arrancando gritos de patriotismo cuando entonaban el vals "Arica" o el tondero "Huáscar".

Montes y Manrique viajaron a New York el 28 de agosto de 1911 en el vapor Urubamba. Llegaron a New York el 20 de setiembre y estuvieron conociendo la ciudad por una semana. En uno de esos días se metieron a un restaurante a tomarse unas cervezas y al salir Manrique se acuerda que era 25 de setiembre, día de su santo, así que volvieron al restaurante y ya no salieron hasta el día siguiente; es lo que contó Manrique a Cascabel. Luego empezarían a grabar canciones peruanas populares por espacio de tres meses para la Columbia Phonograph & Company.

Montes contó que en Estados Unidos se emocionaba tanto cuando oía sus propias marineras que hasta lloraba, pero que no cambiaba toda la escuadra de los yanquis por un solo cabezazo de un valiente criollo.

Cuando regresaron al Perú ya no eran "Los Carachosos". Desde su viaje a New York los empezarían a conocer como Montes y Manrique. Todo el pueblo quería ver y escuchar al dúo que acababa de llegar triunfante de New York, así que en la segunda semana de febrero de 1912 se llevó a cabo una función en el Teatro Olimpo (hoy Municipal), a teatro lleno, donde Montes y Manrique hicieron delirar al público con sus interpretaciones. Si muy bien el público presente esa noche en el Olimpo disfrutó enormemente con cada canción que Montes y Manrique les entregaban, el apoteosis llegó a la hora en que entonaban el vals "Arica". Los recuerdos de la Guerra del Pacífico estaban frescos en la población, lo mismo que el heroísmo de los soldados peruanos en la Batalla de Arica, y Montes y Manrique interpretaron "Arica" con tanto orgullo, patriotismo y sentimiento que el público, entre los que habían muchos militares, incluido el Presidente Leguía en primera fila, los cargó en hombros.

Con el correr de los años, el dúo empezó a hacerse más querido por el público y era solicitado en toda reunión. La amistad que había entre Montes y Manrique también era más sólida cada día hasta el punto de que Eduardo Montes rechazó una magnífica oferta que recibió para que acompañe a un conjunto de música criolla en una gira por el extranjero. El dúo era inseparable.

Eduardo Montes fallece en Lima el 31 de marzo de 1939, a la edad de 64 años, como figura en su registro de defunción. César Manrique, en señal de lealtad con el amigo y el dúo que formaron, colgó su guitarra y ya no volvió a tocar en público. 27 años después falleció César Manrique, el 26 de diciembre de 1966.

Discos Peruanos
¿Cuántas fueron las grabaciones que hicieron Montes y Manrique en New York?... se señala que fueron 91 discos dobles con 182 canciones, pero cuando ya habían pasado como 50 años de las grabaciones aquellas se empezó a mencionar 195 discos. Ello he podido leerlo en publicaciones de la década de los 60 y hasta últimas.

De vuelta están ya los cantadores Montes y Manrique, con la satisfacción de haber cumplido la más ennoblecedora de las tareas, de haber inmortalizado la música peruana, con el recuerdo de sus voces; y la casa Holtig que tan feliz iniciativa tuvo, logrará seguramente la 'agüilla' que tan agudamente piden los mozos en las jaranas."

Si muy bien fueron 182 las piezas que el dúo Montes y Manrique grabó en New York, los discos que se imprimieron fueron más de 91 ya que la Columbia alargó el número de discos al grabar en algunos de los lados interpretaciones musicales de bandas. Tal es el caso del Disco Columbia P3 que tiene en un lado el "Yaraví No. 3" interpretado por la Banda de la Escuela Militar de Chorrillos y en el otro lado tiene "La verbena de un borracho" que es una pieza imitativa representada por Montes y Manrique. El Disco Columbia P74 tiene en un lado el "Yaraví No. 2" interpretado por la Banda del Regimiento de Gendarmes de Infantería y en el otro lado tiene "El desengaño" que es un yaraví interpretado por Montes y Manrique. También el Disco Columbia P1 tiene el "Himno Nacional del Perú" en un lado y en el otro lado "Ataque de Uchumayo", ambos interpretados por banda. Así por el estilo, hay otros discos que tienen solamente en un lado a Montes y Manrique y en el otro lado tienen alguna interpretación de banda. Los gringos estiraron las grabaciones de Montes y Manrique para sacar más beneficios económicos de los mismos... aunque a ellos los engañaron al hacerles firmar un contrato leonino que en una de sus cláusulas se especificaba que ellos le cedían la exclusiva por veinte años a la Columbia.

La Columbia no imprimió todas las grabaciones de Montes y Manrique al mismo tiempo. Nadie, con un poco de conocimiento comercial, se iba a aventurar a imprimir, de golpe, tantas canciones de un mismo grupo. Las piezas fueron impresas en series de 18 discos y llegaron al Perú en forma espaciada.

La primera serie de discos llegó a Lima a fines de febrero de 1912 y desde un mes antes, algunas tiendas, ya iban anunciando en El Comercio la venta adelantada de los mismos. En la edición de El Comercio del domingo 28 de enero de 1912, la casa Holtig publicó la relación de la primera serie de 18 discos dobles con 36 piezas que llegarían a fines de febrero de ese año, vendiéndolos, en forma adelantada, al precio de 3 soles cada disco y la serie completa a 50 soles. Se anunciaron como Discos Peruanos, y el disco número 15 aparecían las canciones:
P15  Arica - Vals - por Montes y Manrique.
Huáscar - Tondero - por Montes y Manrique.

Las grabaciones de Montes y Manrique tuvieron éxito y la Columbia los fue colocando en el mercado, en forma espaciada, por varios años. Fueron 182 piezas de todo tipo: Marineras, mazurcas, polcas, tonderos, tristes, valses, yaravíes, piezas descriptivas y piezas imitativas. Dichas grabaciones no sólo son un tesoro musical del Perú sino que encierran historia en sus letras y melodías siendo testimonio grabado de lo que interpretaban, bailaban y hasta hacía llorar a nuestros abuelos o bisabuelos. Por medio de esas grabaciones se salvaron muchas canciones mientras que otras, de las que no hay registro sonoro, se han perdido con el tiempo.

Hay que notar que por muchos años se ha comentado que la mayor parte de las grabaciones de Montes y Manrique se han perdido por no haberse recopilado a tiempo. Me complace desmentir aquello y señalar de que esas 182 piezas que se grabaron en New York no se han perdido. Existen coleccionistas que tienen discos de carbón y hasta han grabado en cassettes y digitalizado las grabaciones de los discos de carbón, con la finalidad de conservar las piezas de Montes y Manrique ya que es más fácil conservarlas de esa manera que en sus discos originales, y es más fácil también escucharlas.

Gracias a coleccionistas, que prefieren conservar el anonimato, es que, creo, he podido identificar dichas 182 piezas musicales e históricas de Montes y Manrique, entre discos de carbón, cassettes y versiones digitalizadas. Digo creo porque el comentario de algunos coleccionistas es que fueron más de 182 las grabaciones de Montes y Manrique, pero no más de 200, como lo señaló Eduardo Montes. Pueda ser que estén en lo correcto, pero lo que he podido notar es que hay canciones que se han rescatado en versión digital y que tienen nombre diferente, pero se trata de una misma canción. 

Considero de que las grabaciones que hicieron Montes y Manrique en New York, en 1911, son un tesoro musical y una especie de Patrimonio del Perú que espero, algún día, se sepa valorar en toda su dimensión; no sólo musicalmente sino también en forma oficial.

Dario Mejia
Melbourne, Australia
dariomejia999@yahoo.com.au
***************

Y para gusto de todos, pueden escuchar aquí aquellas dos piezas:
Huascar, 1911, Montes y Manrique


Arica, 1911, Montes y Manrique
Texto original por Darío Mejía publicado en http://www.peruanita.org/mitos-misterios-y-grabaciones-de-montes-y-manrique.html

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...