sábado, 25 de mayo de 2013

Combate 25 mayo


José Gálvez y el combate del 25 de mayo de 1880
por Ernesto Linares M.

Este 25 de mayo recuerda 130 años del combate entre la lancha peruana Independencia y la torpedera chilena Janequeo en el Callao y aprovecho para escribir este artículo. El mejor estudio que sin duda se ha escrito sobre el tema es el del historiador naval Francisco Yábar, dentro de su obra “Fuerzas Sutiles y la defensa de costas en la Guerra del Pacífico”, sobre el cual se basa el presente artículo.


Fuerzas enfrentadas

Lancha Independencia

Embarcación peruana al mando del teniente 2° José Gálvez Moreno, hijo del héroe del combate del 2 de mayo de 1866. Esta lancha a vapor pertenecía al blindado Independencia y se quedó en el Callao cuando el blindado zarpó al sur, por eso no se perdió en Punta Grueso el 21 de mayo de 1879.

La lancha era de 40 pies de eslora, construida de roble, caoba y haya, clavada en cobre (1). Estaba armada con un cañón Blakely de a 12 libras a proa, una ametralladora Gatling de 5 cañones a popa y un torpedo de 32 libras de pólvora (2). En aquella época, torpedo le llamaban a cualquier explosivo marino y su torpedo era una caja metálica con mecha.

Su tripulación el día del combate era: guardiamarina Emilio San Martín, practicante de medicina Manuel Ugarte, 9 tripulantes del monitor Atahualpa (Ramón Caso, Mayordomo de 2° Cámara; John Mc Donald, Cabo de Mar, norteamericano; Andrés Gouden, Timonel de combate, francés; y los marineros Eleuterio Medina, Maximiliano Mondragón, Pablo Villanueva, Francisco Villalva, Felipe Castillo y Eduardo Rivera) y 4 tripulantes del transporte Rímac (Pedro Falcón, 4° Ingeniero; José A. Grandall, Ayudante de Máquina, y los fogoneros Diego Martínez y Sebastián Heredia) (3)

Lancha Resguardo

Embarcación peruana al mando del teniente 2° Julio Benites. Antes de la guerra, era la lancha del Resguardo Aduanero.

Estaba armada con una ametralladora (4)

Torpedera Guacolda

Embarcación chilena. Originalmente comprada por Perú y capturado por el transporte chileno Amazonas el 22 de diciembre de 1879, en Ecuador, cuando navegaba de Panamá al Callao. Estaba al mando del teniente 2° Luis A. Goñi.

Estaba armada con una ametralladora Gatling y 3 torpedos de botalón (5).

Torpedera Janequeo

Embarcación chilena. Comprada por Chile durante la guerra, construida en los astilleros Yarrow en Inglaterra. Estaba al mando del teniente 1° Manuel Señoret.

Estaba armada con cañón-ametralladora Hotchkiss, un cañón pequeño y 2 torpedos de botalón, además que tenía espolón (6).

El combate

Las lanchas Independencia y Resguardo escoltaban a la lancha Callao, al mando del alférez Pedro Bernales, que sembraba 2 torpedos (minas) en la bahía la noche del 24 de mayo.

A la 1:30 a.m. de la madrugada del 25, la Independencia se encontró con la torpedera chilena Guacolda, a la que le hizo 4 tiros con su cañón. La torpedera chilena huyó pero el cañón de la lancha peruana quedó inutilizado porque no se podía asegurar a los bragueros, que eran los que aguantaban el retroceso del cañón. Después de haber terminado la Callao su comisión, las lanchas peruanas regresaban al muelle, pero la Independencia se volvió a encontrar con la Guacolda, que le cortaba el camino a tierra y reforzada por la torpedera Janequeo. La Independencia hizo fuego de ametralladora y fusil, pero la ametralladora se descompuso en pleno combate. Fue entonces cuando sucedió el acto heroico. El teniente Gálvez con el practicante Ugarte cargaron el torpedo que tenía la Independencia, con la mecha prendida y cuando la proa Janequeo por la popa de la Independencia, le lanzaron el torpedo. Como la mecha era larga, Gálvez decidió dispararle con su Winchester (7) para hacerla estallar, explotando sobre el salón de fuegos de la Janequeo y matando a sus 2 fogoneros. La explosión hizo que Independencia se hundiera inemdiatamente, y poco después, la Janequeo. Esta última también había hecho estallar uno de sus torpedos de botalón bajo la popa de la Independencia.

La torpedera Guacolda recogió a siete náufragos peruanos, que fueron Gálvez, Medina, Mondragón, Villanueva, Falcón, Grandall y Martínez, que fueron tomados prisioneros. Fueron rescatados por los buques neutrales Rivera, Castillo, Mc Donald, Caso, Villalva y Herrera, los últimos 3, heridos. Murieron Emilio San Martín, Manuel Ugarte y Andrés Gouden.

La Janequeo pudo navegar y se hundió al costado de unas lanchas. En el combate resultó herido su comandante Señoret.

Después del hundimiento de la Independencia, se retiró la Resguardo, que tenía su ametralladora atracada luego de disparar contra las torpederas chilenas, al muelle de guerra.

Gálvez estaba muy mal herido y el contralmirante chileno Galvarino Riveros, Jefe de la escuadra, decidió liberarlo. Al traérsele al Callao oyó voces amigas (no veía) y preguntó:

¿Dónde estoy?

El guardiamarina Carreño le respondió:

“Con peruanos mi teniente”
“Gracias a Dios que puedo hablar” (8)

El arma de Gálvez

En el parte oficial del teniente Gálvez que aparece en la Recopilación de Pascual Ahumada (9), se lee que disparó con su arma para hacer estallar el torpedo, sin especificar que arma era, sin embargo, en el parte de Gálvez transcrito en la obra de Paz Soldán (10) dice revólver. También el corresponsal del diario El Nacional dice que Gálvez hizo un tiro con su revólver, pensando muchos que el arma de Gálvez era un revólver. Es Francisco Yábar quien hace una aclaración sobre este punto, cuando transcribe de la Sumaria Averiguación sobre el combate, el testimonio de Gálvez, donde dice que fue con dos tiros de Winchester que hizo estallar el torpedo.

La gratitud de la Nación a sus héroes

Por esta acción, José Gálvez se transformó en un héroe viviente. Por Resolución Legislativa del 25 de octubre de 1891, se le dio a José Gálvez una pensión vitalicia de S/. 200 mensuales, a los herederos del practicante de medicina Manuel Ugarte una pensión de S/. 100 mensaules y una a Martina Peña, madre del guardiamarina Emilio San Martí, una pensión vitalicia de S/. 50 mensuales (11).

Martina Peña residía en Moyobamba y tuvo problemas para cobrar su pensión, pues le fue negada porque no estaba contempladata en el Presupuesto Departamental. Elevó su caso a la Corte Suprema y el Fiscal que le tocó tuvo que excusarse a ver su caso el 16 de julio de 1892 porque era hermano de Gálvez, viendo su caso el Fiscal Dr. Elmore (12). Fue este Fiscal quien resolvió el 9 de agosto de 1892 que le abonen a Martina Peña las pensiones que se le debían de 1891 y 1892 y que estas deberían estar en el partida de extraordinarios, peor la cédula recién se expidió el 4 de enero de 1893 (13).

Notas

(1) Aurelio García y García. 1867. Apuntamientos sobre la Fragata Blindada “Independencia”, p. 80.
(2) Francisco Yábar Acuña. Fuerzas Sutiles y la defensa de costas en la Guerra del Pacífico, p. 331-332.
(3) Yábar, Op. Cit., p. 324.
(4) Yábar, Op. Cit., p. 331.
(5) http://www.armada.cl/prontus_armada/site/artic/20090719/pags/20090719224025.html
(6) http://www.armada.cl/prontus_armada/site/artic/20090716/pags/20090716205917.html
(7) Yábar, Op. Cit., 329-330.
(8) El Comercio, 24 de mayo de 1930.

(9) Pascual Ahumada. Guerra del Pacífico, recopilación de todos los documentos oficiales, correspondencias y demás publciaciones referente a la guerra que han dado a la luz la prensa de de Chile, Perú y Bolivia, conteniendo documentos inéditos de improtancia, Tomo II, pp. 555-556.

(10) Mariano Felipe Paz Soldán. 1884. Narración histórica de la guerra de Chile contra el Perú y Bolivia, pp. 515-518. Buenos Aires: Imprenta y Librería Mayo.

(11) http://www.congreso.gob.pe/ntley/Imagenes/LeyesXIX/1891112.pdf

(12) Archivo Histórico de la Marina de Guerra del Perú. Expediente personal de Emilio San Martín.

(13) Ibídem.
************
Publicado el 2010 en su blog Variedades
Imagen, cuadro representando el combate realizado por el marino y pintor Guillermo Spiers

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...