domingo, 17 de marzo de 2013

Ramón Espech


El 16 de marzo de 1879, el coronel chileno Emilio Sotomayor, noticiado de la resolución de los bolivianos de hacerle frente en Calama, envió a su ayudante Ramón Espech, a parlamentar con el jefe de los defensores de Calama, Ladislao Cabrera.

El enviado se presentó ante Cabrera y le entregó al señor Cabrera un mensaje de Sotmoayor demandando rendición. “Entregad la plaza y se os concederá toda garantía y seguridad, para vos, para los vuestros y el vecindario de Calama.

Don Ladislao Cabrera contestó que ni la tropa que lo seguía ni él estaban dispuestos "a aceptar o someterse a la intimación que se hacía y que cualquiera que fuese la superioridad de sus contrarios defenderían hasta el último trance la integridad del territorio boliviano".
"Que sepa Chile que los bolivianos no preguntan cuántos son sus enemigos para aceptar combate".

Se firma un protocolo donde consta la intimación de rendición y la respuesta de Cabrera

En el vice cantón de Calama, a horas 9 de la mañana del dia 16 de marzo de 1879. 
Reunidos en la jefatura de armas los señores Ladislao Cabrera, jefe de las fuerzas de Caracoles y Atacama del ejército de la República de Bolivia, y Ramón Espech del batallón cívico, ayudante mayor parlamentario ad hoc, enviado por el comandante en jefe del ejército del norte de la República de Chile, han celebrado la conferencia que consta del siguiente protocolo.
El señor Espech expuso que tenía instrucciones de su jefe para proponer al jefe de la plaza, la rendición de ella y deposición de las armas, fundándose en que teniendo fuerzas superiores, deseaba evitar efusión de sangre y ahorrar al vecindario los horrores de la guerra; en cambio ofrecía dar las garantías que le fueran pedidas, así como también la libre entrada de los viveres que el señor jefe de la plaza le pidiera para distribuir entre los pobladores que los necesitasen.
El doctor Ladislao Cabrera contestó: que no estaba dispuesto a aceptar ni someterse a la intimación que se le hacía, y que cualquiera que sea la superioridad  numérica de las fuerzas en cuyo nombre se le intimaba la rendición, defendería hasta el último trance la integridad del territorio de Bolivia.
Con esto dio por terminada la conferencia, firmando dos ejemplares del mismo tenor que tomo cada uno de los firmantes. 
Ladislao Cabrera                              Ramón Espech.      

**********************
Saludos
Jonatan Saona

1 comentario :

APLACENCIA dijo...

Lo que dio a la conocida batalla de Calama?

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...