jueves, 5 de enero de 2012

Parte de Arellano

REGIMIENTO COQUIMBO

Callao, enero 22 de 1881.
Señor:

Debiendo pasar el parte de la batalla de Chorrillos en lo concerniente a este cuerpo, por encontrarse heridos los jefes que lo mandaban teniente coronel señor José María 2º Soto, y segundo y tercer jefes, señores Marcial Pinto Agüero y Luis Larraín Alcalde, en el de Miraflores, me limitaré a decir a V.S. que a las 6 P.M. del día 12 del corriente emprendió la marcha el regimiento en unión del Batallón Melipilla, de su campamento de Lurín, para dirigirse por el camino de la playa a atacar al amanecer el ala derecha del enemigo, apoyado en los primeros cerros que se encuentran al sur de Chorrillos.

La falta de conocimiento exacto de la distancia que debíamos de recorrer, las precauciones indispensables a fin de no ser descubiertos por avanzadas enemigas, y lo pesado de la marcha por esos médanos, retardaron un poco nuestra llegada al lugar en que debía empezar el ataque.
Sin embargo, aunque fuimos descubiertos a causa de que se rompieron los fuegos en la derecha de nuestra línea y el enemigo los rompía sobre nosotros con seis cañones que defendían aquel lugar, el señor comandante Soto hizo desplegar a su frente 100 tiradores escogidos del Coquimbo, y sucesivamente se desplegaron las demás compañías de los dos cuerpos en guerrilla y se atacó con tanto ímpetu, que antes de quince minutos quedaron abandonados los seis cañones que hacían fuego sobre nosotros.

El enemigo, en número de 1.700 hombres, más o menos, tomó los cerros del frente, y tuvimos la fortuna de desalojarlos en poco tiempo de los tres primeros.

A causa de la mucha elevación y pendiente del cuarto cerro, que servía como de último refugio al enemigo, en el que, además de sus trincheras tenía una buena ametralladora, se resolvió a esperar en la posición que teníamos hasta que el centro de nuestra línea pudiera flanquear a esas tropas peruanas, mientras nosotros las atacábamos de frente. Así se hizo, y con esto se consiguió dar algún descanso a nuestros soldados que, en el momento dado, atacaron como verdaderos chilenos, logrando hacer más de 200 prisioneros entre jefes, oficiales y tropa.

El señor comandante Soto fue herido al tiempo de dar el último ataque y cuando arengaba la tropa que él personalmente dirigía. Aunque la herida recibida por el señor comandante era bastante grave, tuvo fuerzas para ordenarnos marchar adelante, desatendiendo su persona, que su entusiasmo y patriotismo le hacían creer insignificante en ese momento.

Adjunto a V.S. listas nominales y por duplicado de los señores jefes, oficiales y tropa muertos y heridos en la batalla de Chorrillos.

ARTEMÓN ARELLANO

Al señor Coronel Jefe de la Brigada.
*****************
Fotografía de Arellano, propiedad de la web www.guerradelpacifico1879.cl

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...