domingo, 30 de octubre de 2011

cárcel boliviana

Un Antiguo Vestigio Boliviano


Este lugar, denominado "cárcel boliviana", fue en sus comienzos la Subprefectura (en Tocopilla) de Bolivia a cargo de Manuel María Abastos, último boliviano que ocupó este sitio luego de firmar su sometimiento el 22 de marzo de 1879, cuando el comandante chileno Juan Williams Rebolledo, le hizo frente en la Guerra del Pacífico entre Chile con Perú y Bolivia.

Tras los años fue ocupada como una cárcel, porque en su interior había dos celdas, las que fueron visitadas por delincuentes de baja condición, quienes le denominaron "piojera", porque salían llenos de piojos, como lo indica la historia oral de antaño en Tocopilla.

Sin embargo, B. Vicuña Mackenna en su libro Campaña de Tarapacá, cita al diario El Ferrocarril del 28 de enero de 1879, en donde se señala la existencia de esta cárcel o mazmorra en que se encerraba en Tocopilla a los chilenos y que éstos conocían con el nombre de el pulguero de Tocopilla:
“…uno de nuestros amigos del Blanco Encalada nos ha relatado algo sobre el pulguero boliviano de Tocopilla. Es éste una especie o verdaderamente una cueva en uno de los cerros, en que apenas cabe un hombre desahogadamente, cerrada por una puerta de hierro de media pulgada de espesor. Nuestros trabajadores en ese puerto lo conocen bien por desgracia, pues que se cuentan casos en que algunos de esos infelices han encontrado su tumba en esa asquerosa cueva.
El día que fondeó el Blanco Encalada en ese puerto, se abrieron las puertas del pulguero y por primera vez desde su existencia, se le vio recibir un rayo de sol pues que se mantuvo todo el día en ventilación. Sin duda el temor de una visita les obligó a tomar tal partido…”
Ésta construcción fue donada por los gerentes de la Compañía Minera de Tocopilla a las autoridades municipales, para que hicieran uso de esta casona como atractivo turístico al igual de lo que sucede en Iquique y sus monumentos.

Lamentablemente, las autoridades de esa época no supieron aprovechar este sector, por la que fue devuelta a la compañía, quienes la remodelaron por fuera y pese a ello hoy lucen llena de grafittis confeccionados por adolescentes.
***************
Texto e imagen tomado del blog Tocopilla y su historia, de Damir M. Galaz-Mandakovic

Saludos
Jonatan Saona

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...