domingo, 29 de junio de 2008

Severo Amengual

Ahora veamos como se puso en práctica el plan de Cáceres

Combate del puente La Oroya

La columna de Tafur debía avanzar hacia el oeste, pasar por Chongos y Chupaca, caer sobre La Oroya, atacar a la guarnición chilena y cortar el puente del mismo nombre para impedirle el escape hacia Lima o la llegada de refuerzos, víveres y municiones.

Un factor principal para el éxito de este plan era la sorpresa, pero lamentablemente en La Oroya los sucesos se precipitaron, impidiendo el buen éxito. Espías delataron al enemigo la proximidad de la división Tafur, así que ya estaban preparados los chilenos, y habian llamado refuerzos

M. Tafur tenía a los montoneros de Casapalca y unos 70 soldados, mientras los chilenos que custodiaban el puente eran unos 50 hombres del batallón "Pisagua" 3º de Línea y unos Carabineros de Yungay, todos ellos mandados por el teniente don Francisco Meyer.


El 3 de julio, Una vez que las tropas se encontraron frente a frente, se inicia el combate. Luego de unas horas, el combate pierde fuerza. Las montoneras casi logran cortar el puente, pero son obligados a retroceder sin cumplir su objetivo por un grupo de infantes del 3º de Línea dirigidos por el Cabo Juan Rivas. Las tropas chilenas ensayan unas cargas a la bayoneta para desalojar a las montoneras en las alturas, logrando que éstas se replegaran

El Teniente Francisco Meyer del 3º de Línea, se defendió con sus fuerzas para mantener libre el paso por el puente de la Oroya.

Un párrafo del parte que remite el Teniente Coronel Manuel Barahona, nos da una idea de la acción: "(...) el Teniente Meyer, con su arrojo, sangre fría y acertadas disposiciones, rechazó y derrotó con un puñado de hombres a 300 que trataron de sorprenderlo, a media noche, contando con todas las ventajas de un bien estudiado ataque. Al teniente Meyer se le debe exclusivamente la conservación del importante puente que es la llave de nuestras comunicaciones con nuestro ejército".

El resultado de estos combates fueron 16 peruanos muertos, y no pudieron cortar el puente pues la guarnición fue reforzada desde Cerro de Pasco

Ese mismo día sale de Tarma un destacamento de 30 hombres de Carabineros de Yungay al mando del teniente don Tristan Stephan en combinación con otro pelotón de infantería de 60 hombres a cargo del capitán Severo Amengual. La caballería persiguió a estos montoneros y cruzó un río precipitandose sobre ellos matando 50 o 60 hombres y tomando 48 prisioneros.

Todos los prisioneros fueron fusilados, porque según palabras de Stephan, "creí conveniente no distraer tropa custodiando a los prisioneros pues era muy poco el número de tropa de que disponía ... todos estos motivos me obligaron a fusilarlos."

Lo que realmente ocurrió alli fue una masacre de indios, la cual fue hasta repudiada por el historiador chileno Gonzalo Bulnes, quien dice: “esta acción de valor esclarecido fue manchada con actos de crueldad, que la historia no puede justificar

Estamos en inicios de julio de 1882.

************
Saludos
Jonatan Saona

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Los 48 prisioneros , el carnicero Stephan los fusilo in situ por que los prisioneros " pensaban escapar". Esta es la crueldad injustificabkle de que habla Bulnes

Anónimo dijo...

La guerra de "guerrilleros" o de "Montoneras" no era una guerra normal, pues al ser "montoneros" no era considerado un ejercito regular. Al no reconocerse un armisticio o rendición total por parte de elementos armados del Perú, se decretó la ley marcial en todo el territorio, es decir que todo aquel que enfrentara en armas al ejercito de ocupación sería pasado por las armas en el acto. Esos efectivos no hicieron mas que hacer cumplir la ley marcial, la que imperaba por no haber un gobierno que negociara la rendición o un armisticio. Creo que las autoridades Peruanas extendieron en exceso el reconocimiento de la derrota militar e hicieron sufrir inútilmente a su nación.

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓ Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...