domingo, 2 de marzo de 2008

Un proceso célebre I

Aquí les trascribo un relato tomado del libro “Bala en Boca” de Enrique Bunster, donde nos muestra un hecho relacionado con Arturo Prat y con Luis Uribe (lo he dividido en dos partes)

ARTURO PRAT, ABOGADO
 (Historia de un proceso célebre)

Un aspecto olvidado de la vida de Prat es su ejercicio de la carrera del foro.

Comenzó a estudiar esta segunda profesión en la época de su noviazgo.

Una tradición familiar dice que acostumbraba preparar sus lecciones paseando arriba y abajo de su dormitorio, hasta altas horas de la noche, y que esta incesante caminata acabó por dejar una huella en su alfombra.

El duro esfuerzo le dañó la vista y le hizo sufrir erisipelas que causaron su calvicie prematura.
Al presentarse a la Corte para rendir el examen, hacía ya tres años que estaba casado, y era padre de DOS NIÑOS. Vestía el uniforme de CAPITÁN DE CORBETA, y hubo de despojarse de su espada, la misma que en Iquique sólo pudieron quitarle después de muerto.
Fue examinado sobre temas de Derecho de Gentes y Derecho Marítimo -este último, materia de su especialidad-, y tal debió ser la versación que demostró, que el tribunal le hizo objeto de una «FELICITACIÓN POR RECADO», lo que es un honor excepcional.

Su memoria de prueba se titula OBSERVACIONES A LA LEY ELECTORAL VIGENTE, y fue leída ante la Comisión Universitaria el 26 de julio de 1876. Está impresa en un folleto de 36 páginas (Imp del Mercurio, Valparaíso).
Se halla dividida en 16 párrafos y redactada en claro y preciso estilo. La tesis que expone es la conveniencia de reformar una ley que no ofrecía al elector otra garantía que la honorabilidad de los jurados eleccionarios.

Habiendo hecho sociedad con su colega Manuel Hidalgo, Prat abrió su bufete en la PLAZA DE LA JUSTICIA de Valparaíso, en los altos del Banco Consolidado de Chile. Según su propio decir, la ubicación era «estratégica», pues quedaba al frente de las oficinas de la Gobernación Marítima, en la que simultáneamente prestaba servicios; de manera que SÓLO TENÍA QUE ATRAVESAR la calle para pasar de una a otra de sus ocupaciones.

De atenernos al testimonio de Hidalgo, la sociedad marchó con éxito y fue favorecida por una numerosa clientela, particularmente en los juicios navieros, en los que el capitán era especialista.

Sin embargo, el mejor logrado y más famoso de sus triunfos no lo obtuvo Prat en las Cortes de justicia civil, sino ante un CONSEJO DE GUERRA DE LA MARINA; y lo que es más singular, en época en que aún no había obtenido la licenciatura.
Fue la defensa del teniente Luis Uribe, acusado por el contralmirante Goñi del delito de insubordinación, y que tuvo lugar el 1º de abril de 1875.

Episodio memorable, tanto que las novelescas incidencias que lo provocaron, como por la valentía y la habilidad con que el defensor sostuvo su causa. Uribe y Prat estaban unidos por una AMISTAD ENTRAÑABLE, que se remontaba a los días de ingreso a la Escuela Naval.
La conjunción de sus nombres en este asunto, llamado «el escándalo de Blackwall», no hizo sino confirmar y acrecentar su recíproco afecto. (continuará)
***************
Saludos
Jonatan

No hay comentarios :

Publicar un comentario

GDP1879 te invita a visitar↓↓↓


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...