viernes, 11 de julio de 2008

Ladislao Espinar

Ladislao Espinar

Nació en Cusco el 16 de mayo de 1842.

Vicuña Mackenna mencionó sobre él:
“Era aquel bizarro oficial natural del Cuzco, y aunque prematura calvicie le daba aspecto de madurez, era hombre apenas de treinta y ocho años, alto, esbelto y arrogante. Notable por su impetuoso valor en las filas, el general Castilla le había hecho su carrera desde soldado distinguido a teniente coronel.

“Carácter inquieto, turbulento, demagogo de espada, susceptible hasta la ira y la insubordinación, había permanecido varios años en la oscuridad de los caídos; y hasta tal punto que todo el honor que en Iquique le dieron fue hacerlo contralor del hospital, lo que en su carrera era un sarcasmo.”

Es el 19 de noviembre de 1879, los aliados se han encontrado con los chilenos en el cerro llamado San Francisco. Fatigados por la marcha en el desierto los aliados deciden esperar al día siguiente para dar la batalla; sin embargo, sin orden superior, una avanzada empieza a tirotearse con los que ocupan el cerro y de pronto se halla comprometido el combate. San Francisco es un gran desorden.
Hubo un momento en el que los aliados arremetían contra la artillería chilena, al mando de José de la Cruz Salvo.

Los artilleros de Salvo, habían hecho 143 disparos contra las columnas en avance (entre los que destaca la figura de Ladislao Espinar); pero falto de campo de tiro por el ángulo del cerro, veía acercarse a paso de trote a los guerrilleros del Zepita y del Illimani.

En este avance aliado, los conducía Espinar, y desde a caballo iba impávidamente señalando con la espada a los soldados los sitios y hasta las personas a quienes debían tirar. Cayó en ese momento el caballo del atrevido peruano atravesado por una bala de carabina; pero sacudiéndose el polvo del gabán y enjugándose el sudor del rostro, continuó escalando y esquivando las balas, gritando a los que le seguían:
---¡A LOS CAÑONES! ¡A LOS CAÑONES! voces que en el fragor de la batalla se oían distintamente.

Salvo hacía fuego con su revólver, los artilleros con sus carabinas y a gritos pedía que vinieran a sostener sus cañones con la infantería.
Se percibían en ese solemne instante de la lucha con perfecta claridad las voces y los hurras de los guerrilleros peruanos que avanzaban sobre los cañones chilenos, cuando una bala de revólver atravesó la ancha frente del bravo peruano que los guiaba ladera arriba, y quedó allí instantáneamente hecho cadáver.
Por eso cierto escritor ha dicho que la batalla de San Francisco, “fue un duelo a muerte entre el mayor Salvo y el comandante Espinar”.

Muerto éste, la batalla estaba ganada.

Los aliados sufrieron considerables bajas; el comandante don Ladislao Espinar, murió a pocos pasos de los cañones chilenos.
El general Villegas y coronel Ramírez de Arellano, ambos heridos, fueron conducidos a la ambulancia, junto con los oficiales del Dalence Domingo Vargas, Nicanor Romano, Toribio Quintanilla, Nicolás Martínez y Secundino Sempétigue, caídos en el asalto a los cañones de Salvo.
Al día siguiente al mayor Salvo le presentaron la espada del comandante Espinar recogida en el campo de batalla. (un sable corvo de caballería con vaina de metal blanco) el cual fue conservado por él.

En una carta a su esposa, el mayor Salvo contaba el fin de Espinar en estos términos: “SUCUMBIÓ GLORIOSAMENTE a pocos pasos de donde yo me hallaba, contestándole con mi revolver los fuegos que me hacía con el suyo”.
***************************************
Benjamín Vicuña Mackenna, "Historia de la Campaña de Tarapacá" tomo II, Santiago 1880

Saludos
Jonatan Saona

12 comentarios :

lucy dijo...

LOS VERDADEROS PERUANOS, COMO EL COMANDANTE LADISLAO ESPINAR, NUNCA SE RINDIERON EN LA GUERRA CON CHILE. POR ELLO EN LOS ANDES ESTAN
LOS VERDADEROS CIUDADANOS PERUANOS
CAPACES DE DAR SU VIDA POR EL PERU COMO EL HEROE CUSQUEÑO MENSIONADO.

ronny dijo...

LADISLAO ESPINAR ES TODO UN HEROE QUE LUCHO POR SU PATRIA SIN TEMOR A NADIE NI A NADA.

POR ESO ME SIENTO ORGULLOSO DE SER PERUANO Y CUSQUEÑO COMO EL.

Anónimo dijo...

Es un orgullo saber la historia del comandante espinar,que como buen peruano se inmolo en la batalla de san francisco y lucho con coraje y valentia a pesar de todas las adversidades que en ese momento tenia el ejercito peruano,hombres como el nesecita hoy el peru,que de verdad amen a la patria.

Anónimo dijo...

Si hubieron peruanos tan valientes y valerosos como el Comandante Espinar.Por que entonces terminamos perdinedo?
Quiero entender que pasó.Por que de valentia y arrojo hubo hasta de sobra.
Que es lo que nos llevo a dimitir.

Anónimo dijo...

...la desunion de las elites gobernantes....la intriga de poder interior....ejm...Caceres ya habia desalojado del Centro a lo Chilenos luego de los Combates de Pucara, Marcavalle y Concepcion, y Lizardo Montero no le envía las armas que le solicitaba para cambiar los rejones de sus guerrilleros por fusiles con bayonetas...un tal Zamudio sale de Arequipa con un cañoncito y 200 carabinas, y a medio camino recibe un mensaje: "..tan pronto lea este mensaje, retorne a Arequipa, el armamento que lleva no debe llegar a Cáceres".....QUE ES ESO : Tremenda traicion de Lizardo Montero y esos Generales encuartelados para con los patriotas que convergian a formar las tropas del aguerrido ejercito del Centro.....otro ejm. Cuando el mencionado Ejercito del Centro se inmola en Huamachuco, habian unos partidarios de Miguel Iglesias observando la suerte de la batalla, al ver el triunfo chileno, "vuelan" hacia Cajamarca, y asi Iglesias felicita a Gorostiaga por su triunfo, y por haber "asesinado, fusilado, quemados heridos a los peruanos que defendían al Perú"

Anónimo dijo...

..finalmente digo: que aguerrido fue Ladislao Espinar, ...mientras atras muchos oficiales y generales indecisos y atemorizados no se atreven atacar, el va valiente a cumplir la misión por la que fue a ese desierto: COMBATIR al ejercito chileno que invadió el territorio peruano. Lo imagino imperterrito avanzando a la cabeza de esa legendaria Compania de soldados bajo sus órdenes del batallón ZEPITA, desde Espinar hasta el ultimo soldado son todos cusqueños y todos cayeron dando cara al enemigo chileno.....al terminarla batalla, oficiales chilenos encontraron a varios Zepitas muertos frente a frente a un similar chileno clavados ambos con su bayonetas.....Joven y niño peruano, esto no es revanchismo, es conocer la verdad de lo sucedido....no olvidemos nuestra Historia, no olvides a esos peruanos que lucharon por mantener por siempre una patria libre y soberana....!!

Anónimo dijo...

Gracias por los comentarios, me siento orgullosa de ser peruana y pariente de Ladislao Espinar.

Anónimo dijo...

como chileno/peruano valoro su valentía .algunos fueron descendientes nuestro del bando peruano es bueno saber de heroes como LADISLAO .la historia es un tesoro.

Anónimo dijo...

basuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuras

Anónimo dijo...

todos participan en la guerra...??? el PERU estaria delante si estariamos unidos pero con una democracia tan bacilesca EL PERU fracasa
EL PERU ES UN MENDIGO SENTADO EN UN BANCO DE ORO...
hay peru cuanto me duelen tus heridas. aves de rapiña te estan desangrando vorases pirañas te atacan por millares; mientras en silencio vas agonizando
PERU¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ fuiste grande y fuerte q han hecho contigo?? te robaron tantos ladrones de corbata y con guante blaco; mientras en las calles la pobreza aumente; pocos tienen tanto y tantos tienen poco... =(... es hora q te rebeles contra los incapaces insuficientes poca cosas q son tus gobernantes q no estan aptos para ti =) despierta de tu largo sueño sin fin...=3

Raúl Olmedo D. dijo...

Las compañías "guerrilleras" ( o cazadoras en el lenguaje de la época) que asaltaron de frente la batería Salvo en la batalla de Dolores (19.11.79) fueron aquellas de las unidades peruanas "Ayacucho" y "Puno", así como las bolivianas de sus pares "Illimani" y "Olañeta".
Participaron también los batallones "Lima N° 8", peruano, y "Dalence", boliviano.

Pero el "Zepita" que se cita en el texto, una de las mas recias unidades peruanas, no se encontraba allí. Formaba ese día en la reserva, al mando de Cáceres, y no fue empleado en la acción.

Ocho días mas tarde será fundamental en el triunfo aliado de Tarapacá.

Espinar es, ciertamente, uno de los grandes. Su valor y serenidad bajo el fuego dirigiendo en primera línea el asalto de esas tropas - hasta perder la vida - le ganó la admiración del enemigo. Un monolito o una simple placa con su nombre debiera recordar su gesta en la ladera sur del cerro San Francisco.

En las campañas de Tarapacá (1879) y de Moquegua (1880) Perú perdió en combate una cantidad notable de jefes y oficiales superiores de gran temple, liderazgo y capacidad de conducción, que luego - en la campaña de Lima - no tuvo como reemplazar.

Carloncho dijo...

Es bueno recordar que la primera compañía Especial de Comandos del ejército lleva su nombre Comandante Ladislao Espinar N° 19, en homenaje a su heroísmo, valentía y arrojo.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...